Niño británico con cáncer viajará a Praga para iniciar otro tratamiento

Tiene que ser “lo antes posibles”, alertan. La justicia británica dio luz verde para el traslado desde España.



ASÍ SIGUE HISTORIA DE ASHYA

La justicia británica dio luz verde a la familia del niño aquejado de un tumor cerebral, Ashya King, para que viaje de España a Praga para recibir tratamiento, lo que, según uno de sus abogados, hará “lo antes posible”.

Poniendo fin a una semana de disputa de la familia King con las autoridades de su país, un portavoz de la justicia británica anunció: “hubo una audiencia esta tarde y el juez dijo que permite que Ashya vuele a Praga”.

El pequeño, de cinco años, está ingresado en un hospital de Málaga, en el sur de España, desde que el sábado la policía española detuvo a sus padres, Brett y Neghemeh King, de 51 y 45 años, a petición de Londres por haberlo sacado sin autorización médica de un hospital británico.

Descontentos con la terapia prevista por el hospital de Southampton, en el sur de Inglaterra, que consideraban demasiado agresivo para un niño de su edad, los padres buscaban los medios para darle un tratamiento especial, a base de protones, ofrecido entre otros países en la República Checa.

“Acabamos de recibir la orden de la justicia británica diciendo que puede ser transportado a Praga”, explicó a la AFP José Luis Sánchez, uno de los socios del gabinete de abogados que está llevando el caso en España.

“Dice que puede salir cuando ellos quieran”, afirmó. Ahora “depende de los padres, pero supongo que lo harán lo antes posible”, agregó.

Un raid de locos que ya lleva una semana

Desde hace una semana, el periplo de esta familia tiene en vilo al Reino Unido, donde la prensa había descrito a los padres, Testigos de Jehová, como “secuestradores”, antes de que el rechazo inicial se convirtiera en simpatía generalizada tras presentarse como unos padres desesperados por salvar a su hijo.

La policía británica acabó pidiendo disculpas por su exceso de celo en su persecución y hasta el primer ministro David Cameron mostró su simpatía el martes pidiendo que “el niño reciba los cuidados y el amor de su familia”.

Puestos en libertad el martes por la noche después que la justicia británica desistiera las acciones en su contra, los padres del pequeño, que habían viajado a España con sus siete hijos, llevaban desde el miércoles intentando recuperar la custodia del pequeño, en manos de un juez británico.

Los King habían dado una breve rueda de prensa el miércoles en Sevilla, a 200 km de Málaga, para explicar que viajaron a Málaga con la intención de vender una casa que tienen aquí y poder financiar el tratamiento con ese dinero.

El viernes por la tarde, un centro médico de Praga especializado en la terapia con protones había propuesto enviar un avión para transportar al pequeño hasta la capital checa.

“Cuando el juez decida confiar la custodia de Ashya a sus padres, y si la familia acepta el tratamiento propuesto, el centro está dispuesto a transportar inmediatamente a Ashya King a Praga”, declaró a la AFP la portavoz del Proton Therapy Center (PTC), Jana Kulhankova.

El transporte se llevaría a cabo con un avión medicalizado de tipo Cessna Citation Mustang, precisó.

Kulhankova había dicho esta semana que, antes de poder ser tratado en Praga, el niño debía regresar a Gran Bretaña para recibir dos ciclos de quimioterapia.

“Si la familia King está de acuerdo, Ashya podrá seguir en Praga no solo la terapia de protones sino también la quimioterapia”, indicó el viernes la directora del centro, Iva Tatunova.

La terapia de protones -una técnica de radioterapia para destruir las células cancerosas irradiándolas con un haz de partículas- cuesta en República checa unos 65.000 euros, mucho menos que en Estados Unidos (unos 108.000 euros), selon el PTC.

AFP


Comentarios


Niño británico con cáncer viajará a Praga para iniciar otro tratamiento