Los Soto: familia, barrio, pasión y básquet en Neuquén

Ariel dirige a su hija Guadalupe en Gregorio Álvarez, uno de los equipos top de la zona. El apellido Soto es sinónimo de básquet femenino en Neuquén. Las historias y los puntos de vista sobre la actividad reflejan la importancia que el deporte tiene en sus vidas.



1
#

Sonrisas en la EPET 3. El gimnasio donde Gregorio hace de local fue el lugar elegido por ‘‘Río Negro’’ para dialogar con los protagonistas.(Foto: fotos: matías subat )

2
#

3
#

4
#

La llegada de Ariel Soto al barrio Gregorio Álvarez marcó un antes y un después para el básquet en el oeste neuquino. De su mano, fueron muchos los chicos y chicas que dieron sus primeros pasos tanto en el Polideportivo del barrio como en el Playón de Melipal.

El entrenador forjó a uno de los equipos dominantes del femenino de la provincia y su hija, Guadalupe, integra la galería de las mejores jugadoras de los últimos años. La familia vive el deporte en forma muy intensa. ‘‘El básquet es un estilo de vida’’ y los Soto encarnan esa frase.

‘‘Nunca trabajé para mi hija. Ella se tuvo que romper el lomo. Cuando estaba en formativas era igual con todas mis jugadoras. No endioso a ninguna, menos a ella’’, dice Ariel. Su hija ratifica entre risas: ‘‘recuerdo que una vez me fui llorando de un entrenamiento. Nunca tuve privilegios. Tengo mi rol como cada una de mis compañeras’’.

Desde sus inicios en el Club Ceppron cuando tenía 16 años, el hoy DT arrancó haciendo de monitor con los más chiquitos. Nunca abandonó el rol docente dentro del básquet, más allá de haber jugado en primera.

Cuando Ariel tenía 20, la municipalidad dio el visto bueno a una propuesta que implicaba comenzar con el básquet en el barrio, donde ya vivía hacía 5 años. ‘‘Este para mi es el barrio del básquet y eso se ganó por el trabajo que se hizo en el poli sin aflojar. No nos olvidamos de la contención. Es nuestra forma de trabajar para que los chicos estén adentro del gimnasio y no en la calle’’, cuenta el DT.

El femenino tiene distintos matices. La cuestión de género juega su papel. Ariel explica con mucha claridad que ‘‘el chico tiene la posibilidad del playón. A los varones nos tenían que sacar de la cancha para que dejemos de jugar. Las chicas no pueden hacer eso por los riesgos que corren en la sociedad. Por eso en el femenino suele suceder que hay 3 o 4 que marcan diferencias, mientras que en el masculino puede ocurrir que los 12 sean parejitos’’.

Más allá de estas dificultades, el crecimiento del básquet femenino es evidente. ‘‘Cuando empezamos éramos 3 equipos: Pacífico, la Municipalidad de Zapala y Gregorio. Hoy somos 14’’, menciona el técnico.

Sobre el mismo tema, Guadalupe opina que ‘‘el crecimiento del femenino es positivo. Se ha recuperado el nivel, se ven partidos más complicados y apretados. Me pone contenta porque juego desde chiquita al básquet y una aspira a que esto crezca y le ayude a la formación de una’’.

Gregorio manda. ‘‘Con los años y la trayectoria llegamos a lo que somos hoy. Competimos mucho, nos anotamos a todos los torneos. Incluso hemos iniciado encuentros con municipalidades y pueblos. No nos quedamos con una sola cosa’’, explica Ariel.

Hoy asisten 60 chicas de premini a primera. Cuesta juntarlas y que sigan jugando porque en esa zona de la ciudad también el vóley es fuerte.

Sobre la condición dominante de Gregorio en el escenario provincial, Guada afirma: ‘‘Somos uno de los equipos con más años y constancia en el femenino. Por eso nos ganamos el respeto y el reconocimiento. Hemos logrado muchas cosas a nivel municipal y nacional (Evita), tenemos jugadoras en selección neuquina y a nivel nacional’’.

Puntos de vista. Para el básquet de Neuquén este momento no es uno más en su historia porque está en pleno resurgimiento. La obtención del Argentino de Mayores fue muy especial.

Guadalupe asistió a todos los partidos y destaca el espíritu de los campeones. ‘‘Seguí al equipo y fue un grupo de jugadores excelente, con un juego muy dinámico. Se vio mucha entrega y eso motiva a los más chicos porque son los modelos para llegar’’.

Su papá aporta otra visión interesante: ‘‘Tengo una opinión distinta a otros profes. El Argentino de Mayores estuvo bueno, no solo por el resultado, sino porque se pudo jugar con chicos de acá. Para mi, antes de ayudar a equipos debería existir un proyecto provincial como Salta Básket.

Se podría usar el Ruca Che, que para eso se hizo y tener un equipo en TNA o Liga. Creo que nos ayudaría a los entrenadores y a los jugadores. En mi opinión serviría para que los chicos no necesariamente se tengan que ir’’.

Datos a tener en cuenta

‘‘Muchas veces cumple no sólo el rol de entrenador sino también el de padre. Eso es más importante y por eso se lo reconoce’’.

Guadalupe, sobre su papá.

‘‘Nunca endiosé a ninguna jugadora, menos a ella. Siempre se tuvo que romper el lomo igual que todas sus compañeras desde las formativas’’.

Ariel, acerca de su hija.

Una gran jugadora con los pies en la tierra

Guadalupe es valorada entre las destacadas en el básquet femenino de la zona pero ella se considera una más del equipo.

“Jugar acá es muy emotivo y me llega mucho porque yo me hice acá desde que tengo 5 años. Lo que logré es gracias a mi entrenador y a mi equipo”.

“Está bueno el reconocimiento porque una se entrena para lograr cosas buenas y ayudar al equipo, pero una se destaca gracias a las compañeras”.

“El básquet es una parte fundamental en mi vida y le doy prioridad por sobre otras cosas. Hay que ser coherente porque no voy a vivir de esto, pero le dedico muchas horas y es importante para mí”

“Mi viejo es un luchador por el básquet, las chicas y todo el barrio”.

Datos

20
Los años que lleva Ariel Soto con el básquet de mujeres. Sin dudas, se trata de uno de los referentes de la zona.
3
Los clubes con rama femenina que había en la provincia cuando arrancó Gregorio Álvarez.
‘‘Muchas veces cumple no sólo el rol de entrenador sino también el de padre. Eso es más importante y por eso se lo reconoce’’.
‘‘Nunca endiosé a ninguna jugadora, menos a ella. Siempre se tuvo que romper el lomo igual que todas sus compañeras desde las formativas’’.

Comentarios


Los Soto: familia, barrio, pasión y básquet en Neuquén