Mujeres en las conducciones de los sindicatos: una deuda sin saldar y fuera de agenda en Neuquén

La participación de las mujeres en espacios de representación aún enfrenta una última barrera. Pese a que hay proyectos en el Congreso, no consiguen avanzar. Tampoco está en la agenda de las PASO. La hegemonía de los hombres es igual en el sector público y privado.





El salto en legislación de género que dio el país en los últimos años, también replicado en la provincia, permitirá nuevamente que las candidaturas para estas elecciones se distribuyan de manera equitativa entre varones y mujeres. La paridad se convirtió en hecho indiscutido para las nóminas legislativas, los cargos partidarios y en una presión cada vez mayor para la asignación de funciones en los gabinetes, pero hay espacios que parecieran mantenerse impermeables: las organizaciones sindicales.

En Neuquén, una abrumadora mayoría (un 88% según un informe de la Subsecretaría de la Mujer difundido en 2018) está conducida por varones y el cupo mínimo del 30% para las mujeres es un objetivo que aún no se cumple en muchos gremios.

Si bien este año volvieron a presentarse proyectos en el Congreso para promover una reforma de la ley de asociaciones sindicales 23.551 y establecer una paridad acorde a la que hay en las listas legislativas, ninguno fue puesto en agenda hasta ahora. Tampoco pareciera formar parte de las prioridades que llevarán al Congreso los precandidatos que hoy se presentan a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) por la provincia, dado que no fue incorporado por ningún partido o alianza en su plataforma electoral.

La lista del FIT Unidad que lleva al ceramista Raúl Godoy como primer precandidato a diputado es la única que, de forma específica, menciona a las organizaciones sindicales en su propuesta de campaña. El texto reafirma la posición de la alianza en contra de la “burocracia”, a favor del sindicalismo combativo y asegura la promoción de la “autoorganización” de los trabajadores “contra la regimentación de la burocracia sindical y los partidos patronales”.

El problema de la falta de representación de las mujeres en las cúpulas de las organizaciones no aparece mencionado.

La precandidata del Frente de Todos por la lista Eva Perón, Asunción Miras Trabalón, incorporó entre sus propuestas legislativas “aumentar la participación de la mujer en todos los niveles”, aunque no hace mención concreta a los sindicatos. Tampoco las dos principales listas del Movimiento Popular Neuquino, aunque también incorporen la agenda de género como parte de su plataforma electoral.

La Azul que encabeza María Eugenia Ferraresso se compromete a elevar “propuestas que promuevan la equidad”, mientras que la F de Rolando Figueroa propone poner en agenda “la disminución concreta de la violencia de género”.

Libres del Sur, que lleva a Jesús Escobar como precandidato a diputado, establece un vínculo entre género y trabajo en su plataforma electoral, aunque sin introducir la agenda de los sindicatos. El partido propone políticas públicas con perspectiva de género para que mujeres, jóvenes y el colectivo LGBTI+ puedan acceder a empleos y salir de la exclusión social.

Sin diferencias en el privado y estatal

En Neuquén, la falta de participación de las mujeres en las comisiones directivas de los sindicatos se da casi en partes iguales a nivel público como privado. En el sector estatal, solo el gremio de docentes universitarios, Adunc, está conducido por una mujer. En el sector privado, las principales organizaciones de la CGT como camioneros, petroleros, choferes, comercio, taxis, gastronómicos, bancarios, también están encabezadas por varones. Algunas excepciones en este ámbito: el sindicato de trabajadoras domésticas y ATSA, el de sanidad.

Ambos pertenecen a rubros por demás feminizados, aunque esa relación no siempre se establezca de forma lineal: en ATEN, el gremio docente de la provincia, cerca de un 70% del padrón está conformado por mujeres, pero desde hace 17 años ninguna accede al máximo lugar de representación.

“La sociedad patriarcal ha construido un discurso sobre funciones de los sexos en el ámbito de la producción, entendido esto como trabajo asalariado-ámbito público y reservado para los varones, y el de reproducción como trabajo doméstico-esfera privada, reservada para las mujeres. Sumado a ello, se derivan las asociaciones de conceptos que giran en torno a la capacidad de mando, el liderazgo y fortaleza, asignados históricamente a los hombres donde las jerarquías quedan adscritas a lo masculino”, planteó la senadora Inés Blas (Frente de Todos) en un proyecto de paridad presentado en el 2020. Este año se sumó otro de Ingrid Jetter del PRO en la Cámara de Diputados.

Las iniciativas buscan establecer que las comisiones directivas de los sindicatos estén integradas por un 50% de mujeres. Cuando esa proporción no se de en el total de trabajadores, deberá ser el equivalente a la cantidad que hubiera.

marcelo guagliardo, aten, san martin de los andes, 2020, MARZO, patricio rodriguez

Sin mujeres en la conducción de ATEN los últimos 17 años


El sindicato docente de la provincia, ATEN, está integrado mayoritariamente por mujeres, pero en los últimos 17 años siempre fue conducido por varones.

Según los datos del padrón provisorio que se confeccionó este mes para las elecciones que el gremio celebrará el 23 de septiembre, hay unos 15.950 afiliados de los cuales entre el 65% y el 70% son mujeres.

La educación es uno de los trabajos más feminizados junto con los vinculados a la salud y las tareas domésticas, pero ello no siempre se traduce en la composición de sus organizaciones sindicales.

Ocurre en Adunc, el gremio que nuclea a la docencia universitaria, que está bajo la conducción de Micaela Gomiz, reemplazante de Inés Trpin. Pero, si bien ATEN ha tenido referentas de peso como Marta Maffei (cofundadora y secretaria general durante varios períodos consecutivos) y Liliana Obregón (también titular del máximo cargo a fines de los 90 y principios de los 2000), desde el 2004 ninguna mujer volvió a comandar la comisión directiva provincial.

Ese año asumió por primera vez Marcelo Guagliardo, quien en diciembre cumplirá 13 años al frente de ATEN, aunque no de forma continuada.

En el 2010 hubo alternancia con la asunción de Hugo Papalardo y, en 2012, con Daniel Huth.

Desde el 2014 hasta la actualidad continuó en el cargo Guagliardo, quien aún no confirmó si buscará otra reelección en los comicios de septiembre.

El sindicato Petroleros Privados tendrá otro secretario general tras 40 años de conducción de Guillermo Pereyra.

Petroleros: “hay que ver que haya compañeras que acepten”


El candidato a secretario general del Sindicato de Petroleros Privados por el sector oficialista, Marcelo Rucci, aseguró que intentarán ampliar la participación de las mujeres en el armado de la lista que se presentará este viernes ante la junta electoral del gremio. Actualmente, solo dos integran la comisión directiva (la secretaría de la mujer y la familia y una vocalía) y no alcanzan a cubrir el cupo mínimo del 30% establecido por ley en 2002.

“Seguro que el tema de género va a estar presente, como corresponde, y si podemos vamos a ampliar. Hay que ver que haya compañeras que acepten, que tengan las condiciones de afiliación”, planteó Rucci.

El dirigente gremial dijo que están en conversaciones con compañeras “y algunas quieren, otras no y plantean que por cuestiones de su trabajo y atención de su casa no tienen tiempo”. “Hay de todo, es un tema muy personal”, sostuvo.

La industria petrolera es una rama con altas tasas de masculinización -a nivel general, representan el 22% en los países de la OPEP- y esa proporción se vuelca directamente en los sindicatos de la actividad.

Según detalló el actual secretario general, Guillermo Pereyra, las mujeres suman cerca de 1.800 dentro de un padrón de 25.200 afiliados.

Hay que pelear mucho con las empresas. Dicen que para incorporar mujeres tienen que hacer instalaciones, baños, pero se puede hacer. Hoy están mucho en la producción, son recorredoras, están en las áreas de cátering. Los compañeros les dan un espacio divino, hay respeto, las cuidan, es asombroso”, aseguró.

Pereyra evaluó que no se va con materias pendientes en materia de género tras 40 años al frente del sindicato y afirmó que “está todo armado y la participación viene creciendo mucho”.

“No me corresponde hablar de las listas, esa es tarea del candidato a secretario general. Pero Marcelo fue un intendente (de Rincón de los Sauces) que tuvo mayoría de mujeres en su gabinete y la actual intendenta, Norma Sepúlveda, fue formada por él. Entiendo que va a seguir trabajando en esa línea”, planteó.


Comentarios


Seguí Leyendo

Mujeres en las conducciones de los sindicatos: una deuda sin saldar y fuera de agenda en Neuquén