“¿Nación propone, Provincia dispone?”





Como Nación o Provincia no han demostrado hasta ahora voluntad manifiesta de resolver el grave problema del transporte de la fruta de exportación de los Valles de Río Negro y Neuquén, conforme a noticias de este diario de los días l3 y l8 del corriente: “Faltaron casi todos a la reunión frutícola”, dice el diario, y también que el Sr. Hugo Tettamanti, subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación propuso, entre otras cosas, que se saque la fruta por Buenos Aires, a lo que se han opuesto los fruticultores. Pero también se ha dicho de hacerlo por Bahía Blanca o por Uruguay –hoy está vedado por razones políticas– o por Río Grande, Brasil… Finalmente se dijo que podría seguir saliendo por este puerto, pero resulta que sólo el 40% sale por bodega y el resto por contenedores… y hay que llevar estos vía marítima hasta Río Grande, al parecer lo que significa grandes gastos. Pero ni una palabra de ampliar la profundidad de este puerto como debiera. La concesionaria Patagonia Norte invirtió en una dársena de Bahía Blanca asociándose a esa concesionaria bahiense y desde allí saca la fruta del Valle… Veladamente se dice que habría que seguir utilizando este puerto… bla, bla. Lo que no se dice es que Patagonia Norte y la Provincia –según contrato de concesión– estarían obligadas a ampliar y mejorar el puerto de acuerdo a las necesidades… Cuando el Dr. Castello, debidamente asesorado, dispuso que la empresa francesa Socreah –de gran experiencia en el ramo– se contratara para efectuar los estudios para la construcción de este puerto, realmente quería hacer algo positivo para Río Negro. Luego como casi siempre, cuando debe hacerse algo para beneficio del país, “casualmente” aparecen los inconvenientes a los que estamos acostumbrados y –salvo el estudio– todo quedó parado. El exgobernador Mario Franco encaró al general Perón en su último mandato y éste ordenó la construcción que luego terminaron, gracias a Dios, los militares. Los informes técnicos detallados de la firma francesa –que originaron la excelencia de la obra– en su parte pertinente dicen: “No existe entrada de mar tan profunda como la de San Antonio en toda la costa patagónica: es un imperativo aprovecharla…”. Los ilustres ingenieros Cipolletti y Jacobacci coincidieron en aconsejar la construcción de este puerto, tal es así que Jacobacci mandó iniciar la construcción de los terraplenes –cien años atrás– que aún se pueden observar entre San Antonio Oeste y este puerto. Miren si serían pioneros estos gringos… La empresa francesa ya manifestó en sus profundos estudios en los que intervinieron técnicos de nuestra Armada y del Instituto de Hidrografía Naval que el fondo de mar donde se debía dragar era de tosca y pedregullo, que no necesitaría luego mantenimiento… Y cuánta razón tenían. Buenos Aires y Bahía Blanca tienen fondo con barro y arena que periódicamente tienen que dragar… En fecha 4/3/2009, en un escueto informe el Ente Regulador del Puerto, se informó que la firma Serman les entregó un estudio por ellos solicitado, donde dice que el trabajo de dragado para mayor calado costaría –en esa fecha– u$s 8,9 millones y pasan a detallar la forma de pago, etc. O sea que con menos plata de lo que ha costado el nuevo edificio para la Legislatura rionegrina –sin pedir créditos– se pudo dar la profundidad necesaria al canal de entrada para habilitar nuestro puerto para ingreso de navíos de gran tonelaje, portacontenedores para la fruta. Y el Bioceánico también, de lo que nuestras autoridades al parecer demuestran poco interés, no así Bahía Blanca, Neuquén y Villa La Angostura, que no quieren el paso del Bioceánico para sus idílicas vistas y tienen razón… Pero Río Negro, siempre “esperando la carroza”… y así nos va. Juan Carlos Malgesini, DNI 4.673.429 Puerto del Este

Juan Carlos Malgesini, DNI 4.673.429 Puerto del Este


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“¿Nación propone, Provincia dispone?”