La Reserva Federal bajó medio punto la tasa de referencia

Lo dispuso el Comité Abierto de la FED llevándola al 3%. Es la segunda vez en menos de diez días que el organismo reduce su tipo de interés. Eso da la pauta de la magnitud de la crisis financiera internacional.




La Reserva Federal estadounidense continuó el miércoles su accionar espectacular al bajar su tasa rectora en medio punto porcentual, a 3%, y sugirió que podría ir más lejos para reducir los peligros de recesión y las tensiones "considerables" sobre los mercados.

"Los mercados financieros se mantienen sujetos a tensiones considerables y el crédito continúa limitado para algunas familias y algunas empresas", subraya el Comité de Política Monetaria (FOMC) en su comunicado. Además, "subsisten riesgos negativos sobre el crecimiento" agrega.

El banco central también redujo en medio punto porcentual su tasa de descuento, para llevarla a 3,50%. La Fed había ya reducido de urgencia su tasa directriz en tres cuartos de punto porcentual el 22 de enero, para enfrentar el debilitamiento de las perspectivas económicas y el deterioro de los mercados financieros.

La decisión fue saludada por los mercados, que esperaban que la Fed colmara sus expectativas de una baja de medio punto y la Bolsa de Nueva York pasó a operar al alza tras la publicación del comunicado. Sin embargo Wall Street cerró finalmente en baja por tomas de beneficios: el Dow Jones perdió 0,30% y el Nasdaq 0,38%.

Esta baja de tasas, combinada con las medidas precedentes de flexibilización de la política monetaria, "debería ayudar a promover un crecimiento moderado a mediano plazo", estimó el banco central. Por esa razón, el banco central repitió que "seguirá evaluando los efectos de los acontecimientos financieros, principalmente sobre las perspectivas económicas" y que estará listo para entrar en acción "siempre que sea necesario para combatir esos peligros".

La Fed recordó que se esperaba una "moderación" de la inflación en los próximos trimestres, pero que debería seguir "de cerca" los desarrollos en ese frente. La Reserva Federal no tenía opción, cualquier baja inferior a eso podría desestabilizar los mercados, que se sentirían traicionados.

La Fed "buscó restaurar la continuidad al darle a los mercados lo que estaban esperando", estimó Peter Kretzmer de Bank of America. Además, el banco central dio a entender que podría continuar bajando las tasas y se dijo "lista para actuar con la presteza deseada, si fuera necesario, para reducir los riesgos". Es exactamente la misma fórmula que había empleado el 22 de enero.

"Esto indica que están listos para bajar aun más sus tasas", estimó Robert MacIntosh d'Eaton Vance. Esta no es por cierto la última baja, pero "se necesitarán cifras económicas muy malas que actúen en breve", matizó el economista independiente Joel Naroff, al asegurar que "la situación del mercado de empleo será crucial" en este sentido".

La decisión de bajar las tasas fue aprobada por todos los miembros presentes, excepto uno: el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, quien habría preferido que la Fed dejara sus tasas inalteradas. El comunicado no explica las razones de la reticencia de la autoridad de Dallas, pero es probable la amenaza de la inflación haya desempeñado un papel.

En el cuarto trimestre, la inflación de base medida por los gastos de consumo (PCE) alcanzó su nivel más elevado desde mediados de 2006, llegando a 2,7%, o sea, muy por encima del límite de tolerancia de 2% de la Fed. Una aceleración de la inflación sería un problema, puesto que exigiría teóricamente un ajuste monetario en sentido exactamente opuesto a los remedios contra la recesión.

Fuente: DyN


Comentarios


La Reserva Federal bajó medio punto la tasa de referencia