Los millennials cambian la forma de tomar té en la India

La tendencia ahora es seguir el modelo norteamericano.



#

Los millennials, con su alto poder adquisitivo, cambian las costumbres a la hora de tomar té.

India siempre fue una nación tradicionalmente bebedora de té, pero en los últimos años el negocio de los bares especializados en la infusión creció fuertemente, impulsado por el incremento de nuevos consumidores urbanos con mayores ingresos, entre los que se encuentran los millennials atentos a nuevas ofertas.

Para tener una idea de la relación de India con el té, vale la comparación con el café: por cada taza de café, un indio toma 30 tazas de té.

De hecho, en 2017 el país consumió 678.200 toneladas de té envasado, lo que lo convirtió en el mercado más grande del mundo para el producto, según la firma de investigación Mintel.

Una vista del “Taj Mahal Tea House”.

Pero lo que ha cambiado en los últimos años fue la forma en que los indios consumen el té, ya que ahora no lo hacen solo en su casa o en puestos callejeros, sino que buscan satisfacerse en bares y cadenas especializadas al mejor estilo Starbucks, asegura el sitio Quartz.

En otras palabras, el vendedor ambulante, que cobra 5 rupias el vaso (1,40 pesos argentinos), sigue subdesarrollado mientras que proliferan puntos de venta como los de la cadena “Chai Point” o “Chaayos”.

“Estas cadenas aportaron mucha innovación y nuevas ideas sobre el té”, opinó Anil Talreja, socio de la consultora Deloitte India.

Chai Point abrió su primer local en 2010 en la ciudad de Bengalore y actualmente vende alrededor de 300.000 tazas de té al día en sus 100 puntos de venta, sin contar el delivery ni la instalación de sus propias máquinas expendedoras de té para oficinas.

Tal es el crecimiento del consumo que esta cadena se encuentra ahora en un proceso de financiación para fortalecer la estrategia de lanzamiento a su mercado multicanal, afirmó Amuleek Singh Bijral, cofundador y CEO de la marca.

El negocio de los bares de té atrajo fuertemente a los inversores en los últimos años a medida que más consumidores urbanos, con mayores ingresos, comenzaron a consumir la infusión en tazas.

A su vez, Chaayos, con sede en Nueva Delhi, anunció planes para abrir 300 locales en los próximos cinco años y sumarlos a los 50 que ya tiene en distintos puntos de la ciudad.

Es que además de las llamadas “startups” (empresas emergentes), las grandes compañías de bebidas también estuvieron observando el negocio del té.

En 2015, el gigante del consumo masivo Hindustan Unilever, que vende las populares marcas Brooke Bond y Red Label, inauguró la casa de té y restaurante de alta gama “Taj Mahal Tea House”.

Dos años después, Tata Global Beverages -la segunda compañía de té más grande del mundo- anunciaba el lanzamiento de Chai-Unchai, un bar de té en Bangalore.

“Lo que también está ayudando a su causa es la demografía rápidamente cambiante en la que los jóvenes del milenilas buscan estas ofertas”, explicó Talreja.

Telam


Comentarios


Los millennials cambian la forma de tomar té en la India