Las secuelas del coronavirus: lo que sigue después del alta

Según el estudio más grande realizado hasta el momento, un porcentaje de las personas que contrajeron Covid-19 han experimentado problemas de salud “nuevos” después de recibir el alta hospitalaria. Desde dolores musculares hasta fatigas, ¿cuáles son las consecuencias?

Casi una cuarta parte de las personas que contrajeron el Covid-19 enfrentan, un mes o más después de dar positivo, problemas de salud que no habían experimentado antes de pasar esa enfermedad, según un estudio que analizó los datos de casi dos millones de estadounidenses afectados por el virus. 


La encuesta es la más grande jamás realizada para estudiar los efectos a largo plazo del Covid-19, según Fair Health, una organización independiente que recopiló información de las compañías de seguros de salud. Fair Health examinó los datos de unos 1,96 millones de personas que sufrieron el Covid-19 entre febrero y diciembre de 2020. 

“Aunque muchos pacientes se recuperan del Covid-19 en unas pocas semanas, algunos muestran síntomas persistentes o nuevos más de cuatro semanas después de haber sido diagnosticados”, describe el estudio. 

Los dos principales problemas experimentados por los sujetos fueron neuralgias y dolor muscular en el 5% de las casos y dificultad para respirar en 3,5%, respectivamente. Les siguieron la hiperlipidemia (concentración de lípidos en la sangre), hipertensión, indisposición, gran cansancio, ansiedad y hasta problemas intestinales, entre otras cuestiones. 

Por su parte, desde Fair Healt aseguraron que todos los pacientes que ya habían informado de esos síntomas antes de contagiarse fueron excluidos del estudio, así como aquellos que padecen enfermedades que podrían falsear los resultados (como podrían ser cáncer, insuficiencia renal o demás). 


Poco más del 23% de las personas contagiadas recibieron tratamiento un mes o más después de contagiarse por al menos uno de esos problemas. 

Así, según los resultados del estudio, queda claro que los casos más graves de Covid-19 tenían más probabilidades de padecer problemas tiempo después.

Casi el 50% de las personas hospitalizadas por Covid-19 experimentaron al menos uno de estos problemas, contra 27% de los que mostraron síntomas leves y 19% de los asintomáticos. 

Entre los pacientes que fueron dados de alta del hospital, 0,45% murió dentro de los 30 días o más después de la infección. El riesgo de muerte para éstos fue 46 veces mayor que para quienes no fueron hospitalizados. 


De todas formas hay que agregar que una de las debilidades del estudio es que las cifras no se comparan con personas no se contagiaron el Covid-19. 

Los científicos estudian los síntomas persistentes de Covid-19, conocidos como “covid largo”. Pero las causas “aún se desconocen”, señala Fair Health. 

“Las hipótesis incluyen una respuesta inmune persistente (…), daños provocados por el virus, por ejemplo, en las vías neuronales, que tardan en curarse, o la presencia duradera de un nivel bajo de virus”.


Covid largo



Una investigación realizada en febrero de este año y publicada en la revista científica JAMA Network Open aseguró que el “covid largo” es una realidad. Y no es la primera en dejarlo claro: en septiembre, la OMS había publicado un documento que aseguraba que “en algunas personas, algunos síntomas pueden persistir o volver a aparecer por semanas o meses luego de la recuperación inicial. Esto también puede ocurrirle a personas con una enfermedad leve”.

Según la investigación de la revista JAMA Network Open, más del 30% de los 177 participantes encuestados (a los que realizaron un seguimiento durante 9 meses) reportaron síntomas persistentes de fatiga, transformándose así en el síntoma más común, junto a la pérdida del olfato o gusto a lo largo del tiempo.


Algo similar había arrojado un estudio del prestigioso medio científico The Lancet, que analizó a más de 1.700 pacientes de Covid-19 en Wuhan. Allí, el 76% aseguró haber sufrido al menos un síntoma meses después de ser dados de alta, siendo la fatiga (63%) y las dificultades para dormir (26%) los más comunes.

Por su parte, distintos centros de investigación de psiquiatría (como el Monash Alfred de Melbourne) aseguraron que hay una especie de “niebla” mental, en la que las personas se sienten confundidas durante algunos meses, sin importar la gravedad del contagio, la edad o demás factores.


La piel, un aviso de lo que podría pasar



Los distintos estudios apuntados a las personas que recibieron el alta del coronavirus apuntaron a comprender las consecuencias que esta enfermedad había dejado luego. Por ejemplo, un análisis realizado por el Hospital General de Massachusetts arrojó que algunas de las personas contagiadas tuvieron luego síntomas relacionados con la piel. Ese tipo de “cicatrices” en la piel a veces duraban varios meses.

Para llevar adelante este estudio se analizaron más de mil casos. Entre las diferentes manifestaciones pudieron hallarse erupciones de urticaria, inflamación en las manos y en los pies, “escamas” y demás situaciones. En los más de mil casos, las cicatrices duraron entre dos semanas y hasta casi cinco meses.

“Nuestros hallazgos revelan un subconjunto no reportado previamente de pacientes con síntomas cutáneos de larga duración por Covid-19, en particular aquellos con ‘pies de covid’”, afirmaron, al tiempo que añadieron que la piel “es una ventana potencial a la inflamación que podría estar ocurriendo en el cuerpo”.


Comentarios


Las secuelas del coronavirus: lo que sigue después del alta