La UNC, los jóvenes y una ciudad universitaria

Para una formación integral, los futuros profesionales requieren de un campo donde trabajar. Los proyectos de extensión son el principal contacto de los estudiantes universitarios con Cipolletti. Se trata de aceitar permanentemente esa relación.

Cipolletti alberga a dos facultades de la Universidad del Comahue: la de Ciencias de la Educación y la de Medicina. Ambas reciben estudiantes de toda la región que luego se desempeñarán profesionalmente por todas las ciudades del Alto Valle y de la Patagonia, también.

En su paso por las unidades académicas, todos ellos entran en contacto y se vinculan con la ciudad que hoy cumple 117 años.

Desde la Facultad de Medicina aseguran que se intenta que el vínculo con la ciudad sea los más estrecho y armónico posible ya que sus estudiantes requieren, ineludiblemente, del trabajo en campo para formarse como médicos.

“Hay altos y bajos pero lo intentamos permanentemente, estamos convencidos que por el perfil de estudiante que esta universidad pretende tener y el perfil de los docentes que trabajamos en la universidad creemos que es fundamental tener esa interrelación con la ciudad y si se puede ir mejorándola”, confió al respecto Mariana Lucero, secretaria de Extensión de la unidad académica.

Y agregó: “Estamos formando médicos con una orientación general con la intención que se puedan recibir e incluirse en una comunidad. Un estudiante de medicina sin personas no aprende de la misma manera, desde los primeros años es necesario que ese estudiante salga al terreno y se va intentado todo el tiempo que se cada vez más, y que se cada vez más serio, formal y ordenado”.

En ese sentido, el mayor vínculo entre la facultad y la ciudad va de la mano de los proyectos de extensión que se realizan en la sede universitaria.

Ellos son variados en cuanto a las temáticas, pero lo que tienen en común es que requieren una interrelación entre los estudiantes docentes e instituciones públicas y/o privadas.

“Los proyectos de Medicina siempre van entrelazados con otras instituciones, no son solo medicina. Es requisito del proyecto contar con el aval de otras instituciones porque la intención es interrelacionarnos. Hay asociaciones civiles, asociaciones barriales, instituciones públicas y privadas que se suman y participan de alguna manera del proyecto”, contó Lucero.

Antes de la pandemia, había seis proyectos de Extensión rodando por la ciudad y la región. Hoy algunos de ellos han tenido que detenerse o reconvertirse ya que el contacto social no es lo recomendado.

Sin embargo, Lucero detalló que en medio de la pandemia, los estudiantes demostraron “interés y ganas de sumarse a las actividades que tengan que ver con ayudar y colaborar a la contención de algo que es comunitario, como este virus”. Y es así como un grupo de alumnas se encuentran trabajando voluntariamente en el sector de epidemiología brindando asistencia telefónica a los habitantes cipoleños que lo requieran.

El punto a mejorar en la sustentabilidad para que la vinculación entre la facultad y la ciudad sea más aceitado es el transporte público.

“Se ha mejorado muchísimo el tema de la seguridad de las sedes de la Facultad que están más lejos”, confió Lucero. Pero también detalló “la mayoría de los estudiantes se mueven en transporte público y la ciudad tiene una extensión grande y, a veces, llegar a algunos puntos se hace difícil”.

“Estamos formando médicos con una orientación general con la intención de que se puedan recibir e incluirse en una comunidad”.

Mariana Lucero, secretaria de Extensión de la Facultad de Medicina.

Comentarios


La UNC, los jóvenes y una ciudad universitaria