¿Nos cuida el Estado?

BARILOCHE

En noviembre vencía mi licencia de conducir. Pensé que era una locura hacer el trámite en estas épocas, sobre todo en mi caso, porque por edad estoy en grupo de riesgo. Me había cuidado todo el año saliendo solo a hacer compras, aislada de casi toda mi familia. Me enteré de que la postergación era solo por tres meses. Me pareció increíble tener que hacer esta gestión que requiere tantos trámites en distintas oficinas. ¿No es que debemos cuidarnos mucho y salir lo menos posible? En muchos lugares hubo postergación por un año por lo menos.


Se cumplió la prórroga y el día de mi turno esperé afuera una hora y media con un clima muy fresco; a pesar de que los lunes era solo para “viejos” había gente de todas las edades por distintos trámites. Consideré que de seguir esperando estaba en riesgo de enfermarme de covid o de cualquier otra cosa. Volví el siguiente lunes. Como pude cumplí con todos los requisitos con mucho miedo, porque a pesar de los esfuerzos de los empleados las personas no cumplen con las distancias.

El apto médico fue otro contrasentido por la cantidad de gente de todas las edades en la sala de espera, y realmente no tuve la precaución de pedir que se desinfecten los materiales que uno tiene que manipular o la cabina de fonoaudiología, los auriculares, etc., cosa que debería realizarse a nuestra vista sin necesidad de pedirlo. En menos de una semana empecé con síntomas y di con covid positivo.

Tengo motivos para sospechar que fue esta movida la culpable de mi contagio. Dios y mi sistema inmunológico me ayuden, ya que mis autoridades no lo hacen. Pido que suspendan la renovación de licencias por lo menos para los mayores…


María Faustina Huarte
DNI 4.781.916


Comentarios


¿Nos cuida el Estado?