Lento avance de la obra de revalorización de la usina

Pese a que fue prometido para ser inaugurado este año el futuro centro cultural, que funcionará en el edificio que abastecía de energía a Neuquén en 1929, se encuentra todavía en los pasillos de la subsecretaría de Obras Públicas.

Las divisiones interiores deben ser demolidas ya que no forman parte del edificio original. (Mauro Pérez)

En pleno centro de la ciudad, el edificio de seis metros de altura, de ladrillos a la vista bastante deteriorados y de grandes ventanas de hierro con casi todos sus vidrios rotos espera el turno para volver a ser el centro de atención.

Se trata de una de las edificaciones que fueron declaradas como Patrimonio Histórico provincial ya que allí funcionó la primera usina eléctrica que alimentaba a la ciudad allá por 1929.

Hace 15 años se presentó un proyecto para restaurarlo y aprovecharlo para que allí funcione un centro cultural. El comienzo de la obra pareció inminente unas cuantas veces, pero lo cierto es sólo quedaba en promesas.

El más firme de esos intentos fue en 2013 cuando el proyecto fue seleccionado para ser parte del plan nacional Igualdad Cultural, en 2015 se licitó la obra, pero el cambio de gobierno a nivel nacional y la desarticulación de varios programas hizo que el proyecto volviera a foja cero y finalmente, el año pasado, fuera desestimado.

El gobierno provincial tomó entonces la decisión de continuar con el proyecto con fondos propios y prometió que en 2019 se haría realidad.

También decidió que la usina ya no sería un centro cultural con un cine-teatro lírico (con foso para orquesta) para 600 personas y una gran sala de exposición sino que pasaría a ser un Centro de Artes Escénicas.

“Tomamos esa decisión para equilibrar el corredor cultural donde tenemos dos espacios importantísimos para artes visuales”, confió en aquel momento el subsecretario de Cultura sobre la modificación del proyecto inicial.

Y también por aquel entonces detalló que “va a tener un formato que si a futuro se quiere utilizar para artes visuales y no para artes escénicas también se va a poder hacer porque tiene un escenario de piso y gradas retráctiles que se levantan a control remoto y que las podés poner en cualquier otro espacio cultural”.

El proyecto completo actual es tan ambicioso como necesario y atinado: incluye una sala para 150 personas, un escenario al aire libre con la misma capacidad, cuatro salas de ensayo, camarines, confitería, baños, depósitos y sectores administrativos.

El punto a favor es que es un proyecto que admite ser llevado a cabo en dos etapas.

La primera consiste en la restauración del edificio y la construcción del hall de acceso y todo lo que rodea al gigante de ladrillos. Y la segunda incluye todo lo que sería construcción nueva.

La nueva promesa, la última por ahora, tuvo avances que demostrarían que esta vez si la usina podría ser reconvertida: fue incluida en el presupuesto anual y el proyecto fue enviado a la subsecretaría de Obras Públicas para ser delineado y posteriormente licitado y ejecutado.

El presupuesto de la provincia para este 2019 prevé 14.5 millones de pesos para la restauración y puesta en valor de la vieja usina.

Sin embargo, según estimaciones del director provincial de Arquitectura de la subsecretaría de Obras Públicas, Daniel Guidi, la ejecución de la primera etapa de la obra demandaría entre 27 y 30 millones de pesos.

El proyecto de la usina está en carpeta, pero la prioridad de avance la tienen las obras que se relacionan con la salud, educación y seguridad.

“Una restauración es muy cara porque por ejemplo hay que recuperar las carpinterías de hierro que están hormigonadas y hay que ponerlas en valor. Y también hay que hacer trabajos de acústica adentro del lugar que también es algo caro”, confió la arquitecta a cargo del proyecto, Cecilia Altamore, sobre las tareas necesarias que elevan el costo de la obra.

El edificio ubicado en San Martín 665 fue declarado como Patrimonio Histórico de la provincia mediante la Ley 3139, aprobada en agosto de 2018.

Y agregó: “Todo lo que es el frente hay que hacer el tomado de la junta del ladrillo que está todo muy comido y eso es caro porque hay que hacer uno por uno. Hay sectores donde han hecho huecos y hay que volver a poner ladrillos, hay que buscar un ladrillo que más o menos tenga el mismo tamaño, y todos esos trabajos terminan siendo caros porque son muy artesanales”.

Claro está que si hay voluntad política el resto de los fondos para la primera etapa, por lo menos, también se harán presentes por vías de aportes extraordinarios.

Pero hay otro obstáculo en el avance del tan esperado proyecto: la prioridad la tienen las obras que se relacionan con salud, educación y seguridad.

La parte posterior del edificio se podrá contemplar desde el patio interno que prevé el nuevo proyecto de revalorización. (Archivo)

Es por eso que el proyecto va avanzando lentamente y esperando su momento de hacerse realidad.

Mientras tanto, las pequeñas obras paralelas ya comenzaron, el terreno se cercó con carteles de publicidad y se están realizando los trabajos de limpieza en su interior así como las obras de nivelación de la vereda.

El proyecto arquitectónico ya está en las últimas fases de elaboración y luego podría ser licitado.

“Si esta obra fuera una prioridad en seis meses podría empezar y demandaría unos seis o siete meses de construcción”, aseguró el arquitecto provincial.

Todo indica que la inauguración no será este año, ni tampoco en marzo del que viene.

Sin embargo el subsecretario de Cultura de la provincia, Marcelo Colonna confió: “esperamos poder inaugurarla antes de fin de año”.

Lo cierto es que la obra fue incluida en el Plan Quinquenal de Desarrollo Provincial 2019-2023. Como mucho faltarían cuatro años para que el Centro de Artes Escénicas finalmente abra sus puertas al público.

Los montos

14.500.000
de pesos es lo previsto en la ley de presupuesto de 2019 para la refacción y revalorización del edificio.
27.000.000
de pesos es lo que se estima que costará la finalización de la primera etapa del proyecto.

55.000.000
de pesos sería el valor de ejecución del proyecto final que incluye la puesta en valor del edificio y la construcción de más salas y espacios.

“No es prioridad, porque las prioridades son educación, salud y seguridad pero nosotros lo vamos empujando para que no se frene”,

“Lo vamos a sacar pero después ya no depende de nosotros que estén los fondos para que se realice”.

confió Ricardo Daniel Guidi, sobre el proyecto.

“Esperamos este año poder inaugurar. Como parte del corredor cultural este centro será especialmente para artes escénicas”.

Marcelo Colonna, subsecretario provincial de Cultura.

Los detalles del nuevo proyecto

El edificio histórico tiene una superficie cubierta de 214 m2 y 6 metros de alto y será refuncionalizado como un centro de producción de artes escénicas.

Se propone una ampliación de 1134 m2 distribuidos en dos plantas para dotar de un hall de acceso principal, áreas administrativas, dos camarines con sanitarios, sanitarios públicos, cafetería y cuatro salas de ensayo de 50 m2, depósitos y salas de máquinas.

También incluye un escenario al aire libre en el patio principal que tendrá una capacidad aproximada de 150 personas.

El predio tendrá además tres patios internos que servirán en caso de ser necesaria una expansión de la confitería o como entrada de luz y ventilación para las salas de ensayo.

El patio interno que estará ubicado entre el edificio histórico y el sector de camarines permitirá apreciar la parte trasera del edificio donde funcionaba la usina eléctrica de la ciudad.

Cronología de una larga espera


En 2004: el subsecretario de Cultura Reinaldo Labrin propuso construir un auditorio para 450 personas con un escenario para orquestas, ballet y obras teatrales.

En 2006: la secretaría de Estado provincial y el Municipio capitalino firmaron un convenio donde se autorizaba la construcción de un centro cultural.

En 2013: el proyecto fue seleccionado para ser incluido dentro del plan nacional Igualdad Cultural y se comprometieron los fondos.

En 2015: se licitó la primera etapa de la obra que tenía un presupuesto de $13.133.178 y un plazo de ejecución de 240 días.

En 2016: desde la subsecretaría de Cultura esperaban definiciones sobre la continuidad de los planes nacionales.

En 2017: el proyecto volvió a fojas cero en el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de Nación.

En 2018: la obra fue incluida en el Plan Quinquenal provincial y en el proyecto de presupuesto enviado a la Legislatura.

En 2019: el proyecto fue enviado a la subsecretaría de Obras Públicas. Trabajan con el fin de concretar el llamado a licitación y la adjudicación. Sin embargo aún no tiene fecha estimada de concreción.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Lento avance de la obra de revalorización de la usina