Padres de alumnos de una escuela especial de Bariloche rechazan clases rotativas

La escuela especial de formación laboral 6 funciona en instalaciones prestadas del Colegio Aitué pero solo cuenta con 3 aulas y una matrícula de 113 alumnos. 



Los padres de la escuela especial de formación 6 plantearon sus inquietudes a las autoridades educativas. (Foto: gentileza)

Los padres de la escuela especial de formación 6 plantearon sus inquietudes a las autoridades educativas. (Foto: gentileza)

Hoy estaba previsto el comienzo de clases en la Escuela Especial de Formación Integral 6. Sin embargo, un grupo de padres anunció que no enviará a sus hijos al edificio que funciona en un espacio del Colegio Aitué, de la Fundación Gente Nueva, ubicado en el barrio 2 de Abril.

“Este año, plantearon los padres, una vez más nos encontramos con dificultades ante la falta de espacio. Las familias nos negamos a tener clases rotativas y tres semanas por mes debido a la falta de espacio“.

La escuela de formación laboral que, hasta septiembre del 2018 funcionó en la calle 2 de Agosto, recibe jóvenes egresados de las escuelas especiales y es la única en su tipo en Bariloche.

“Desde la dirección nos informaron que al haber aumentado tanto la matrícula se optó por hacer los turnos rotativos ya que solo hay tres aulas. Hay 75 jóvenes a la mañana y 38, a la tarde. Además, las instalaciones están pensadas para niños y los jóvenes tienen tamaño de adultos”, expresó Víctor Castro, padre de uno de los chicos que asisten a la escuela.

Agregó que las autoridades educativas recalcaron que “se agotaron todas las posibilidades y no hay solución ni a corto ni a largo plazo. Por eso, decidimos no mandar a los chicos al colegio porque nos parece indigno. No estamos pidiendo limosna; estamos exigiendo nuestro derecho”.

Esta mañana, los dirigentes de la Unter Bariloche acompañaron el reclamo de los padres. “Esta escuela especial es la única para chicos que no pueden hacer un proceso de inclusión en la escuela secundaria común o que por ahí, hacen la inclusión pero después vienen a la escuela”, explicó el secretario general de la Unter Bariloche, Edgardo Straini.

Recordó que el año pasado, “los estudiantes ya estuvieron apretados. Peor aun este año que aumentó la cantidad de matrícula. Hay que destacar también que aun si tuviéramos todos los espacios necesarios, no todos niños podrían venir porque hay tramos de transporte que no están cubiertos. Recién ahora están haciendo las licitaciones“.


Comentarios


Padres de alumnos de una escuela especial de Bariloche rechazan clases rotativas