Mayo fue el peor mes de la pandemia en Río Negro y Neuquén: radiografía de una crisis sanitaria

Los fallecimientos rionegrinos crecieron un 18% más que en octubre del 2020, durante el pico de la primera ola. Los partes neuquinos informaron más de 20.500 contagios en 31 días. La edad promedio de los internados en terapia bajó 16 años.




A la baja. Las curvas promedio muestran una leve caída, pero aún no es tendencia confirmada. Foto: Marcelo Ochoa

A la baja. Las curvas promedio muestran una leve caída, pero aún no es tendencia confirmada. Foto: Marcelo Ochoa

La denominada segunda ola del coronavirus que, a juzgar por los gráficos que se incluyen en esta nota, podría leerse como la tercera, tiene dos características centrales: un aumento exponencial de casos producto de la mayor contagiosidad de las nuevas cepas y una circulación casi sin restricciones y; una baja de la edad de los contagiados, internados y víctimas, explicado en parte, por la vacunación avanzada en adultos mayores. Mayo fue para Río Negro y Neuquén el peor mes de la pandemia y solo puede compararse contra octubre de 2020, el pico de la primera ola.

Repasemos qué ocurrió en tres datos que dejó el mes terminado ayer: contagios, víctimas mortales y rangos etáreos.

Neuquén cerró el período con 92.948 contagios acumulados, unos 20.551 más que el 30 de abril. En octubre de 2020 pasó de 9.856 a 26.064, es decir, que en 31 días sumó 16.199 casos. El atenuante -si es que puede llamarse así- contra el año pasado fue que en el lapso mencionado cerró con 10.950 casos activos, duplicó el número de principios de mes, y ayer los activos eran 6.809.

El aumento exponencial de casos este año también elevó la cifra de altas. Pero fundamentalmente impactó en el sistema de Salud. Rápidamente la ocupación de camas de terapia intensiva (UTI) alcanzó el 100% de su capacidad y hasta ayer los internados, incluyendo intermedia, general y guardias, era de 659 pacientes.

Junto con la saturación se expresó otro dato alarmante: la edad promedio de los internados en UTI cayó 16 años. Durante la primera ola era de 68,9 años, en el inicio de la segunda ola bajó a 60,7 y en las últimas semanas, según información oficial, fue de 52,9 años.

La edad promedio de los fallecidos en Neuquén también descendió de 70,1 a 66,3 años. Y para los contagios bajó de 39,2 a 38,3 que, en un universo que se acerca a los 100 mil contagios acumulados, resulta muy significativo.

Río Negro acumulaba en mayo -hasta el domingo 13.290 casos y 272 víctimas fatales, cerrando -con los datos de anoche- en 13.728 y 291, respectivamente. Los muertos de octubre fueron 246, es decir, crecieron un 18% en el último mes.

En el caso neuquino el registro de pacientes fallecidos fue el único que se mantuvo por debajo en la comparación con el peor mes de la primera ola: 299 contra lo 303 de 2020.

La secretaria de Políticas Públicas de Salud de Río Negro, Mercedes Ibero, explica el aumento de los muertos en el alza de contagios y, en ese sentido, repite que el proceso de la pandemia se evalúa en índices de letalidad, comparando casos con decesos. Aludió que “el año pasado fue del 2,5% y, actualmente, se está en el 2,2%”.

Al domingo, los fallecidos en Río Negro ascendían a 1.678, concentrados en Bariloche y en Cipolletti, con un 20% y un 12%. Viedma y Roca compartían el tercer lugar, con un 8%. Ayer murieron 19, totalizando 1.697.

En cuanto a las edades de las víctimas fatales, Río Negro informó los porcentajes acumulados desde el inicio hasta el 26 del mes pasado, con un total de 1.525 muertes, que se distribuyen así: 0,2% 0-19 años; 2,5% 20-39 años; 14% 40-59 años; 54,5% 60-79 años y; 28,5% 80 y mayores de 90 años.

Respecto de los casos, tanto en Río Negro como en Neuquén, la curva del promedio semanal anticipa una leve baja que nadie aún se anima a confirmarlo como tendencia.

El caso rionegrino muestra que el viernes llegó al pico, con 6.427 activos, aunque la curva mostró una baja el fin de semana, confirmándose con los números del lunes: 6.041.

En el proceso de contagios, el ministerio de Salud confía que se consolide esa leve caída detectada, con su atención en el Alto Valle porque advierte un alza mientras disminuye en otras regiones, especialmente en Bariloche.

El viernes, Viedma ascendió a 1064 infectados, con descensos posteriores y esa tendencia parecía sostenerse ayer en una concurrencia inferior al Camu del Lavalle para testearse. El lunes anterior, la asistencia superó los 200 viedmenses, con más del 70% de contagiados. Aún esa menor presencia, el número de la víspera fue alto: 145 contagios y 952 totales.

El 20 de mayo, la Provincia consignó el mayor número de infectados detectados en un día, con 733 y totalizando 5.503 acumulados. Los casos diarios bajaron aunque se sostuvo el aumento del total, llegando el 28 de mayo a los 6.427.

El 24 de octubre pasado, los activos sumaban 5.078, es decir, los contagiados subieron en un 26% en relación al pico más importante anterior. Existió otra ola en enero del 2020, con menor impacto porque rondó los 4.000 acumulados.

En Neuquén el acumulado de acasos activos se mantiene estable desde hace días por el elevado número de altas, sin embargo, el impacto de las restricciones, si es que tuvieron un efecto positivo, debería consolidarse en el transcurso de la semana.

Cifras

11.421
contagios acumuló Río Negro en octubre de 2020. En el mes que terminó ayer fueron 13.728. El dato de muertes fue 246 contra 291.
16.199
casos acumuló Neuquén en octubre de 2020. En el mes que terminó ayer fueron 20.551. El dato de los fallecidos fue 303 contra 299.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Mayo fue el peor mes de la pandemia en Río Negro y Neuquén: radiografía de una crisis sanitaria