Para el fiscal, el oficial de Conesa “tiró a matar”

Partes acusadoras pidieron condenas de 11 y 12 años. La defensa asegura que "se le escapó" el escopetazo.



#

Gianni estaba al frente del operativo en el que un adolescente de 15 años resultó gravemente herido. Foto: Marcelo Ochoa

VIEDMA

Penas de entre 11 y 12 años de prisión pidieron la querella, la defensora de menores y la fiscalía en el juicio contra el oficial de Policía Guillermo Gianni, acusado de disparar contra un menor de edad en Conesa y de provocarle gravísiamas lesiones. Todos opinaron que le “tiró a matar”. La defensa, por su parte, pidió la absolución al considerar que el tiro “se le escapó” en plena persecución. El fallo será leído el 27 de febrero.

El abogado querellante, Mario Cáccamo, en representación de Magalí Ávila -la madre de la víctima- recordó que en la madrugada del 19 de febrero pasado cuatro policías en una camioneta participaron de un operativo en un camino rural de Conesa. Dos motos que se aproximaban a ellos dieron “vuelta en U”, generando las sospechas en los policías y la persecución “en la que se dispararon no menos de 25 tiros, originándose una escalada de violencia que terminó cuando el imputado disparó dos veces contra el joven de 15 años, que cayó de la moto gravemente herido”. Calificó el accionar de Gianni como “abusivo, desproporcionado, irracional, caótico y gravemente dañino sin ninguna razón”. Insistió en que “no había ninguna hipótesis de delito” que justificara los disparos, pues los dos adolescentes intentaron eludirlos de manera “inocente” e interpretó que los policías “se lanzaron en banda”, guiados por un “impulso irracional”.

Cáccamo pidió 12 años de prisión más la inhabilitación del policía, planteo al que adhirió la defensora de menores Cecilia Donate.

Para el fiscal Hernán Trejo, en el juicio quedó demostrado que Gianni “disparó a menos de un metro de distancia” tras perseguir a uno de los motociclistas a lo largo de unos 3.000 metros. Mencionó la normativa policial para el uso de las escopetas antitumulto, asegurando que “Gianni no hizo el curso respectivo” y consideró que el policía “disparó a matar al joven, teniendo en cuenta la escasa distancia”.

“El joven sólo manejaba la moto y tenía miedo de la Policía, que disparaba en un lugar solitario y por eso frenaba para que vieran que nada tenía y aceleraba por el miedo”, graficó.

Agregó que Gianni disparó una vez para atrás y luego al cuerpo. “Tuvo dos oportunidades para pensar que podía matar y disparó igual. Las razones por las cuales no mató fueron externas”, opinó, y pidió al Tribunal una condena de 11 años por “homicidio agravado por abuso de la función en grado de tentativa”.

En cambio, la defensora oficial Marta Ghianni reclamó la absolución por entender que el tiro “se le escapó” en medio de la persecución por un camino complicado por el serrucho, que desestabilizaba la camioneta. “No quiso dispararle y recomendó una circulación bien a la izquierda de la moto, para evitar afectar al joven. Si hubiese tenido la intención de matar hubiera utilizado el arma 9 mm y no la escopeta con balas de goma”, recalcó. Y destacó que pese a la crisis nerviosa que sufrió Gianni, “no dejó de llamar a la ambulancia y la Policía”.


Comentarios


Para el fiscal, el oficial de Conesa "tiró a matar"