NQN barrio por barrio 31-01-04

NQN BARRIO POR BARRIO

El calor conspira contra los vecinos que van al centro de salud del barrio El Progreso, que se quejaron por falta de profesionales y demora en las obras. Ayer, más de 80 personas concurrieron a buscar los turnos odontológicos que se entregan en la "salita" una vez al mes.

Con el termómetro marcando más de 30 grados, a muchos de los que fueron para conseguir un turno no les quedó más opción que esperar afuera del centro de salud por la falta de espacio físico.

Las quejas de los vecinos no tardaron en llegar. Como en otras oportunidades, volvieron a demandar la llegada de más especialistas, y que las ampliaciones que vienen planteando desde hace años, lleguen a materializarse. (AN)

Preparativos para el asfalto

El municipio continúa trabajando en el rellenado de los cordones cuneta del tramo que corresponde a la futura continuación de avenida del Trabajador, a pocos metros del barrio Islas Malvinas.

Este será el paso previo a la llegada del asfalto para el sector. Las obras también comprenden la construcción de una rotonda que reordenará este tramo obstaculizado desde hace más de 10 diez años.

La apertura de esta calle se pudo lograr en virtud de un acuerdo entre los propietarios de algunas viviendas que estaban asentadas sobre la arteria. El municipio les compró sus casas y con el dinero adquirieron otras viviendas. (AN)

Falta agua en Islas Malvinas

La falta de agua es un tema que se repite, y esta vez les tocó el turno a los frentistas del barrio Islas Malvinas. Desde mediados de diciembre los vecinos sufren la baja presión del agua y, muchas veces, la falta total de ella en sus viviendas.

Los intensos calores de la actual temporada estival complican la situación, y hacen que el tiempo pase lento y las tardes se conviertan en una pesadilla para los habitantes.

"El servicio viene generalmente a las 6 o 7 de la mañana y dura un par de horas", dijo Juan Antiñir, un vecino del barrio. En ese momento aprovechan para llenar varios baldes para el resto de la jornada. "Hay días que viene a la noche cuando estamos durmiendo y no nos damos cuenta", agregó.

La situación es aún más difícil para las familias que no disponen de tanque de reserva y deben ir a la casa de algún vecino para cargar bidones con algo de líquido para saciar la sed del momento.

Otro de los vecinos preocupado por la situación del barrio es Eduardo Pilquiñán, habitante de la zona Cooperativa Río Grande, ubicada en Catriel al 1600. Allí funciona un comedor provincial que asiste a niños y ancianos con una copa de leche diaria. Explicó las proezas que deben hacer los encargados del comedor para preparar el refrigerio: "tienen que venir a la madrugada a cargar los baldes que utilizan a la tarde para preparar la leche".

Destacó el esfuerzo realizado para conseguir algo de agua en el día, y dijo que "estamos cansados porque este es un viejo problema de fondo". Explicó además que varios de los sectores del barrio todavía no tienen el servicio de red de agua instalado porque, para que se empiecen a ejecutar las obras es necesario que tengan aprobadas las mensuras. Respecto a esto Pilquiñán señaló que "los planos y el relevamiento ya están hechos, falta que se aprueben las mensuras y mandarlas al Concejo Deliberante".

La comisión vecinal del barrio se reunió con el personal del EPAS para reclamar por las fallas en el suministro de agua. Desde el organismo prometieron regularizar los inconvenientes en los próximos días. Mientras tanto, el barrio quedó a la espera. (AN)

Reclamos en el Parque Central

Martiniano Espiñeira, un vecino de Area Centro Oeste, aseguró que el Parque Central "se está volviendo cada vez más peligroso".

Contó que la escasez de alumbrado público, una vez más, en el sector de las vías del ferrocarril, hace que el espacio verde se vuelva una "boca de lobo", en la que pueden observar "toda clase de situaciones. Desde gente drogándose, otros buscando cosas que dejan escondidas, y también trabajadoras sexuales que utilizan este lugar para venir con sus clientes".

En otras oportunidades, algunos de los frentistas que viven frente a este paseo del centro de la ciudad, reclamaron más presencia policial, pero también la llegada de más luminarias, en especial, para el lugar que señala Martiniano. (AN)


Comentarios


NQN barrio por barrio 31-01-04