Obreros sin trabajo tras la paralización de la obra del hospital de Viedma

La empresa Draco cobró certificados por más de un millón y medio de pesos y se fue sin pagarle a los obreros de la construcción.



#

Una veintena de trabajadores quedaron sin un peso.(Foto: Marcelo Ochoa )

Una veintena de obreros en la calle y la postergación de la conclusión de la obra de ampliación del Hospital Artémides Zatti son las consecuencias de la decisión de la firma Draco de paralizar las tareas y deshacerse del compromiso con el Estado de ejecutar esos trabajos para los cuales había sido contratada.

La maniobra fue repudiada por las autoridades y por los dirigentes gremiales de la construcción en defensa de sus afiliados, que quedaron desempleados y sin cobrar desde antes de las Fiestas.

La firma, cuya cara visible y propietario es el ex apoderado de los Casinos Varsa (empresa protagonista de un sórdida historia de corrupción en Río Negro hace más de 15 años), Damián Scalesa, participaría hoy de una audiencia con la Secretaría de Trabajo, a través de un apoderado, en la que ofrecería abonar parte de lo adeudado a los trabajadores.

El Ministerio de Obras y Servicios Públicos evalúa si rescinde el contrato vigente o si Draco acepta ceder voluntariamente los derechos adquiridos en la licitación correspondiente a otra firma que pueda continuar los trabajos, lo que llevaría menos trámites burocráticos y menos tiempo que dar de baja la adjudicación.

Esta parte de la obra consiste en la construcción de un vacunatorio y la continuidad con ampliaciones en el interior del actual nosocomio.

Para las autoridades la decisión de Draco fue sorpresiva y según algunas informaciones extraoficiales en los primeros días de este año, cuando debían reiniciarse las obras tras el receso de las fiestas, Scalesa adelantó que no seguiría, generando una fuerte discusión con el secretario de Obras Públicas, Alejandro Echarren.

El funcionario detalló que entre fines de noviembre y fines de diciembre Draco cobró certificados por más de 1.7 millones de pesos, restando sólo un último pago de casi 295 mil pesos que quedó a resguardo en Tesorería debido al incumplimiento.

Mientras tanto, los trabajadores reclaman la continuidad de su empleo con un campamento montado frente al organismo provincial. Esperan una respuesta de las autoridades ya que el último pago recibido fue a mediados de diciembre, cuando la empresa les abonó la primera quincena y el aguinaldo.

Es probable que de la audiencia de hoy en Trabajo salga un pago por parte de la firma y un subsidio desde Desarrollo Social. Pero lo trabajadores piden poder seguir con la ocupación. “Teníamos para tres meses más”, dijo Fernando Flores delegado de la obra.

Echarren destacó que la prioridad de la provincia son los trabajdores y en segundo lugar la trascendencia de que se trata de un sitio muy sensible para la comunidad, como el Hospital. “Le habíamos advertido a Scalesa que necesitamos que mantuviera un ritmo y que no nos fallara en esta obra tan importante, y se comprometió a que si los pagos estaban en tiempo y forma no habría inconvenientes. No humo demoras importantes, y sin embargo actuó así, lo que nos sorprendió”, dijo el funcionario.

El dueño de Draco vuelve a su antigua profesión

Draco es una firma con antecedentes negativos. En su momento tuvo demoras y falencias en la construcción del Centro de Salud del barrio Lavalle que debió cerrarse para refacciones apenas inaugurado.

No obstante, las autoridades dijeron que la propia firma se encargó de arreglar las fallas y terminó cumpliendo, por lo que no pudo ser excluida de siguientes licitaciones.

En la gestión de Miguel Saiz, Damián Scalesa constituyó Draco que tuvo trascendencia pública cuando se conoció que había sido contratada por montos muy altos para el arreglo de las veredas de una parte de la manzana en la que se ubican las casas oficiales.

Scalesa venía de ser gerente y apoderado de los Casino Varsa, compañía protagonista del caso de corrupción que terminó en las condenas del ex interventor de la Lotería Miguel Irigoyen y de Carlos Ferrari, titular de Varsa por coimas. Ambos están prófugos de la Justicia.

Integrantes del gobierno rionegrino difundieron ayer extraoficialmente que Scalesa este año dejó la actividad de la construcción para radicarse en Piriápolis, Uruguay, como gerente de una casa de juegos.


Comentarios


Obreros sin trabajo tras la paralización de la obra del hospital de Viedma