"La realidad nos da letra para estar enojados"

La banda bonaerense Arbolito se presentará mañana para apoyar la causa de Fasinpat.




NEUQUÉN (AN).- Por el lejano 1826 el entonces presidente de la Nación, Bernardino Rivadavia, contrató a un oficial prusiano para expulsar de la pampa bonaerense a los ranqueles. En esa misión se enfrentó con un integrante de la tribu: Arbolito le decían. Este ranquel esperó al prusiano, agazapado en la hondonada y cuando lo tuvo enfrente le cortó la cabeza para vengar a su pueblo.

Casi dos siglos después, un grupo de amigos del barrio bonaerense de Avellaneda quiso rendirle homenaje a aquel hombre. Y ahora, con guitarras, quenas, batería y charango al hombro salieron a recorrer el país mostrando su música y aportando su granito de arena a toda causa solidaria.

Se trata de la banda Arbolito, integrada por Ezequiel Jusid en voz y guitarra; Agustín Ronconi en voz, flauta traversa, quena, charango, violín y guitarra; Andrés Fariña en bajo eléctrico y coros; Pedro Borgobello en clarinete, quena y coros; Diego Fariza en batería y bombo legüero y Sebastián Demenstri en percusión y accesorios. Se presentará mañana a las 20, en Vuelta de Obligado para presentar su nuevo disco "Cuando salga el sol".

Ellos vienen a cantar pero sobre todo a sumarse una vez más a la causa solidaria de los obreros de cerámica Fasinpat, que luchan por la estatización y expropiación de la ex cerámica Zanon. Arbolito, estuvo con los ceramistas en dos oportunidades, en 2004 en Buenos Aires y en 2006 en Neuquén. Como banda invitada actuará también la neuquina Siete puntas.

"Somos una banda de amigos que andamos recorriendo escenarios, plazas, parques; que nos gusta tocar. Tocamos sólo en lugares que nos gustan, tratamos de acompañar con la música a mucha gente que hace cosas y tiene mucho para decir. Somos una banda con compromiso y con ganas de andar dando vueltas", así se presentó el vocalista. Ezequiel Jusid en contacto con Río Negro.

Cuando de definir el estilo de la banda, Jusid prefiere sacudirse los encasillamientos y relajada y pausadamente contesta: "Empezamos como banda de folklore porque todos estudiamos en la Escuela de Música Popular de Avellaneda.

Pero nosotros crecimos en el rock y sin prejuicios y sin querer hacer nada especial, fusionamos estilos. La actitud de la banda es lo que importa. Eso nos define".

Lo cierto es que Arbolito es una extraña pero muy bien lograda mezcla de reggae, rock, folklore y algunas otras tendencias musicales. De hecho, su nuevo disco "Cuando salga el sol", contiene temas que van desde una chacarera, pasan por la cumbia y regresan al rock y al candombe. Este disco fue grabado en los estudios El santito y contó con la producción de Dani Buira, ex Los Piojos.

"Este disco es el resumen de cinco años de hacer canciones nuevas. Muestra una maduración mayor de la banda, en este disco la identidad de la banda está clara. Sumando que la técnica e mejor en todo sentido", agregó Ezequiel.

Arbolito, es una banda que canta y protesta, exige y propone. Se suma a toda lucha solidaria que encuentra en su camino. Los músicos están convencidos de que eso les ayuda a crecer permanentemente. Si se les pregunta si hacen música de protesta, automáticamente contestan "de propuestas".

"Hablamos y cantamos de las cosas que nos pasan y le pasan a la gente común. Cuando armamos una canción sale lo que sale, lo que importa es que lo que uno dice llegue a alguien y se transforme en energía, pero nada de tirar mala onda o dar prédicas inútiles. Aunque es verdad también que la realidad nos da letra para estar enojados".


Comentarios


«La realidad nos da letra para estar enojados»