Mataron a un joven a balazos y después se entregaron a la fiscalía

Carlos Henríquez tenía 25 años y fue agredido por dos personas, una de ellas menor de edad, en el barrio 28 de Abril. Recibió tres disparos, uno de ellos fatal. El crimen ocurrió cerca de las 4 y por la tarde los agresores fueron a la fiscalía con sus abogados.



Se cruzaron por primera vez en un lugar donde venden alcohol de manera clandestina en el barrio 28 de Abril. En ese momento no ocurrió nada. Los agresores esperaron una segunda oportunidad. Permanecieron en los alrededores y cuando Carlos Henríquez regresó alrededor de las 3.30 de ayer al punto de venta ilegal, lo balearon.

Tras el ataque, los agresores escaparon corriendo del lugar. Un llamado al 911 de la Policía de Río Negro avisó que había un joven herido, tirado en el playón del barrio 28 de Abril. Minutos después, personal del hospital Ramón Carrillo llegó en una ambulancia al sitio indicado y encontró a la víctima, que presentaba una hemorragia profusa en el pecho y ya no tenía signos vitales.

La víctima recibió tres disparos con un arma de fuego, informaron fuentes judiciales. Un balazo dio en la pierna izquierda, otro en la mano derecha y el disparo letal fue el que recibió en el pecho, según determinó la autopsia que se hizo ayer antes del mediodía.

Testigos que observaron el ataque aportaron los primeros datos a la investigación que lleva adelante la fiscal Betiana Cendón, junto con policías de la comisaría 28.

Los testigos brindaron información que permitió establecer la identidad de los autores del ataque. Pero faltaban datos para localizar a los sospechosos. Además, en el barrio 28 de Abril con el paso de las horas las fuentes de información se cerraron, lo que complicó el avance de las pesquisas. Durante la mañana, integrantes del gabinete de Criminalística de la Policía de la provincia rastrillaron el playón y los alrededores en busca de vainas servidas y otros elementos útiles para la investigación.

Alrededor de las 15, dos abogados se presentaron en el edificio del Ministerio Público Fiscal, ubicada en Otto Goedecke y Anasagasti, con los dos sospechosos, que se pusieron a disposición de justicia. Uno de los jóvenes tiene 19 años y el otro 17. Fuentes con llegada a la defensa de los imputados, señalaron que los jóvenes optaron por entregarse a la fiscalía por temor a posibles represalias por parte de allegados a la víctima.

La fiscal dispuso la detención del joven y convocó a personal de Desarrollo Social, para alojar al adolescente en una institución dependiente de la provincia.

Las fuentes comentaron que entre los detenidos y la víctima había un conflicto desde hace bastante tiempo y que se cruzaron casualmente en la madrugada de ayer. Aseguraron que la víctima no tenía armas. Todavía falta encontrar la que usaron los autores del crimen.

Cendón solicitó ayer a la Oficina Judicial una audiencia para hoy a las 7.50 para la formulación de cargos contra los dos sospechosos. En principio, se trata de un homicidio calificado por el uso de arma de fuego y la participación de un chico.

Un conflicto de larga data sería la causa

Entre los detenidos y la víctima había un conflicto desde tiempo atrás y se cruzaron casualmente en la madrugada de ayer.

Hoy a primera hora les formularán los cargos a los dos sospechosos.


Comentarios


Mataron a un joven a balazos y después se entregaron a la fiscalía