Los 69 de Charly García, Evita y la televisión

El 23 de octubre de 1951, nació el genial músico, tan sólo seis días después de la transmisión del histórico discurso de Evita en Plaza de Mayo y que daría inició a la tevé en Argentina.




Charly nació en el barrio porteño de Caballito, en el seno de una familia económicamente bien acomodada.

Charly nació en el barrio porteño de Caballito, en el seno de una familia económicamente bien acomodada.

Charly García y la televisión argentina nacieron al mismo tiempo: hace exactamente 69 años. Aunque más exacto sea en el caso de Charly, quien efectivamente nació un 23 de octubre de 1951. La tele, en cambio, ya tenía seis días de vida para cuando el músico llegó a este mundo.


De la mano de Jaime Yankelevich, por entonces director de Radio Belgrano, e inaugurada un 17 de octubre de 1951 con un histórico discurso de Evita desde Plaza de Mayo, la tele argentina se convirtió de inmediato en un fenómeno cultural.
Una vez adquiridos los equipos y traídos al país desde Estados Unidos, lo siguiente que hizo Yankelevich fue la instalación de una antena de 50 metros de altura con 5 kilómetros de alcance, en la terraza del Ministerio de Obras Públicas y Servicios Públicos, para captar y transmitir imágenes en movimiento desde un estudio improvisado en el microteatro de Radio Belgrano.

Eva Perón, quien se reunió formalmente con Yankelevich en varias oportunidades por el tema de la tevé, le sugirió el acto del 6° aniversario del Día de la Lealtad Peronista en Plaza de Mayo, el 17 de octubre de 1951, como el momento ideal para la inauguración de la transmisión televisiva en el país. Y así fue que lo primero que mostró la naciente tevé argentina fue el histórico discurso de Eva Perón desde un balcón del segundo piso del Banco Nación, en Plaza de Mayo, luego del Renunciamiento Histórico a la candidatura como vicepresidenta de la Nación por encontrarse muy enferma.


¿Qué pasó después? A la noche de aquel día, se transmitió un pasatiempo musical preparado por Enrique Telemaco Susini, con vestuarios y escenografía prestadas por el Teatro Colón, y la presentación la orquesta estable de Radio Belgrano. En los días siguientes, fueron pasando por la pantalla los distintos animadores, músicos y actores de la radio de Yankelevich.
El martes 23 de octubre, cuenta el periodista e historiador de los medios, Carlos Ulanovsky, la misma compañía que en la sala Gran Splendid ofrecía, en versión acortada, la comedia musical Petit Café también la hicieron en televisión. Allí actuaron Juan Carlos Thorry, Analía Gadé, Diana Maggi, entre otros. Ese día, al mediodía, nació Charly García.

El niño Carlos.


Hijo de Carlos García Lange y Carmen Moreno, el pequeño Carlos fue el primogénito que disfrutó de los beneficios de ser único hijo de una familia de muy buen pasar económico del barrio de Caballito, hasta que comenzaron a llegar los hermanos, que fueron tres: Enrique, Daniel y Josi.
Cuenta el periodista Sergio Marchi, en su libro “No digas nada. Una vida de Charly García”, que, a los tres años, sus padres le regalaron un pianito de juguete y que, como todo niño, lo inspeccionó, lo aporreó y finalmente comenzó a jugar con él. Pero un día, mamá Carmen escuchó algo más que un jueguito sonoro, escuchó una melodía hecha y derecha, como de cajita de música, compara Marchi. Cuando fue a ver de qué se trataba, se encontró a su pequeño y evidentemente virtuoso hijo tocando las teclas y creando melodía.


¿Y si el pequeño Carlitos es un genio? La pregunta sobrevoló las mentes de sus padres, quienes optaron por sentarlo en un piano de verdad y ver qué pasaba. Fueron hasta la casa de un vecino que tenía un piano en su living y lo sentaron frente el enorme instrumento. “Charly se quedó quieto un rato”, cuenta Marchi en su libro, “pero pronto descubrió que esa cosa enfrente de él funcionaba igual que su juguete a pesar de su enorme escala. Naturalmente, comenzó a tocar como si no hubiera hecho otra cosa en su vida”.


Ni sus padres ni el vecino, ocasional testigo de un momento extraordinario de la música argentina, podían creer lo que veían y escuchaban: efectivamente el futuro Charly era un niño prodigio de casi tres años, con un instintivo conocimiento musical. Pronto comenzarían sus clases de piano. Algo que sucedería en 1956, en el Conservatorio Thibaud Piazzini con la profesora Julieta Sandoval. Su primera actuación en público de la que existe testimonio, sostiene Marchi en su biografía de Charly, data del sábado 6 de octubre de 1956, a las seis de la tarde. Tocó una pieza anónima y otra de la autoría de su profesora. Lo que comenzó aquella tarde no fue otra cosa que una de las obras más importantes de cultura argentina: la obra musical de Charly García.


SUSCRIBITE A TODOS TENEMOS UN PLAN
Todos los viernes lo que tenés que saber para el fin de semana.

Comentarios


Los 69 de Charly García, Evita y la televisión