Mejoraron las chances de Cipolletti



CIPOLLETTI (AC).- Hacía mucho tiempo que por el club Cipolletti no pasaba la bonanza. Y si bien todavía el camino que queda por recorrer es el más duro, las expectativas son totalmente distintas a las de un tiempo atrás.

Los excelentes resultados obtenidos en las dos últimas presentaciones, el descuento de puntos sobre quienes venían precediendo a los albinegros en el torneo de la Primera B Nacional y un rendimiento colectivo que ha levantado el nivel, obraron como detonante para que las sonrisas afloren.

“Pensé que con la experiencia que tengo y conociendo tan de adentro el mundo del fútbol ya no me quedaba capacidad para la emoción. Sin embargo me equivoqué, la victoria conseguida ante los tucumanos me demostró lo contrario”, confesó un medido pero satisfecho Vicente Cayetano Rodríguez a poco de terminar el partido en la “Ciudadela”.

Esa sensación se reflejó en los pocos que creían en las posibilidades de este equipo. Los principales dirigentes, los integrantes del plantel y unos pocos hinchas eran quienes se animaban a colocar algunas fichas hace algunas semanas atrás.

Sin embargo, un trabajoso triunfo ante General Paz Juniors y una actuación a gran nivel ante San Martín en Tucumán que le permitieron sumar otros tres puntos parecieron hacer cambiar el panorama.

Más allá del significado exclusivamente numérico de estas seis unidades, las victorias adquieren un mérito mayor porque se consiguieron ante dos rivales de lucha directa por le permanencia en la divisional.

Claro que esto no es suficiente. En realidad, apenas es iniciar el camino de la recuperación. Una recuperación que habrá que fortalecer permanentemente porque todavía Cipolletti está caminando en la cornisa.

El viernes a las 22 llegará Godoy Cruz, otro rival que está en el lote de los equipos en peligro. Por lo tanto volver a ganar no sólo servirá para engordar el promedio sino además para acercarse más a los rivales directos.

Por estas horas el optimismo de la gente de Cipolletti no sólo se apoya en los resultados obtenidos, sino porque además observó algunas saludables actuaciones.

El símbolo de la levantada es sin dudas Henry Homann. Pero además Matías Urbano, Marcos Pereyra, Cristian Martínez y Rodrigo San Martín son algunos de los que decidieron asumir la responsabilidad, “pintarse” la cara y salir a no regalar más terreno en los metros finales del certamen.

Falta poco y cada punto se cotizará como oro.

Sin embargo la actitud de los últimos compromisos permiten observar el futuro con cierto optimismo como para pensar que, como se decía en estas páginas la semana pasada en referencia con aquel cartel que estaba colgado en la alambrada del sector de plateas, este Cipolletti todavía puede. Más aún si pone ganas.


Comentarios


Mejoraron las chances de Cipolletti