Onelli se quedó sin una parte grande de su historia

La estación de tren fue construida en el "30 y antenoche fue arrasada por un incendio.



CLEMENTE ONELLI (José Mellado, enviado especial).- Un voraz incendio consumió la estación de trenes del paraje Clemente Onelli, que había sido construida a principio del siglo pasado.

Además de las pérdidas materiales, el fuego quemó también una gran parte de la historia ferroviaria del lugar, ya que el paraje estuvo siempre ligado a las vías del ferrocarril.

Según informó el comisionado de fomento de Clemente Onelli, Elías Chaina, el fuego comenzó en horas de la madrugada de ayer y en poco tiempo devoró el edificio la estación construido en madera y chapas en 1931. La antigua construcción estaba compuesta por la casa del encargado, la sala de espera, una oficina y la dependencia donde se vendían los pasajes. Sin embargo, las llamas arrasaron con todo.

“Me avisaron a las 5.20, pero cuando fuimos todo estaba envuelto en llamas. Comenzamos apagar el fuego y llamamos a los bomberos de Jacobacci, pero no pudimos hacer nada”, sostuvo el comisionado.

Si bien las causas del incendio aún no fueron determinadas, algunos testigos indicaron a este medio que durante la noche del miércoles cuatro personas acamparon en las cercanías de la estación para esperar hasta las 7, hora en que pasaba el tren hacia Bariloche. Entre ellas había un mayor, dos adolescentes y un niño que volvían de participar del Camarikum, ceremonia religiosa que cada año celebra la comunidad mapuche de Anecón, un paraje ubicado a 30 kilómetros de Onelli.

Durante la noche se registró una temperatura de 4 grados bajo cero y un viento helado cuyas ráfagas superaban los 80 kilómetros por hora. Al parecer los acampantes encendieron una fogata para calentarse y cocinar bajo un árbol ubicado a escasos metros de la estación. “Tienen que haber hecho el fuego contra las chapas sin saber que del lado de adentro la construcción de la estación era de madera. El edificio se abre sólo cuando pasa el tren y el miércoles no hubo servicio”, añadió Chaina.

Ayer a las 8.30 los acampantes abandonaron el lugar y tomaron el tren rumbo a Bariloche donde personal policial trataba de ubicarlos para indagarlos. Al cierre de esta edición, fuentes de la comisaría 14 de Jacobacci señalaron que “aún no tenemos ninguna novedad”.

El ramal del ferrocarril al Nahuel Huapi fue construido entre 1908 y 1934 siguiendo una línea principal que une los valles de varios arroyos. El tendido férreo determinó que a medida que avanzaban las obras, fueran surgiendo a la vera de la vía pequeños campamentos que con el correr de los años se transformaron en pueblos o parajes.

La estación de trenes de Clemente Onelli se levantó en 1931. A partir de allí se constituyó en el símbolo característico del paraje. También era el centro de reunión de gran parte de la comunidad que llegaba hasta ese lugar para ver pasar el tren. Hasta que Ferrocarriles Argentinos pasó a manos privadas, en 1990, el paraje tenía una población que superaba los 400 habitantes y una veintena de familias dependían directamente de esa empresa.

Actualmente sólo quedan 240 habitantes, entre ellos Juan Cayumán, el encargado de la estación. Ayer los pobladores de Clemente Onelli miraban azorados y con gran tristeza lo que quedó de la vieja estación de trenes que había sido restaurada recientemente. Entre chapas retorcidas y cenizas todavía humeantes, asomaban los hierros del armazón de una carretilla, la caja fuerte, una pileta lavamanos, talonarios de boletos del año 1975 y una vieja salamandra.

“Es una lástima. Se quemó un pedazo de Clemente Onelli”, sentenció Elías Chaina.


Comentarios


Onelli se quedó sin una parte grande de su historia