Murió el joven que se disparó con una escopeta

Tras varios días en terapia intensiva con un cuadro irreversible dejó de existir Guillermo Speciale. Donaron algunos de sus órganos.



#

La ablación se realizó en el hospital Zatti. (Foto: Archivo)

SOCIEDAD

A media mañana de ayer murió el joven Guillermo Speciale, quien se disparó con una escopeta tras chocar con un motociclista y suponer que había muerto.

Ante la desesperación de haber protagonizado esa extrema situación optó por entregar su propia vida para desolación de su familia, su pequeña hijita y amigos.

Speciale tenía 33 años, era taxista, y una persona íntegra con un gran sentido de la solidaridad. Hace unos años donó un riñón para uno de sus hermanos que recuperó calidad de vida y dejó atrás la dependencia de las sesiones de diálisis día por medio.

En esta calidad de donante ayer le fueron ablacionadas córneas y válvulas del corazón, en este caso en ayuda de vidas anónimas.

En la madrugada del domingo ingresó al hospital Zatti, donde hasta ayer permaneció en terapia intensiva. Fue intervenido quirúrgicamente para la descompresión del cerebro producto del impacto de bala pero su recuperación fue imposible tras semejante daño sufrido.

Y como si fuera una paradoja mientras se apagaba la vida de Speciale, el joven motociclista -el otro protagonista del choque con el auto que conducía el taxista- se recuperaba en una sala común del hospital de la fractura de tibia y peroné sufrida al caer de la moto producto del impacto.

DeViedma


Temas

Viedma

Comentarios


Murió el joven que se disparó con una escopeta