Las Ovejas tour: una escapada al norte neuquino

Cumbres, ríos, lagunas, caminatas y delicias regionales son parte de los atractivos que vas a encontrar a 500 kilómetros de la capital provincial.



1
#

Cielos límpidos. Ofrecen una vista ideal para mirar las estrellas.(Foto: Juan Thomes )

2
#

Un mirador en cercanías de Las Ovejas se especializará en ovnis como un atractivo más de las bellezas naturales de la zona. (Foto: Juan Thomes )

Lo que se ve en el cielo no siempre es lo que parece. Por esto es que desde 2011 funciona en el país la Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (Cefae), perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina que recibe denuncias de todo el país de ovnis y con equipos especiales y un grupo de profesionales desentraña el misterio. Revelan que casi la mitad de los casos que se confunden con ovnis fueron insectos o aves.

La Cefae, tras un trabajo minucioso y detectivesco, indaga qué es lo que la gente ve en el cielo. “Todos los informes que nos llegan son de ovnis y nuestro trabajo es identificarlos, es decir, transformarlos en OVIS (objeto volador identificado)”, apuntó el comodoro Rubén Lianza, director de la comisión.

Aclaró que “ovni significa algo precisamente ‘no identificado’ y no un objeto alienígena. Lamentablemente la gente durante 70 años ha terminado incorporando esa sigla como sinónimo de objeto volador extraordinario o de ingeniería no humana y entonces se pierde el verdadero significado del acrónimo”.

Todos los casos investigados se resolvieron y los resultados se publicaron en su página web: “Un 40 % resultan ser causados por aves o insectos que se cruzan inadvertidamente frente a la cámara; otro 37,5% es causado por fenómenos de origen puramente óptico, tanto sobre el lente como dentro de la misma cámara; otro 10 % es causado por objetos lanzados al aire (en vuelo no controlado, como el caso de sueltas de globos o drones)”, expuso.

Otra parte, aunque en menor proporción, fueron “otro 5% por causas aeronáuticas (en vuelo controlado, como ser aviones, helicópteros o globos Loon estratosféricos); otro 5% se debe a causas astronómicas (generalmente Venus o incluso la Luna a plena luz del día) y finalmente un 2,5% se debe a causas satelitales”, describió.

Te puede interesar | Capacitan a pobladores Las Ovejas para potenciar el turismo de la mano de los Ovnis

Se recibieron más de un centenar de casos desde todas las provincias argentinas. “Los no publicados quedaron en esa situación por faltar datos, o faltar el formulario de testimonio o al pedirle más datos al testigo nunca más nos contestó”, expresó.

Marcó la importancia de estos organismos de identificación: “La primera por razones académicas, generando conocimiento sobre identificación aeroespacial, que puede ser de utilidad tanto a universidades, ONG, y también a organismos de Investigación o de difusión tanto estatales como privados y en segundo lugar para prestar un servicio público, respondiéndole a la gente y a los aviadores sus preguntas ante cualquier estímulo visual que hayan interpretado como extraordinario”, comentó Lianza.

Durante 2017 la Cefae e analizó 17 denuncias en el país de algún caso de avistamiento, de los cuales dos fueron en Villa El Chocón. Uno fue a través de un video que envió una testigo, que tras una inspección de la imagen ampliada se concluyó que había tres elementos compatibles con un insecto que voló frente a la cámara.

En otro, un testigo observó un objeto muy bajo sobre el horizonte, que mostraba abundantes destellos y que tardó 20 minutos en desaparecer. Aquí se determinó que el objeto filmado coincide con el planeta Venus que en ese momento estaba a pocos grados sobre el horizonte. El informe explica que “los abundantes destellos que en ese momento aparentaba emitir el planeta fueron en realidad causados por el clásico efecto de reverberación atmosférica al encontrarse el objeto ya muy bajo sobre el horizonte”.

Te puede interesar | Otros lugares “para ver ovnis” en la Argentina

Otro caso fue del 2016 y ocurrió en San Martín de los Andes. Lianza indicó que está por publicarse con el informe anual 2018 un caso de Villa La Angostura.

Dijo que la Cefae pasará a llamarse Centro de Identificación Aeroespacial (CIAE) “más acorde con su verdadera tarea, dado que no estamos en la búsqueda de lo paranormal ni en la comprobación de la hipótesis de estar siendo visitados por objetos alienígenas, sino simplemente en identificar cualquier elemento o actividad dentro del aeroespacio de interés”.

El proceso de investigación

El estudio se inicia con la recepción de denuncias de avistamientos. Se accede a la página web y se descarga un Formulario de Aporte de Datos. “Nos sirve para poder sustanciar su testimonio. Además se les exige que nos manden algún tipo de evidencia (que generalmente es en formato de video o fotografía digital)” , explicó y añadió que el análisis es con herramientas “tanto adquiridas como generadas por nosotros mismos (dado que esta es una disciplina para la cual aun no existen herramientas estandarizadas)”.

Cefae recibe casos en su página web

Puede hacerse llegar observaciones de algo que pareció extraño haciendo clic acá .

Es obligatorio que se cumpla con el requisito del testimonio y la evidencia.

Cada año publica un informe anual en su pagina web con el resultados de los estudios.

El caso en Villa El Chocón se determinó que fue un insecto.
Gentileza

El relato de un criancero de Manzano Amargo en 1981

En 1981, en Manzano Amargo, Fermín Albornoz, un criancero de 44 años, aseguró tener una experiencia la noche del 15 de febrero. Relató que se despertó por una luz azulada. Estaba con sus animales y narró que se pusieron inquietos y algunos escaparon.

Sostuvo que vio “a dos hombrecitos, dos seres que seguro venían de la luz” que eran de un poco más de un metro de alto. Reveló que después “los hombrecitos desaparecieron y la luz se fue despacio por la vega”.

Este diario se hizo eco del avistaje en la zona.

Neuquén con varias denuncias en la década del 60

En 1947 un piloto vio una escuadrilla de objetos brillantes en EE. UU y se bautizó a esos aparatos como “platillos voladores”. Desde entonces en el mundo hay personas que creen y otras que no. Existen ufólogos que se encargan de su estudio aunque aclaran que no es reconocido como una disciplina científica.

Carlos Ferguson, director de la Red de Ovnilogía Argentina (RAO), una entidad sin fines de lucro hizo un estudio donde recopilaron 1.630 casos desde el año 1947 hasta la fecha. Reflejó que la Patagonia es el lugar del país con mayor proporción por habitantes de denuncias de objetos brillantes. “Es una estadística de todos los casos de Argentina de objetos denunciados a menos de 20 metros de altura, y son de segundo y tercer tipo. O sea no cuenta el simple avistaje a gran altura”, apuntó Ferguson.

Te puede interesar | Neuquén tendrá su mirador de ovnis

Dijo que el relevamiento muestra que Neuquén “es la provincia con más casos denunciados a nivel país, con seis casos donde emitió la noticia Gendarmería Nacional”. Estos casos provienen de la década del 60. Ubicó en el norte de la provincia la zona con más actividad.

De un video se concluyó que era el planeta Venus.
Gentileza

La imagen en San Martín también coincidió con un insecto.
Gentileza

Marcas y luces en una chacra de Vista Alegre

En el verano de 1985, en una chacra de Vista Alegre Sur, tuvo lugar un episodio que sorprendió a los testigos de ese momento y que aún no tuvo una explicación racional. Combinó luces, marcas en la vegetación y alteraciones en aparatos eléctricos. Uno de los que guarda el recuerdo de aquel día es Honorio Rozza, hoy vecino de Centenario: “Mi hermano era un ingeniero agrónomo que trabajaba para una empresa de Vista Alegre. Ocurrió en la chacra del dueño de la empresa. Le dice a mi hermano ‘Andá a ver porque algo raro pasó’. Él me busca y me dice vamos a ver qué pasó, parece que apareció un ovni”, comenzó su relato.

Lo que encontraron los sorprendió por la magnitud.

El episodio fue antes de las 21. Cuando llegó con su hermano a la chacra, las dos mujeres que vivían ahí les contaron los hechos que pasaron en la casa: “El televisor hacía todo rayas, el teléfono no paraba de sonar, la luz parpadeaba, y los perros aullaban. Las mujeres se asustaron tanto que ni miraron para afuera”, comentó Rozza.

Pero no fue lo único. En un cuadro de plantas de peras, que no superaban los dos metros de altura, en los interfilares, encontraron una marca extraña que Honorio las inmortalizó en una secuencia de fotos.

“Tenían dos metros de ancho por cinco metros de largo. No era redonda, era rectangular”, dijo.

Las marcas fueron sobre alfalfa y malezas, y les llamó la atención cómo estaba quemado: “Tocabas las hojas y se desarmaban en la mano”, recordó e ilustró que las plantas alrededor no fueron afectadas.

Por lo que indagaron con las huellas en el terreno señaló que ese objeto no identificado nunca llegó a posarse sobre la vegetación.

El único testigo de lo que provocó la marca fue un peón. “Nos dijo que hacía tres días había una luz que quería aterrizar ahí”, narró Rozza sobre la charla que tuvieron con el testigo, y agregó que en el momento en que se habrían hecho las marcas, el trabajador rural contó que “estuvo ese aparato un rato largo, y cuando se elevó esta luz dijo que salió a tal velocidad que hizo una explosión tremenda que la sintieron en todo Vista Alegre”.

Honorio Rozza guarda el recuerdo de un episodio sin explicación.
Oscar Livera


Comentarios


Las Ovejas tour: una escapada al norte neuquino