MEDIOMUNDO: Besos forajidos



Atardecía en el campo. Entonces los veranos eran cálidos y los inviernos duros. Todo estaba en su lugar. Su cuerpo delgado se balanceaba en el columpio. Era una chica y yo un niño frágil, amante de los caballos. Jugaba con mi admiración. Era tan obvio que estaba prendido de su aire de ciudad, del color perfecto de su piel y de su traje beige que dejaba al aire sus muslos de arcilla. Yo no decía nada, y ella sólo cantaba y de a salpicones se reía. Parecía haberse vuelto loca pero, en el fondo, estaba feliz de ser quien era. Tan llena de vida. Maravilloso proyecto de mujer. Se impulsó con fuerza y de un salto felino se puso junto a mí. Me besó en los labios sin pretextos. Como si no lo hubiera pensado un segundo antes. Mi boca naufragó en su boca y mis pensamientos me llevaron muy lejos de allí. Donde el sol comienza.

A punto de recibirme de hombre, busco en su abrazo desesperado la salvación de mi propia alma. Sé que si parte hoy, si se toma el próximo avión, no la volveré a ver jamás. Hay demasiados imposibles entre nosotros. Acabo de descubrirlo hace unas horas y debo resignarme a pesar de que el corazón me dice que todo puede hacerse, que nada es tan fuerte como la voluntad de alguien enamorado. Pero me equivoco y la prueba más fehaciente de mi error es que la aferro contra mi pecho y la beso profundamente en lugar de decirle adiós. Es un beso por el que fluyen el deseo, el sexo que ya no tendremos y las palabras que no podré escribir.

En una fiesta un poco descontrolada, dos jóvenes vestidos de saco y remera blanca con un logo que dice “Smile Dirty”, comparten los labios de una misma chica. Uno sostiene una cámara digital en la mano. El otro va peinado a lo Elvis. La excitación de estar aquí mismo pero más allá de todo, los confunde y los impulsa al descaro. Las manos de ambos recorren el curvilíneo cuerpo de esta Eva seducida por la música y la tentación de lo prohibido. Pera nadie les prohíbe nada y siguen, interminables y expectantes, asediándose.

Humphrey Bogart deposita sus labios de varón recio sobre los de Ingrid Bergman. Es un beso destinado a la nada. El último refugio para el amor. Rick Blaine besa a Ilsa Lund, y ella, delicada y pura como una corriente subterránea, se inmola en la pasión. Goodbye, Rick.

Sailor Ripley (Nicholas Cage) sale de prisión con una sola cosa en mente, poseer a Lula Pace Fortune (Laura Dern) de principio a fin. Tienen el corazón salvaje, de ahí el nombre del filme. Su mirada en llamas. La intensidad como bandera. Es tanto o más que un beso el que le da una vez libre. Con el protocolo de un príncipe azul, aunque este usa campera de piel de serpiente, se inclina sobre su damisela de cuento. Lula no opone resistencia y flexiona las rodillas. En posición de loto atraviesan el espejo de Alicia.

En todas estas postales reales y cinematográficas pensé días atrás cuando estuve a punto de dar un beso que finalmente se resolvió como un proyecto trunco que me dejó sabor a poco. Las palabras completaron el gesto. Y las puse sobre el papel de este modo:

“Ese beso en la boca explica las constelaciones. Anula los planes de Dios. Ese beso en la boca tiene el sabor de lo inmediato y es una síntesis del futuro. El beso que provoca el cambio antes del movimiento. No serás el mismo después de incendiar su boca con tu boca. No volverás sobre tus pasos. No mirarás atrás. De ahora en adelante te vestirás, pensarás y hablarás distinto. Porque el beso que recorrió tu espinal dorsal y despertó los átomos de tu piel, es un bocado prohibido. El deseo es un acto fuera de la ley. Te hace forajido. No es tu lengua atravesando el océano de lo ajeno sino el robo del éxtasis a quién un día lo inventó. No son tus manos surcando el territorio indio de la fragilidad, es tu sola presencia donde nadie más se atreve. No es tu voz susurrando al oído, te amo, es que no debes articular ni siquiera un gesto en la casa del poder. Ese beso es una aproximación al vacío?

Más textos en:http://rionegro.com.ar/blog/mediomundo/

CLAUDIO ANDRADE

viejolector@yahoo.com


Comentarios


MEDIOMUNDO: Besos forajidos