Neuquén refuerza su estatus sanitario

Una ley prohíbe el ingreso de carne de cerdo de otros países. Se busca impedir el contagio del Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino. Causa muerte en machos e infertilidad en las hembras.



#

Argentina es uno de los pocos países del mundo que está libre de la enfermedad PRRS. (Foto: archivo )

Neuquén busca mantener el estatus sanitario por eso desde abril del año pasado se sancionó una ley que prohibe el ingreso de carne porcina proveniente de países no libres de Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino (PRRS). Río Negro aprobó una norma similar más recientemente aunque contempla mayores requisitos y controles.

“La restricción abarca productos y subproductos de la carne. En subproductos entran chorizos y salamines y demás que sean elaborados con carne de cerdo provenientes de estos países porque se mantiene el virus ahí”, indicó Ariel Garralda, coordinador del Programa de Desarrollo Porcino del Centro Pyme.

Dijo que se busca proteger a la producción local ya que la enfermedad ocasiona importantes pérdidas económicas. “En los cerdos en crecimiento y engorde produce muchos muertes y en los lugares de gestación y maternidad produce abortos y problemas reproductivos en las hembras que no quedan preñadas”, explicó.

Estas medidas buscan resguardar la entrada de carne de cerdo que pueda tener riesgo de transmitir el Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino. “Se tomó la decisión de que no entrara carne de cerdo de Estados Unidos o de cualquier otro país que potencialmente pueda transmitir esa enfermedad”, expuso Garralda.

Recordó lo que pasó en Chile, Uruguay y Brasil. “Esos tres países por ingresar carne de Estados Unidos tuvieron focos de infección del PRRS”, dijo el funcionario. Mencionó que esta enfermedad también está presente en países de Europa como Dinamarca.

Garralda explicó una de las formas comunes de contagio del PRRS se da cuando se recoge de los basurales restos de carne para alimentar los animales y ahí se contagia porque el resto de carne que no se cocinó tiene el virus. También se contagia por medio del aire u otros vectores”, informó.

En el caso de Río Negro mediante la ley 5341 se prohibió el ingreso al territorio de la provincia de productos, subproductos y derivados cárnicos porcinos provenientes de sitios con PRRS.

“La norma de Río Negro habla también del rotulado, el envasado, lo que tiene que decir el producto cuando se comercializa”, diferenció Garralda.

Faenar un lechón en el matadero cuesta $ 120 y $ 10 pesos por kilo la faena de cerdos adultos, con un 10% de rebaja para crianceros de la meseta.

A mediados de diciembre el matadero que se ubica en Colonia Nueva Esperanza volvió a realizar su servicio de faena.

“Ahora se está en un momento de recesión. Pasadas las fiestas sucede eso. La compra de productos merma mucho. Pero antes de las fiestas se faenó mucho lechón”, comentó Rubén Della Maddalena, socio gerente de la empresa concesionaria del matadero.

La entidad tomó siete operarios para hacer las tareas.

Sostuvo que “la cuestión sanitaria está controlada por la municipalidad y el CIPPA, y hay un veterinario que hace los análisis y ve si están aptos para el consumo humano”.

Sobre este punto dijo que todavía “algunos productores están un poco mal acostumbrados a hacer la faena en sus chacras, y hay un poco de irresponsabilidad de algunos comerciantes de recibir esa mercadería que no está sellada”, manifestó.

Marcó que cuando tomaron la administración del matadero tuvieron que hacer infinidad de mejoras. “Estaban las máquinas rotas. Algunas se le hicieron service completo. Las calderas no funcionaban. Y se arreglaron las cámaras de frío y se compraron elementos de trabajos que no estaban”, expuso.

Antes el matadero estaba a cargo de la Asociación de Fomento Rural.

Datos

Faenar un lechón en el matadero cuesta $ 120 y $ 10 pesos por kilo la faena de cerdos adultos, con un 10% de rebaja para crianceros de la meseta.

Comentarios


Neuquén refuerza su estatus sanitario