Para Quintriqueo, los autoconvocados de salud de Neuquén quedaron "entrampados"

El secretario general de ATE hizo responsables a dirigentes que "fogonearon" el conflicto y no se hicieron cargo de las consecuencias.

El secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, firmó el acuerdo el 26 de febrero. Foto: archivo Florencia Salto.

El secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, firmó el acuerdo el 26 de febrero. Foto: archivo Florencia Salto.

“A un conflicto es fácil entrar, lo difícil es salir”, aseguró ayer el secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, sobre el reclamo de los trabajadores autoconvocados de salud que puso a su conducción en la mira. El dirigente, que transita su segundo mandato al frente de la organización sindical, evaluó que se trata de una situación “compleja”, pues “muchos sectores influyeron para fogonear el conflicto sin hacerse cargo”. “Uno tiene que ser responsable con eso. Hoy quedaron entrampados en un lugar del que es difícil salir”, sostuvo.

Desde ATE siguen apuntando a la línea interna que aún responde al histórico Julio Fuentes y que, desde Buenos Aires, “les da a los trabajadores una cobertura mentirosa” para las medidas de fuerza. “Les dieron un paraguas y después los dejaron desprotegidos”, afirmó.

Si bien Quintriqueo dijo haber tenido charlas con algunos manifestantes, reconoció que “no hay un hilo conductor ni interlocutores claros y ese es el primer problema”. “No discuto la legitimidad del reclamo, pero hay que buscar un contexto. El aumento se aprobó en plenario porque no era exclusivo para salud, sino para a 31.000 trabajadores”, señaló.

Para el dirigente, el gobierno no convocará a los autoconvocados porque sería legitimarlos y abrir la puerta a que ocurra lo mismo en otros sectores. "El conflicto se va a terminar encauzando. Ya hay muchos que volvieron a trabajar, quedan sectores del activismo", indicó.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Para Quintriqueo, los autoconvocados de salud de Neuquén quedaron «entrampados»