Libros: La mujer que durmió un año entero

“Mi año de relajación y descanso”, de Ottessa Moshfeg transcurre en Nueva York, durante el año 2000, y la protagonista, deprimida y astiada, decide hibernar durante 12 meses para recomenzar con más fuerzas. Pero la espera el despertar del 11/9.





Corre el año 2000 y a la protagonista sin nombre las cosas no le van muy bien. Sus padres murieron con poco tiempo de diferencia, y aunque ya está recibida en la prestigiosa universidad de Columbia, su trabajo en una galería de arte contemporáneo no es lo que ella esperaba. Tampoco su vida, por más rubia, alta, flaca y de la alta sociedad que ella sea.


Se lo ve venir. “Mi año de relajación y descanso”, de la joven Ottessa Moshfeg, es una suerte de olla de presión a punto de volar por los aires.
La protagonista, hastiada, y deprimida, decide literalmente hibernar durante un año.

Llena de pastillas que logra que le recete su dudosa psiquiatra, la mujer se pasa los días tirada en su sillón, entreabriendo apenas los ojos para ver películas de su amada Whoopi Goldberg; para ir a duras penas a comprarse un café en su cuadra, en el distinguido Upper East Side neoyorquino, o para recibir a su irritante amiga Reva (“esclava de la vanidad y el estatus”). Apenas lee los titulares en los kioscos de diarios. No quiere que la realidad perturbe su año de “relajación”.


“Creía que la vida sería más llevadera si el cerebro tardaba más en condenar el mundo a mi alrededor. La vida era frágil y efímera y había que tener cuidado, claro, pero me arriesgaría a morir si con eso podía dormir todo el día y convertirme en una persona totalmente nueva”, avisa ella, convencida de que para cuando despierte de su “gran sueño americano”, la vida será distinta.


Y lo será. Para cuando vuelva a la vigilia de los ojos abiertos, Nueva York despertará también entre el humo y el atroz derrumbe de las Torres gemelas, en septiembre de 2001.


“Mi año de relajación y descanso” no es una novela sobre el 11/9 , aunque con ese atentado y con su humor negro - brutal y despiadado- Ottessa, nos de el oscuro beso que despierta a la bella durmiente, y también a un país y a una ciudad que hasta ese momento parecían tan anestesiados como la protagonista.


Temas

Libros

Comentarios


Libros: La mujer que durmió un año entero