Llegó a la Justicia el reclamo por la escuela de Colonia Suiza

Necesitan una ampliación porque la escuela quedó chica y con parches. Padres, la comunidad educativa y un legislador impulsaron un amparo.

Llegó a la Justicia el reclamo por la escuela de Colonia Suiza

Padres de la cooperadora y la comunidad educativa de la Escuela 129 de Colonia Suiza llegaron a la Justicia con un recurso de amparo colectivo para exigir al Gobierno provincial que se realicen mejoras edilicias y una ampliación en la estructura a la que asisten 150 alumnos en jornada extendida.

En septiembre “DeBariloche” dio a conocer la situación de la escuela más alejada de la ciudad, que nuclea a 150 chicos desde Nivel Inicial hasta séptimo grado, que funciona con parches, con tres edificios por separado, escaso espacio, sin cocina acorde ni SUM o gimnasio para que los niños realicen actividades o tengan espacio bajo techo para el recreo.

Te puede interesar: Una escuela histórica llena de parches pelea por su espacio

Sin respuesta del Ministerio de Educación, los padres y la comunidad educativa en general junto al legislador Alejandro Ramos Mejía, impulsaron el amparo colectivo ante el juez Civil, Rubén Marigo, para exigir que se “ordene la inmediata concreción de las obras y planes necesarios para solucionar la concreción de la ampliación del establecimiento”.

También plantearon que las autoridades de Educación “cumplan con sus responsabilidades institucionales, realizando recorrida y mantenimiento de la totalidad de los establecimiento educativos situados en nuestra ciudad”.

En el amparo se aducen derechos de los niños vulnerados y una “inacción por parte del Estado provincial -concretamente del Ministerio de Educación y Derechos Humanos de Río Negro- que compromete gravemente el derecho social y humano a la educación, que tienen garantizados todos los habitantes de nuestra provincia”.

Recordaron en el amparo que años atrás fueron comprometidas mejoras, incluso existen planos de ampliación en el mismo predio de la escuela que es de propiedad del establecimiento.

Apuntaron que las consecuencias de la falta de espacio se traducen en que los alumnos y toda la comunidad educativa tienen todas las actividades colectivas (actos u homenajes por ejemplo) en un pasillo, y que como no cuentan con SUM o comedor “deben comer en las aulas”.

También remarcaron que la cocina, que está ubicada en el edificio histórico, queda chica para las necesidades del alumnado y que “presenta graves defectos estructurales que conllevan riesgo de contaminación para los alimentos: por la estructura de madera, es habitual el ingreso de tierra y polvo cuando hay viento”.

La desatención de las escuela de Bariloche es llamativa y estructural, están casi todas las escuelas igual, muchas tienen problemas de mantenimiento y otras como la 129 que tenía la promesa con fondos petroleros y nunca se hizo”, apuntó Ramos Mejía quien recordó que existen otros recursos judiciales y hubo respuesta por exigencia judicial en el caso de la escuela 324 de Villa Los Coihues.


Comentarios


Llegó a la Justicia el reclamo por la escuela de Colonia Suiza