Mensajes enajenantes




Cuando nos informan de casos, muertes, número de infectados, y a su vez vemos bares, confiterías, gimnasios abiertos y nos hablan de la vuelta a clases y de abrir el turismo para Bariloche y la costa atlántica, se observa con estupor el discurso alienante a través de los medios de los gobernantes de turno.

Estamos viviendo momentos surrealistas que llevan a la confusión y enajenación de los habitantes de este bendito planeta, que reciben estos mensajes constantemente, y son bombardeados desde los medios donde se mezcla la cruda realidad por un lado, sobre los casos y la mortalidad, y la apertura de lugares donde ya sabemos que el virus está y el peligro que conlleva concurrir y la vuelta a las clases (en lugares abiertos), lo cual es tan pero tan bizarro que ya saca de quicio a los que fuimos y somos docentes y sabemos los peligros que eso conlleva y las responsabilidades para los docentes.

Solo con que se escape un niño me pregunto: ¿cómo se va a resguardar el docente de un sumario administrativo?

Si estamos en el punto álgido de la pandemia con hospitales desbordados, médicos y enfermeras en situación critica, ¿desde qué lugar y con qué lógica se habla de abrir espacios y fomentar el turismo?

Y aquí es desde donde hablo del discurso enajenante, porque rompe las leyes de la lógica y lleva al ciudadano a preguntarse y cuestionarse sobre la verdadera realidad de esta pandemia.

Producen graves daños en el psiquismo de las personas que llevan a incrementar màs los niveles de angustia en algunos y a relajarse y dejarse llevar exponiéndose al virus.

Por eso les pido a los gobernantes que no enfermen a la población con este tipo de discursos que, lejos de ser saludables, son enajenantes y enferman más a la población que la pandemia misma.

Silvia Castex Pla

DNI 12.949.107


Comentarios


Mensajes enajenantes