Logo Rio Negro

Licencias por campaña: la vara sigue desigual para los candidatos en Río Negro

Los funcionarios del Frente de Todos y de Juntos Somos Río Negro permanecían ayer en sus cargos. En cambio, los docentes y agentes de Salud que buscan ser diputados no consiguen el permiso para hacer campaña sin descuentos.





Los desequilibrios crecen entre los candidatos oficialistas y quienes hacen campaña a pulmón en Río Negro. Los postulantes a diputados que actualmente tienen cargos políticos en el Estado no piensan pedir licencia en el camino a las elecciones del 14 de noviembre. Mientras tanto, aquellos que son docentes o se desempeñan en Salud no consiguen que el gobierno habilite un permiso aplicado en comicios anteriores, que les permite suspender sus tareas sin el riesgo del descuento de los días no trabajados.

El debate se instaló en la previa de las PASO, cuando el presidente Alberto Fernández pidió las renuncias de los ministros de Defensa y de Desarrollo Social, Agustín Rossi y Daniel Arroyo, porque serían precandidatos a una banca en el Congreso de la Nación.

El mandatario habló en esa oportunidad de una “regla ética”, que supuestamente regiría para todos los funcionarios del gobierno nacional que integraron listas del Frente de Todos. Sin embargo, casi nadie siguió ese camino y los últimos sueldos de esos representantes del Poder Ejecutivo Nacional se pagaron sin alteraciones.

En Río Negro la primera candidata del FdT es Ana Marks, designada el 19 de octubre del 2020 como coordinadora en la Región Patagonia Norte de la Dirección Nacional de Municipios, dependiente del Ministerio del Interior.

Sin obligación formal de tomar licencia, la dirigente barilochense permanece en esa función, que tiene carácter transitorio y fue establecida en principio por el término de 180 días hábiles.

El mismo escenario se presenta para los principales candidatos de Juntos Somos Río Negro. Agustín Domingo es presidente de la Comisión Arbitral del Convenio Multilateral, además de representar a la provincia en el directorio del Banco Patagonia. Y Mercedes Ibero es secretaria de Políticas Públicas en el Ministerio de Salud.

El senador y presidente de Juntos, Alberto Weretilneck, había asegurado semanas atrás, en una entrevista radial en Roca, que la médica tomaría licencia para las generales, pero ayer -ante una consulta de RÍO NEGRO– desde el partido se informó que el tema todavía no estaba definido.

Ibero insistía ayer en la inexistencia de obligación legal, argumentando que sólo se apartaría del cargo si la agenda del Estado y la de campaña se tornan incompatibles. La palabra final surgiría de un debate con el exgobernador, previsto para ayer a última hora en Fernández Oro.

Sin respuestas de Educación

La contracara de los candidatos del oficialismo nacional y provincial es Elena Correa. Docente, hoy secretaria de la Escuela 344 de Roca, la primera postulante del Movimiento al Socialismo hace campaña mientras desarrolla sus tareas estatales, porque el gobierno provincial no le otorga licencia, con goce de haberes.

Hasta ayer no se conocía ningún decreto que licencie -con sus sueldos- a los agentes públicos que son candidatos en las próximas elecciones nacionales del 14 de noviembre. Y fuentes del Ministerio de Gobierno adelantaron que no estaba previsto un cambio de reglas con respecto a las pautas que rigieron para las PASO.

Correa presentó esta semana una nota a Educación, donde pide “licencia extraordinaria” en “virtud de la actividad política” por realizar. Recuerda allí que ejerce la docencia hace 29 años, “con total entrega y dedicación”, pero “lamentablemente”, el Consejo de Educación “vuelve a colocarme en una injusta situación en la cual debo merituar si acepto ser candidata o llegar a fin de mes. Evidencia el carácter clasista que se pretende darle a las elecciones reduciendo o evitando la participación de los trabajadores y sus expresiones políticas”.

“Nuevamente se pretende que realice una campaña electoral sin gozar de licencia laboral paga, y nuevamente, porque esta situación la viví durante las Primarias”, se quejó.

Otros dos primeros candidatos a diputados nacionales también son empleados públicos: Norma Dardik, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), es agente de Salud. Y el viedmense Paolo Etchepareborda, que encabeza la lista del Partido Socialista, es docente. Este dirigente sí goza de licencia, pero por formar parte de la conducción del gremio Unter.


“Un deterioro en la calidad institucional"


La candidata del MAS remarcó que esta “arbitrariedad” también significa un “deterioro en la calidad institucional y democrática” del país y la provincia. Correa enumeró que “es una clara violación al artículo 14 de la Carta Magna Provincial”, en referencia que el Estado “tiende a eliminar los obstáculos sociales, políticos, culturales y económicos, permitiendo igualdad de posibilidades”, y menciona el artículo 24 en alusión al derecho a la agrupación, participación y postulación en partidos políticos.

En parte de la nota, la docente resalta que los candidatos deben tener licencia electoral para la campaña y el “acceso a los medios de comunicación” para “orientar a la opinión pública y contribuir a la formación de su voluntad”. Agrega que dicha “licencia debe ser con remuneración, porque de lo contrario se tornaría meramente declarativo el articulado constitucional” ya que los candidatos deberían “hacer campaña o pagar el alquiler de la vivienda y/o los alimentos”.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Licencias por campaña: la vara sigue desigual para los candidatos en Río Negro