Neuquén 2035: relato de dos escenarios futuros

Cuál elegimos. Este es un momento bisagra para nuestra ciudad. Y también hora de responsabilizarnos de lo que hemos generado hasta ahora.





Imaginamos dos escenarios futuros sobre un día en Neuquén en el 2035. ¿Estamos dispuestos a hacer lo necesario para cambiar nuestro rumbo y crear entre todos el Neuquén que queremos? Cada medida, cada paso, cada decisión, marca un camino.


Este 2020 es un año de grandes cambios. La “pandemia” ha puesto de manifiesto aspectos críticos de nuestra sociedad. El progresivo y acelerado deterioro ambiental, provocado por la utilización abusiva de los recursos naturales, y el estímulo a un consumismo inconsciente de sus impactos, hoy nos hace vulnerables a “nuevos virus”. Los desbalances e inequidades de nuestra economía, la violencia social, la inseguridad y las disfunciones de nuestras estructuras de justicia, nos convocan a responsabilizarnos de lo que hemos generado.

Collage digital: Gonzalo Maldonado, de "Río Negro"

ESCENARIO 1


La alarma del despertador quiebra la calma de la noche a las 5. Juan, mi pareja, trabaja en Cipolletti y se levanta con 3 horas de anticipación por las largas filas de embotellamiento en el puente. La App Riesgo WindGuru indica que es un día apto para salir a la calle. Así que Juan se coloca el traje protector para salir. La luz verde indica que el traje está listo para tolerar 10 horas de exposición a las toxinas. Si tu piel entra en contacto con el aire, te enfermas instantáneamente, para prevenir hay carteles por todos lados. Por eso, todo trabajo en la calle hoy se considera un riesgo, y la mayoría de los trabajos ya son home office.


Despierto a Mica y Tomy, nuestros hijos, para ir al colegio. Como es un día apto para circular, la escuela nos envía una notificación que hoy la jornada será presencial. Nos vestimos con nuestros trajes protectores mientras una alarma en los monitores de la casa me indica que el desayuno está preparado. Lo dejamos programado para las 8. Hoy toca un rico preparado a base de polvos importados de Italia. Desayunamos rápido en la barra de la cocina, mientras reviso el pronóstico para el fin de semana.

Vientos fuertes con alta toxicidad indican que no podremos salir. Cada vez sucede con más frecuencia por el avance de la desertificación, producto de los desmontes en campos de la región del Alto Valle. Otra vez nos perdemos 1 de las 2 salidas recreativas habilitadas en el mes. Recorremos en auto las 4 cuadras a la escuela.


Después de tantos robos, y desapariciones de personas, prefiero llevarlos. Los dejo y vuelvo a casa a trabajar en el balance económico-financiero de fin de año para mostrar el éxito de nuestras últimas medidas. Al mediodía, los paso a buscar y nos vamos a comer algo rápido al nuevo Reality Shopping, que tiene un sistema de purificación del aire que nos permite quitarnos el equipo de protección y vernos las caras de nuevo. Instalaron también un Paseo Costero virtual y también ofrecen nuevas experiencias 3D interactivas. ¡“Caminando por la barda” y “Meterse al río” son mis favoritas! Mica y Tomy se quedan en un nuevo juego que los tiene muy emocionados. Aprovecho el Hot Sale semanal para renovar varios electrodomésticos. Compro los de mejor calidad que duran 3 meses, y no 3 semanas como los más baratos. La obsolescencia programada es una práctica común y obligatoria en la industria por ley.

El progresivo y acelerado deterioro ambiental, provocado por la utilización abusiva de los recursos naturales, y el estímulo a un consumismo inconsciente de sus impactos, hoy nos hace vulnerables a “nuevos virus”.


En la escuela le enseñan a los niños la importancia del descarte y de reemplazar permanentemente los objetos, así siempre habrá trabajo para todos. Mientras los niños juegan, voy a caminar a la barda virtual. Tengo que cumplir con mis 30 minutos de ejercicio diario para conservar mi carnet sanitario. Si no te bajan del Sistema de Registro Digital y no podés acceder a trabajar, circular y abastecerte.


El control diario es a través de bandas de medición con GPS que nos colocan en el brazo, gracias al cual monitorean todos nuestros movimientos. Si detectan que tu salud está afectada, por prevención te dejan en las islas de detención sanitaria.
En la Isla ex Parque Central se encuentra Claudia, la mamá de un compañerito de Tomy, pero ya está por conseguir el alta después de dos meses y volverá a su casa. A la noche, usamos una de nuestras salidas recreativas para cenar frente al Paseo Costero, que a Juan le encanta. En el 2027 las aguas del río fueron declaradas no aptas para bañarse, pero arquitectos especializados en contaminación, diseñaron una gran estructura vidriada gracias a la cual disfrutamos de cenar frente al río. Nos sentimos muy conectados a ese lugar y nos gusta mirarlo, aunque sea de lejos.

Collage digital: Gonzalo Maldonado, de "Río Negro"


ESCENARIO 2


Los cálidos rayos de sol nos despiertan antes de que suene el despertador. Mientras corto un poco de pan casero que nos regaló la abuela el domingo, los chicos corren a juntar algunas frutas de la huerta. Luego de la pandemia se hizo cuerpo en nuestra cultura la vital necesidad de generar gran parte de nuestros alimentos sin agrotóxicos. Las antiguas costumbres de alimentación disminuían la capacidad de nuestras células de autosanarse. Nos alegra conectarnos con la magia de cuidar y comer nuestra propia producción. Los chicos saben del tiempo y dedicación necesaria para qué crezcan los cultivos y cómo llega ese pure amarillo a la mesa!


En el desayuno charlamos sobre el nuevo “Repair Café” que abrió en el centro, donde te arreglan y actualizan los electrodomésticos o dispositivos averiados, y así se evita la generación de toneladas de residuos electrónicos. Además, los estudiantes de las escuelas técnicas pueden hacer allí sus pasantías, aprendiendo desde chicos el valor de reparar. Juan se toma el Tren Interurbano del Alto Valle hasta Cipolletti y los chicos van a la escuela en bici.
En la vereda nos cruzamos con Claudia, la mamá de un compañerito de Tomy, quien saca sus desechos orgánicos al Compost Comunitario de la cuadra. La acompaño al EcoPunto y aprovecho a llevar nuestros reciclables. Esta vez no me olvido de ingresar mis datos en la máquina para que me acrediten los descuentos en impuestos.


En el trabajo estamos armando el reporte anual de sustentabilidad, con el detalle de todas las medidas orientadas hacia el triple impacto positivo -económico, social y ambiental-. Este requerimiento se implementó a partir de las políticas de Prosperidad del Bienestar establecidas en 2025. Abandonamos la búsqueda desenfrenada de crecimiento económico infinito, y priorizamos prosperar de forma socialmente justa, en armonía y equilibrio con el planeta. Reconocer y respetar los límites planetarios, que permiten asegurar la estabilidad de nuestro planeta, garantizando las necesidades básicas del ser humano.


Después del almuerzo, voy con unas amigas a caminar por la barda. Salir a respirar aire puro es un placer desde que implementaron el Programa “Vida saludable en nuestra Barda” que asegura la limpieza periódica y promueve la sensibilización respecto a evitar la contaminación. Hay EcoPuntos y estaciones de recarga de botellas reutilizables y se ofrecen clases públicas de yoga, meditación y artes marciales. Dejo a Tomy jugando en la vereda con amigos del barrio, mientras la llevo a Mica a clases de teatro.

Los desbalances e inequidades de nuestra economía, la violencia social, la inseguridad y las disfunciones de nuestras estructuras de justicia, nos convocan a responsabilizarnos de lo que hemos generado.

En la radio pronostican viento fuerte para mañana: ¡Buenas noticias para el sector energético! ¡Se aprovechará el potencial de nuestro Parque Eólico provincial! Somos pioneros en energías renovables a nivel nacional y regional. Buscamos a Juan en la estación y dejamos el auto en una de las centrales de recarga eléctrica. Nos sentimos más seguros para caminar el último tramo al río desde que reemplazaron todo el alumbrado público a LED, y se ahorra mucha energía. Nos encanta pasear por la avenida Argentina Verde, donde los edificios icónicos tienen frentes vivos de plantas nativas y otros sumaron terrazas verdes. ¡El Hotel del Comahue y la Municipalidad quedaron sensacionales!
Entre chapuzones tomamos mates mirando el mágico atardecer en el río. Gracias a la normativa de Preservación Hídrica sancionada hace unos años, hoy podemos disfrutar de sus aguas cristalinas, nosotros y todas las generaciones que vienen.

Catalina Barros Fabani
Politóloga. Especializada en Políticas Públicas y Sustentabilidad.

Carolina Wilson
Psicóloga. Coach. Especializada en Gestión del Cambio Cultural en las organizaciones.


Miembros del Grupo de Diálogo Norpatagónico


Comentarios


Neuquén 2035: relato de dos escenarios futuros