Lange y Espínola izan las velas de la ilusión



No son famosos, ni se pasean por el estrellato de otros deportes como el fútbol y el tenis. Pero alimentan la ilusión del deporte argentino, para bañarse de gloria en los Juegos Olímpicos de Atenas. “Cuando conseguimos la medalla de plata en Sydney 2000 me abracé con Santiago (Lange) y le dije: 'En Atenas tenemos que con seguir la de oro'”, cuenta Carlos Espínola, tripulante del catamarán de la Clase Tornado.

“En los últimos cuatro años los resultados se nos dieron muy rápido”, coincide la dupla Lange-Espínola, que hace cuatro meses ganó el Mundial en Palma de Mallorca, España. “Allí alcanzamos el rendimiento más alto. Pero desde el Mundial hasta ahora cambiamos siete veces la vela”, remarca Lange. Es que las velas son un factor determinante de este deporte, casi tanto como la parte técnica. “Hay un factor tecnológico que no se puede dejar de tener en cuenta. Tan importante es esta cuestión que los austríacos (Roman) Hagara y (Hans-Peter) Steinacher (oro en Sydney y terceros en el ranking mundial) no cambiaron sus velas y terminaroon novenos”, explica “Camau” Espínola, quien será el abanderado de la delegación argentina en los Juegos Olímpicos.

La dupla asegura que el papel de candidatos no les pesa, aunque saben que se está generando expectativa con ellos. Hasta recibieron la visita del vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli: “Soy un gran admirador de estos deportistas. Tiene coraje, garra y espíritu. Son un gran ejemplo a imitar”, fue el elogio del ex motonauta, quien ayer saludó personalmente a Lange y a Espínola. “Es muy lindo que la gente nos apoye. Eso no es una presión, es el deseo de muchos. Y nosotros queremos cumplir un sueño que nos llevó mucho trabajo”, expresa “Camau”.

Atenas será el cuarto Juego Olímpico para ambos. Y eso les genera aún más confianza. “En una competencia de este tipo es fundamental estar tranquilo y preparado mentalmente. Nosotros ya tenemos bastante experiencia”, afirma Espínola.

De qué dependerá, entonces, que se suban a lo más alto. “De encontrar la mejor vela y del viento. Hay especialistas de poco o mucho viento y a nosotros nos conviene la variedad”, dice Lange.

La dupla partirá mañana hacia Grecia, donde competirá desde el 22 al 28 de agosto. Allí buscarán quebrar los 52 años sin oro. “Hicimos todo lo posible y lo que está a nuestro alcance. Pensamos siempre en el día a día. Esperamos conseguir el objetivo en Atenas”, señala Espínola. (ABA)


Comentarios


Lange y Espínola izan las velas de la ilusión