La transición energética en la agenda de la industria

Las petroleras multinacionales tienen ambiciosos objetivos para reducir emisiones y alcanzar la neutralidad de carbono. Destacan la importancia de los proyectos de gas y petróleo para financiar desarrollos renovables.




La transición energética para las principales petroleras de mundo ya no es un proyecto a largo plazo o en el horizonte, sino más bien una realidad que ya modificó no solo la manera en la que se analizan y encaran proyectos nuevos, sino que, además, la mayoría ya se autoimpuso objetivos más que ambiciosos para los próximos años.

Dos empresas que encajan en esta descripción son la francesa TotalEnergies y la angloholandesa Shell. Ambas comparten la compleja tarea de alcanzar al carbono 0 neto para 2050 y de reducir las emisiones fuertemente en los próximos años.

El director general y Country Chair de TotalEnergies, Dominique Marion, y el presidente de Shell Argentina, Sean Rooney participaron del Energy Day que organizo el sitio especializado de energía, Econojournal donde dieron detalles de lo que significa la transición energética para sus firmas.

La empresa empezó a incluir al clima en su estrategia de negocios, para mí fue el cambio principal. Es decir que sabemos que el mundo necesita cada vez más energía, pero también tenemos que limitar las emisiones de Co2”, señaló Marion.

Total cambió de denominación TotalEnergies este año y eso demuestra la importancia que tomamos sobre la transición energética».

Dominique Marion

El caso de la compañía francesa es el que más se destaca y es que fue precisamente este año cuando anunciaron su cambio de denominación a TotalEnergies, como un primer paso de su transformación estratégica a una empresa multienergética.

Además del objetivo de ser neutros de carbono para 2050 la firma busca modificar su mix de ventas que hoy está en un 55% petróleo y un 45% en gas. Buscan llegar a 2030 con un 50% de gas, un 15% de energía eléctrica, otro 30% de petróleo y el 5% restante en bioenergías.

Vamos a tener invertir 60.000 millones de dólares hasta fines de 2030, para tener una capacidad instalada de 100 GW. Vamos a seguir invirtiendo en petróleo, pero vamos a aumentar las inversiones en la parte eléctrica”, aseguró Marion.

El presidente de Shell en el país resaltó el gran desafío al que se enfrentan no solo las empresas, sino también los países en función de la transición energética. Remarcó también que su tarea más ardua pasa por mantener el negocio rentable y atractivo para los accionistas mientras migran hacia las nuevas fuentes de energía.

Argentina puede de jugar un papel importante en la transición exportando gas y aprovechando de sus recursos renovables.

Sean Rooney

Esto significa que desde la toma de decisiones de la compañía se va dando más importancia a las inversiones en energías renovables y gas. La competencia para las inversiones en petróleo y gas ya no se analizan solamente en términos financieros, sino en la competitividad en términos ambientales”, señaló Rooney.

El objetivo de llegar al carbono 0 para 2050 está acompañado de otro compromiso de la firma para bajar sus emisiones hasta un 50% en 2030. En paralelo, el ejecutivo destacó el importante rol que cumplen los desarrollos de gas y petróleo para poder financiar los proyectos renovables que requieren de grandes desembolsos de dinero.

“En un país que tiene necesidades económicas importantes hay que tener un plan y una política de Estado que financie la transición con fuentes de energía tradicionales. En el caso de Argentina, puede aprovechar sus recursos de gas para ayudar a financiar los proyectos renovables”, concluyó Rooney.


Comentarios


La transición energética en la agenda de la industria