Las influencias a través de la historia de los pueblos celtas

Muchas costumbres occidentales tienen su base en la cultura que dominó parte de Europa.



La concepción celta del mundo y de la vida, está subyacente en la mayoría de las culturas de occidente aunque no lo sepamos. Su idea de la unión a través de lo circular, por ejemplo, está reflejado en las rondas infantiles; las hadas, los elfos y lo mágico de los cuentos infantiles provienen de su concepción animista de la naturaleza. Y si queremos saber por qué en este momento están otra vez de moda en el mundo entero, baste con saber que esa comunión con la naturaleza, donde los árboles y los animales tienen espíritu propio, se da muy se cerca con los conceptos actuales de ecología y preservación.

Por otra parte, lo mágico que todo lo resuelve, es una forma de escape en la actualidad, donde el mundo natural prácticamente no existe para la mayoría de la humanidad, netamente urbana. El deseo de volver a lo natural, casi imposible para el hombre actual, es el que lo impulsa a soñar con un mundo ideal, donde todo está en estado primitivo y donde las cosas se resuelven gracias a los aspectos mágicos que encierran esas hadas y gnomos que habitaban el mundo celta.

Si miramos un poco más allá, veremos que en la actualidad existen muchísimas leyendas celtas alimentando la imaginación de los niños a través de los grandes héroes de los dibujos animados y de las historietas. Espadas mágicas, poderes sobrenaturales abundan en la pantalla chica con sólo ponernos a mirar un rato los canales dedicados a los dibujos animados.

Pero para saber algo sobre estos pueblos primitivos de Europa, que aún influyen incluso en nuestra remota Patagonia, es bueno conocer algo de su historia.

Celtas en Francia

Con la llegada de los anglosajones a Gran Bretaña, nueva oleada invasora que se asentará definitivamente sobre suelo inglés, los pueblos celtas tuvieron que replegarse hacia los lugares más recónditos de la isla y algunos de ellos tuvieron que hacerse a la mar. Tal fue el caso de los "britons" que se asentaron en la provincia francesa de Bretaña, conocida en el imperio romano bajo el nombre de Armónica.

Las legiones romanas que logran conquistar la Galia, en el año 56 AC logran una aplastante victoria en el mar sobre la flota armoricana y de esta manera los habitantes de Armónica se verían sometidos al yugo romano. Poco tiempo pasaría para ver como también sus hermanos de Inglaterra, Gales y Cornuailles corrían la misma suerte. No obstante, esto permitiría que los pueblos celtas de ambos lados del canal siguieran teniendo contactos comerciales y culturales.

Del siglo V al VII las oleadas invasoras de pueblos germánicos lleva a los habitantes de Inglaterra y del resto de la isla a buscar en la emigración hacia otra parte del imperio más segura, un nuevo lugar donde rehacer su vidas. Armónica será el lugar elegido por parte de estos celtas insulares y con ellos volverá a renacer la lengua y la cultura celta sobre suelo francés, brillando con luz propia hasta nuestros días.

En 1066, los normandos franceses conquistan Inglaterra formando un poderoso reino a ambos lados del canal.

El celta bretón se sigue hablando en la actualidad en esta región, sobre todo en lugares como Cornuaille, León y Vannes.. No se poseen textos escritos anteriores al s. XV y se basan principalmente en escritos religiosos.

En Inglaterra

Cuando hablamos de literatura inglesa generalmente la asociamos a una serie de acontecimientos más o menos imaginarios que a través de la poesía, el teatro, la novela y la prosa nos permiten contactar con la forma de ser y de pensar del mundo anglosajón. No obstante hay una literatura que difiere profundamente de la inglesa y es la escrita en Irlanda, Escocia o Gales, países en los que el sustrato celta de su población se sigue manifestando poderosamente en sus literaturas.

Inglaterra fue colonizada por los celtas antes de que los anglosajones la ocuparan, y ese sustrato céltico puede percibirse con más o menos intensidad en la misma literatura escrita en Inglaterra a través de los siglos. La literatura celta primitiva, la más antigua de Europa después de la clásica, tuvo por fuerza que influir poderosamente sobre los primitivos pueblos anglosajones invasores, portadores de una muy pobre cultura si la comparamos con la celta de los primeros siglos de la cristianización.

De esta manera, héroes celtas como el rey Arturo o los caballeros de la Mesa Redonda, algunos tan famosos como Sir Gawain, Tristán o Lancelot, lograron penetrar en la cultura anglosajona, influenciando paradójicamente los pilares de la literatura nacional del pueblo que había combatido encarnizadamente a los creadores del rey Arturo, Gawain y Tristán.

En España

Pocos testimonios existen sobre leyendas celtas sobre suelo español, ya que esa lengua en la Península Ibérica dejó de ser hablada hace muchos siglos. Por esta razón, si verdaderamente deseamos encontrar una posible existencia de influencias célticas en esa literatura, así como también en su folclore, lo que debemos de hacer es tratar de encontrar en otras literaturas celtas como son las literaturas de Irlanda, Escocia y Gales, cierta similitud.

La influencia más cercana a España se encuentra en la lengua y literatura gaélica, es decir la lengua y literatura de Irlanda y Escocia. Allí se puede descubrir en primer lugar una posible relación en la primitiva lengua celta española y la lengua gaélica. Julio Caro Baroja nos indica como existe una población vasca llamada Deva, así como también el río Deva que pasa por esa misma población, con un posible origen celta. También tenemos en Escocia un río llamado Dee que pasa por la población de Aberdeen. Según parece Deva y Dee tienen un origen común, y el nombre de la diosa celta Dive está en estrecha relación con la divinización de las fuentes y de las aguas fluviales. El paso de esta palabra a Escocia pudo tener lugar a través de Irlanda, ya que la lengua y cultura gaélica solamente se desarrollaron en Irlanda y Escocia.

Clara Vouillat


Comentarios


Las influencias a través de la historia de los pueblos celtas