“Municipalidad de San Antonio Oeste y las tierras fiscales”



El Concejo Deliberante de San Antonio Oeste, en la voz de su presidente el ingeniero Palomequez, dice: “…trece años después se pudo concretar este paso, que el convenio del 2001 fijaba que debería haberse efectuado tiempo después de la rúbrica…” (ver “Río Negro” del 18/3/13). A lo que Palomequez se refiere es al “convenio” entre Verani y Casadei, y trató, nada más ni nada menos, la transferencia de la provincia al municipio de San Antonio Oeste de unas tres mil hectáreas ocupadas desde 1912 por las familias Ullua y Velázquez, quienes pagaban “pastaje” a tierras y colonias de la Nación, poseían planos, eran reconocidos y vivieron siempre en esas tierras hasta el presente, y gracias a ellos no se han llenado de “okupas” (salvo las autorizaciones ilegales que dio Casadei a la familia Hermida-Denuighes y al Club de Pesca y últimamente Iud en el puerto propiamente dicho). Los Ullua figuran en la historia de esta provincia. En el 2006 aproximadamente vinieron a las tierras mencionadas el arquitecto uruguayo Capandeguy y un gerente del BID (este último desde Colombia). Hicieron un relevamiento de las mismas y Capandeguy quedó contratado por el municipio para que confeccionara lo que dio en llamar “Plan de ordenamiento territorial del municipio de S. A. Oeste”, que fue aprobado y habilitado por la comuna mediante ordenanza. Para conocimiento del público, sólo en CD cuesta $10 c/u y los que no tienen tecnología no se enteran. De acuerdo con este plan “bananero”, el municipio puede formar “comisiones” como la que figura en el artículo del diario mencionado precedentemente –“De seguimiento de Transferencia de Tierras Fiscales”– y, como en el caso Hermida-Denuighes, autorizar a edificar y explotar el comercio, como puede apreciarse ahora en la costa. También Casadei autorizó al Club de Pesca de Villarino a que construyera su sede frente a lo que fuera un bañadero de ovejas, etc., de los Velázquez y Ullua. Según habrían manifestado el arquitecto Capandeguy y el banquero colombiano, el plan fijaba el proceder que debía seguir el municipio para que el BID pudiera expedir un crédito a la Río Negro, y debe ser la razón por la que hasta el presente ni la Provincia ni el municipio dan título de propiedad alguno. En mis tres cartas anteriores referente a las tierras en cuestión he detallado los procederes especialmente del gobierno municipal y dejan mucho que desear en lo atinente a la legalidad de los mismos. En tierras que también fueron fiscales, linderas a las de los Ullua, hoy en día se venden lotes de 2 ó 4 hectáreas en doscientos o trescientos mil dólares y se entregan planos y títulos perfectos. Ni los Velázquez ni los Ullua tienen ingenieros en la familia o contadores o abogados que los defiendan y, al parecer, las autoridades de turno pretenden ignorarlos. El loteo hoy con más de treinta casas de material denominado “Saco Viejo”, actualmente no paga tasas municipales ni por recolección de residuos ni por derechos de obras particulares, y fue una venta que se realizó a don Genaro Ullua que figura como parcela 305.884 de Saco Viejo que con un total de aproximadamente 180 hectáreas fue sacada de las tierras que ocupaba Ullua desde el año 1912 y en esa oportunidad estaba dividida en tres secciones que fueran vendidas en principio a los señores Antonio Marengo, Oscar Guillermo Duymovich y Enrique Mario De Lasa. Conforme a la escritura, las tierras de Ullua tenían planos, partidas y los impuestos al día y para las más de mil hectáreas restantes ahora no tienen nada ni se las conoce en un municipio que no aplica la ordenanza a las tierras que ahora vende el señor Garay. Veremos si hay algún político o funcionario en Río Negro que quiera poner orden en este asunto que conocen todos los funcionarios de San Antonio Oeste que se fueron y los que están, pero han permitido el actual estado de cosas. Juan Carlos Malgesini DNI 4.673.429 Pto. San Antonio Este

Juan Carlos Malgesini DNI 4.673.429 Pto. del Este


Comentarios


“Municipalidad de San Antonio Oeste y las tierras fiscales”