Neuquén remata por primera vez una de las bodegas de El Chañar

Es uno de los complejos que fueron financiados con aportes del Iadep. La medida se adoptó a raíz de incumplimientos en el pago de los créditos.

En 2005 Fernando Muñoz de Toro compró la firma Arquén y bautizó la bodega como Valle Perdido y hoy precisamente está entre abandonada y perdida. Después de lo que se podría llamar la crónica de una muerte anunciada, el Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo (Iadep) sacó a remate judicial las instalaciones y las chacras.

La contienda será el próximo martes 7 y la base de venta es de 151.709.810 de pesos al contado y al mejor postor. Quién la compre deberá sumar el pago de deudas por unos 5.636.386 de pesos en concepto de impuesto municipal, canon de riego y vialidad rural, más los honorarios.

Desde que Fernando Muñoz de Toro y su mujer compraron la bodega, varios titulares periodísticos lo tuvieron como protagonista. Se los acusó de beneficiarse con créditos del Iadep o con exenciones impositivas, y causas por estafa rondaron las viñas.

Hoy, en el establecimiento de El Chañar reina el vacío. Hace unos años la bodega dejó de producir, el sistema de riego fue víctima de algunos vándalos, las vides de las chacras se comenzaron a secar, un aluvión hizo desaparecer parte del hotel y una inversión que le costó demasiado a la provincia, pende de un hilo.

Según investigaciones de este medio, el Iadep le otorgó créditos por 64 millones. En abril de 2007 pidió 6,5 millones más, a pagar en 20 años con tasas preferenciales. Se aceptaron garantías, muchas de las cuales no estaban efectivizadas cuando se hizo la auditoría. Pese a eso, en mayo de 2007 pidió otro crédito de 10,8 millones y el Iadep se lo otorgó.

Tal vez el miedo de que al mover una uva se caiga el racimo mantiene a la titular del Iadep, Mariana Roinstein, en silencio. Por una semana este medio intentó comunicarse con el organismo, pero no atendieron. Fuentes del gobierno provincial comentaron que el objetivo de sacar la bodega a remate es recuperar los activos, y que de no haber interesados, van a salir a buscar compradores.

La idea será mantenerla operable con el mismo objeto productivo. Dicen que además de los atrasos en el pago de la deuda, no aceptan que porque se paguen algunas cuotas, se abandone un activo. La bodega era la garantía del crédito y si se degrada, como pasó, ya no lo es.

Entre los activos que salen a la venta se encuentra la Chacra 116 de 39 hectáreas, con vivienda y un galpón y equipo de bombeo. El resto de la chacra tiene plantaciones de vid sin labores culturales y deudas.

La Chacra 117 tiene 44 hectáreas, con dos departamentos, sistema de bombeo que no funciona y vides. El inmueble del Lote 115 A, de 7 hectáreas, tiene una bodega de 3.120 m² en buen estado general y el hotel con una superficie de 2.847 m² deteriorado. El Lote 115 B tiene 89 hectáreas, con un galpón grande, otro de insumos agroquímicos, un sistema de bombeo en funcionamiento y una vivienda.

En buenas épocas el proyecto del matrimonio Muñoz de Toro, era innovador. ¿Por qué Valle Perdido?, les preguntaban a los dueños en los comienzos y ellos respondían que formaba parte de la leyenda que alimenta la Patagonia, “con la búsqueda de esa quimera del paraíso perdido”. Finalmente, la bodega hoy, no es más que una quimera.

Gentileza

Si fracasa el primer remate, habrá una segunda subasta el miércoles 8 con una reducción en la base del 50% que pasará a ser de $ 75.854.905.

La base

Breve repaso por

doce años de historia

En 2005, la venta de la cuarta bodega al matrimonio de Fernando Muñoz de Toro y Virginia Alimonda, prometía sumar a la producción de vinos los servicios de un pequeño y exclusivo hotel spa.

La bodega Langber que compraron una de las que se construyó en El Chañar con financiamiento estatal y que nunca se terminó. Tenía plantadas 150 de sus 180 hectáreas. La bodega era de última generación.

A diferencia de otros emprendimiento apostarían al malbec y una vez que el proyecto estuviera terminado, Muñoz de Toro habría invertido 45 millones de pesos, incluyéndola compra de la bodega, que arrastraba una deuda con el Banco Provincia de Neuquén (BPN) de unos 25 millones de pesos.

Datos

El remate de la bodega que prometía revolucionar El Chañar se realizará el martes en las oficinas del primer piso de Córdoba 112, en pleno centro de Neuquén.
Si fracasa el primer remate, habrá una segunda subasta el miércoles 8 con una reducción en la base del 50% que pasará a ser de $ 75.854.905.
151.709.810
pesos es el valor a partir del cual se subastará la bodega y sus cuatro chacras asociadas, que abarcan 180 hectáreas.

Comentarios


Neuquén remata por primera vez una de las bodegas de El Chañar