Neuquén no puede resolver la dificultad del acceso a la tierra y a la vivienda

Había indicadores que permitían prever las ocupaciones de terrenos en Neuquén. El déficit se acumula desde hace años, y las respuestas son lentas e insuficientes.



En campaña Mariano Gaido advirtió el déficit habitacional.. Foto: Mauro Pérez

En campaña Mariano Gaido advirtió el déficit habitacional.. Foto: Mauro Pérez

Las tomas que comenzaron el 25 de enero en la ciudad de Neuquén y que suman alrededor de 2.000 familias son el reflejo de un déficit que viene de larga data: la dificultad de acceder a la tierra y a la vivienda.

Esta demanda insatisfecha ya se detectaba en varios indicadores. Uno es el relevamiento de la cooperativa eléctrica CALF, del que surgió que en la ciudad hay 24 mil personas que viven en condiciones “de extrema precariedad”.

La cifra representa unos 5.800 lotes que carecen de servicios regularizados y de algún tipo formal de tenencia de sus parcelas.

Dentro del déficit hay que diferenciar la tierra y la vivienda. Desde la gestión municipal que asumió en diciembre se menciona que se hará eje en los loteos y que la vivienda se dejará en manos de Provincia (del mismo signo político, MPN) y de Nación.

Para 2019 el Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU) había proyectado construir 2.353 casas distribuidas en 40 localidades.

Un número muy por detrás de la demanda que ronda las 30 mil familias, de las cuales la mitad corresponde a Neuquén capital, según los últimos datos del Registro Único (Ruprovi).

En números

48
asentamientos informales había en 2019, según datos de Desarrollo Social del municipio. Algunos con más de 10 años.

No obstante, desde la provincia se resalta que Omar Gutiérrez lleva construidas en su gestión 5.000 viviendas. Por el lado del municipio se insiste que se avanzará en la materia con la creación del Instituto Municipal de Viviendas.

En las últimas entregas de viviendas del IPVU se observa que dos cooperativas fueron las más beneficiadas: el MTD y la 127 hectáreas. Entre ambas, en los últimos dos años representan dos tercios del total.

Jorge Salas, titular de la cooperativa 127 hectáreas y parte de la oposición subrayaron que no está documentado con precisión cuáles son las tierras fiscales municipales, provinciales y nacionales dentro del ejido de la capital.

Desde el Foro de la Meseta destacaron que sin ayuda del Estado y solo con la contribución de los beneficiarios, ya entregaron 365 lotes y que otros 225 se entregarán en marzo.

También pidieron una resolución “pacífica” y “rápida” ya que parte de los terrenos ocupados en Autovía Norte pertenecen a la cooperativa mercantil.

La multiplicación de las tomas generó cruces en la clase política. Desde el lado del MPN culparon a las gestiones del ex intendente Horacio Quiroga en materia habitacional. Por el otro lado, apuntan a que el IPVU nunca dio respuesta a la demanda.

La demanda de tierras nunca dejó de crecer y las respuestas siempre llegar tarde y fueron escasas. La capital neuquina es un polo de atracción nacional que no alcanza a absorber tanto interés y desborda hacia localidades vecinas.

Otro punto en las tomas va por la órbita judicial. Ayer, a pedido de la fiscalía se acusó al vecinalista Armando López, de instigar y del tráfico de influencia en la toma Bajada de Maida (ver página 4).

En tanto, la definición sobre qué ocurrirá sobre las tomas no muestra en los inmediato una solución.

Los puntos que quedan por definir es si los ocupantes aceptarán reubicarse y si permitirán ser censados por la Provincia.

Los asentamientos tienen una larga historia en Neuquén. Foto: Gentileza

“La ocupación termina siendo una válvula de escape”*

*Andrea Durán

Una genealogía de las tomas en Neuquén capital debería tomar como punto de partida aquel “barrio de intrusos” que se inició en la década del 40 sobre tierras privadas que, en 1963, fueron expropiadas por el entonces gobernador Felipe Sapag en su primer gobierno.

“El Ejecutivo necesita el instrumento legal que permita realizar un plan tan trascendental como el que representa proyectar viviendas económicas que reúnan condiciones de higiene y comodidad mínimas, indispensables, que los hombres de trabajo necesitan para hacer más llevadera la vida de pobreza que pesa sobre sus hombros y el de sus familias”, justificó el mandatario cuando envió el proyecto a la Legislatura. Así nació el barrio que hoy conocemos como Bouquet Roldán.

¿Acaso esa experiencia inauguró un modo de “planificar” la ciudad desde la urgencia? El Relevamiento Nacional de Barrios Populares que se realizó en el 2018 identificó 48 asentamientos informales en Neuquén capital, casi la misma cantidad que barrios oficiales.

“Hay un fenómeno secular que se registra a nivel nacional a mediados del siglo XX con la llegada de inmigrantes, en el caso de Neuquén desde el interior, y la proliferación de las primeras tomas. Lo que uno ve en el MPN en ese momento es que se privilegió el derecho a la vivienda sobre el derecho a la ciudad. Se generaron complejos habitacionales con localización muy periférica, vacíos urbanos en el medio, con servicios que llegaban tarde y mal. Se privilegió un crecimiento hacia afuera porque las tierras eran más baratas”, explicó el investigador de la Universidad Nacional del Comahue y del Conicet, Joaquín Perren.

“A partir de los 90, el Estado se retiró de la construcción de viviendas y el capital inmobiliario comenzó a regir los destinos de la ciudad. En la escala municipal, se colaboró en un proceso de revalorización inmobiliaria, como fue el corredor Doctor Ramón-Leloir, vendiendo tierras a precio de remate que generaron una densificación excluyente”, graficó. El investigador sostuvo que en la actualidad lo que se prioriza es “el derecho al lote” con la entrega de tierras sociales “que van a estirar los límites de la ciudad a prácticamente 10 kilómetros del centro, recrudeciendo este fenómeno”.

“Es importante que el Estado municipal recupere la botonera de la ciudad”, sostuvo Perren, quien acuñó el término sociológico de “repertorio” para explicar el fenómeno actual de las tomas cuya escala creció rápidamente en las últimas semanas.

“Cuando una acción colectiva es exitosa y consigue sus metas, termina por ser ejemplificadora. Muchos sectores, frente a la misma necesidad, van a escoger esa herramienta de lucha”, indicó.

El investigador del Conicet recordó que, como ocurrió con los inicios de Bouquet Roldán, “hay tomas consolidadas que se vuelven barrios y luego son sus hijos quienes ocupan en localizaciones todavía más periféricas que refuerzan el crecimiento hacia afuera de la ciudad. Esa ocupación termina siendo la válvula de escape por la imposibilidad de acceder a la tierra”, afirmó.

Cronología de las tomas 2020

-25 de enero: Unas 60 familias ocupan tierras en el sector conocido como “bajada de Pluspetrol”.

-26 de enero: Otro grupo no consigue ingresar al primer predio y toma en la zona de Los Hornos.

- 27 de enero: Se convoca a una instancia de mediación con la participación de la Defensoría del Pueblo.

-2 de febrero: Una tercera toma con 45 familias comienza a un costado de la Autovía Norte.

-3 de febrero: Empieza la masiva ocupación de la calle Casimiro Gómez: unas 2.000 familias.

-4 de febrero: A pedido del fiscal Marcelo Jara autorizan una orden de desalojo en Autovía Norte y Casimiro Gómez.

12-02-2020 NEUQUEN - TOMAS AUTOVIA NORTE - MAURO PEREZ

-12 de febrero: Tras dos reuniones hay un principio de acuerdo con condiciones por parte de los ocupantes.

-14 de febrero: Acusan al vecinalista López por instigar a las ocupaciones y le dictan 4 meses de preventiva.


Temas

Neuquén Tomas

Comentarios


Neuquén no puede resolver la dificultad del acceso a la tierra y a la vivienda