Los que van y los que se quedan



VIEDMA (AV).- Muchas de las familias que tomaron las viviendas del denominado barrio 22 de Abril saben que infringieron la ley y que tendrán consecuencias por ello. Pero también reconocen que hace años que esperan una casa o un lote.

Anoche, una comisión tenía previsto reunirse con el juez Mussi para explicarles su situación. Dicen que están cansados de no ser incluidos en ningunos de los listados elaborados por los organismos estatales para el acceso a un techo propio.

“La mayoría de la gente se está retirando porque tiene miedo a que la policía golpee y muchos estamos con nenes chiquitos”, dijo Daiana, ayer, cuando se retiraba del predio. Contó a “Río Negro” que “a mí me entregaron la llave en mano los policías y se las devolví con la casa en idénticas condiciones”.

Daiana ocupó una vivienda en un sector del barrio en el que ayer cerca de la mitad de las familias había decidido retirarse.

Sin embargo, en el sector opuesto, Belén contó otro panorama. La joven, también sola y con dos hijos, dijo que permanecerán mientras puedan y que para ello se organizan con ánimo de poder ayudarse.

Reconoció que durante estos días ingresaban jóvenes de noche en moto y se llevaban sanitarios, tanques de agua y ventanas. “Mi casa está igual que el primer día, puede haber un poco de barro nomás”, cuenta la joven.

Un muchacho que habita una casa lindera completa que han intentando organizarse, por un lado para poder dialogar con las autoridades judiciales y policiales –del Municipio nadie se acercó aún– y además para poder evitar que vándalos aprovechen la situación para provocar destrozos y robos.


Comentarios


Los que van y los que se quedan