Ahora piden alimentos al teléfono de denuncias de maltrato infantil de Neuquén

En el contexto de la pandemia y con las escuelas cerradas la demanda cambió. "La gente quiere saber dónde conseguir comida para los chicos", explicaron.





La Línea 102, que asiste situaciones de vulneración de derechos de niños, niñas y adolescentes en Neuquén capital, no está de cuarentena. El equipo continúa trabajando, en el contexto de la pandemia por coronavirus, en el hospital Castro Rendón. “Hoy, aumentaron las necesidades económicas. Llamadas porque se necesita comida, porque las familias que no tienen ingreso están mucho más complicadas, sigue habiendo llamadas por situaciones de maltrato, de abuso, pero menos”, aseguró su coordinadora Mónica Gatti.

Esta modificación en la demanda no significa que haya menos casos, sino que el confinamiento cambió la geografía de chicos y chicas.

“Los 102 existen como dispositivo de pedido de ayuda en muchas provincias de nuestro país. La experiencia en todos lados es que los chicos solos no llaman, lo que hacen es pedirle ayuda a alguien más: a algún par, que ese par se lo cuente a su madre, o al docente. Otra cosa son los adolescentes que piden ayuda mediante redes. Ahora las escuelas están cerradas, que no haya clases es un tema serio, porque la vida de los chicos transcurre en sus casas, en las escuelas, en los barrios”, explicó Gatti.

Y agregó: “el concepto de casa y de intimidad es distinto de acuerdo a la clase social. Vos tenes chicos en las barriadas que transcurren muchas horas de su vida en otras casas, o en las plazas o en las veredas. Los más jóvenes de 14, 15, 16 años están mucho tiempo en la calle, pero también tiene que ver con que no hay lugar adentro, lugar físico.”  

El horario de atención telefónica es de 8 a 16. El servicio alcanza solo a Neuquén capital.

Los docentes cumplen un nexo fundamental para que estos casos lleguen a la línea. “Cuando observan una situación de negligencia, de maltrato, o algún chico cuenta que es abusado intervienen rápidamente”, manifestó la profesional.

Planteó que el impacto económico es insoslayable: “Lo que ha sucedido durante la cuarentena obligatoria es que han disminuido las llamadas, en términos globales, siguen existiendo llamadas por maltrato, en menor cantidad, y lo que han aumentado son las llamadas en relación a las vacunas, en relación a donde conseguir comida para los chicos. Llaman familias que están pasando necesidades económicas fuertes”.

Gatti dijo que “la violencia hacia los chicos tiene una base cultural. Hay una aceptación social de que el golpe, enseña. En situaciones de mayor estrés quienes pagan los platos rotos son siempre los chicos. No es que van a ser los más cuidados, probablemente sean el foco de descarga de las tensiones porque “molestan”.

En cuanto al equipo afirmó que como todas las áreas psicosociales de la provincia “trabajamos con esquemas mínimos por falta de recurso humano”.

En números

790
niñas y niños fueron atendidos en la Línea 102 durante 2019. De ese total 362 correspondieron a situaciones de maltrato físico y/o emocional, incluidas las graves.
8 a 16
es el horario de atención. Después queda habilitado un grabador para registrar los mensajes. El servicio alcanza solo a Neuquén capital. En el interior se debe concurrir a la defensoría del Niño.

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Ahora piden alimentos al teléfono de denuncias de maltrato infantil de Neuquén