Lecturas en cuarentena: “El salvaje”, una historia atrapante

Cecilia Boggio, profesora de Lengua y Literatura, escritora y el alma del taller “Leyendo a...”, que se realiza desde hace más de dos décadas, comparte a través de esta página la elección de la lectura del mes y cuenta por qué eligió este texto.





“El salvaje”, la novela del autor mexicano Guillermo Arriaga es la que habíamos elegido para comenzar la temporada del taller “Leyendo a”…
¿Por qué esa elección? En principio porque narra una historia que atrapa, pero fundamentalmente porque inaugura un estilo muy distinto, que me hace recordar al lector que buscaba Cortázar para su “Rayuela”. Digo esto no por que tengan ambas novelas algo en común, sino porque exige una lector comprometido que se ponga a atar cabos, a asociar situaciones y mucho más, a gozar con la aventura que le propone el autor.


A Guillermo Arriaga, nacido en DF México en marzo de 1958, lo conocemos como el guionista de las películas “Amores Perros”, “21 gramos” y “Babel”, ha escrito las novelas como “Escuadrón Guillotina” “El búfalo de la noches” y “Un dulce olor a muerte”,. La última “Salvar el fuego” recibió recientemente el Premio Alfaguara.


Obtuvo en el 2005 los primeros premios como actor y autor del guión de la película “Los tres entierros de Melquíades Estrada “en el festival de Cannes. Actualmente es productor de varios filmes.
“El salvaje” relata la historia de Juan Guillermo, un adolescente que en la década del 70 ha perdido en solo dos años a su familia directa: asesinaron a su hermano mayor, murió la abuela y sus padres se mataron en el vuelco de del auto, víctimas de su propia tristeza.


Él siente la necesidad imperiosa de vengar la muerte de Carlos, su hermano, llevada a cabo por Los Jóvenes Comprometidos con Cristo, una sociedad secreta de origen católico de ultraderecha.
La narración no es lineal. Va por momentos haciéndonos conocer su infancia, las experiencias en un colegio privado al cursar la escuela primaria, cómo se vive en Colonia Retorno de DF, quiénes son sus amigos.


Se entrecruzan las historias de los personajes principales con la de los políticos y la policía corrupta y también con la del perro lobo de los vecinos, Colmillo.
A partir de la página 95 comienza una historia paralela, la de un cazador nativo en el Yukon canadiense, Amaruq, que persigue al gran lobo Nujuaqturuq. Esas historias se unirán mucho más adelante, cuando el lector haya recorrido muchas páginas de las 693 que tiene la novela.
A no asustarse porque se leen con muchísima facilidad.


En el transcurso de la lectura aparecen textos de lo más diversos, digresiones culturales, desde etimologías de palabras claves, citas de las mitologías de distintos pueblos a poemas, juegos tipográficos, textos de historiadores, filósofos, biólogos , música y muchos más que se anudan acertadamente para que el protagonista comprenda sus estados de ánimo y motorizan las conductas que debe adoptar para llevar adelante su venganza y proyectar su futuro.


Todo esto con la presencia de personajes entrañables, tanto principales como Chelo su enamorada, o Avilés el domador que se convierte en su padre sustituto como los secundarios, su amigo Aguitas o el ex combatiente de la guerra de Vietnan.
Novela helicoidal, con idas y vueltas que la hacen tan atrapante como buena.


Repito. Altamente recomendable.

Cecilia Boggio


Comentarios


Lecturas en cuarentena: “El salvaje”, una historia atrapante