Parques Nacionales bloqueó los senderos: historias de uno y otro lado de la restricción

En los últimos días, los guardaparques de Lago Gutiérrez, Villa Mascardi y Challhuaco debieron frenar intentos por ingresar al parque Nahuel Huapi.





Bajo una intensa llovizna y una temperatura de 8 grados, dos jóvenes caminaban a paso rápido, regresando de la Seccional Lago Gutiérrez, en Villa Los Coihues, a unos 12 kilómetros del centro de Bariloche. La intención de una caminata breve entre los senderos otoñales del parque Nahuel Huapi fue frustrada por uno de los guardaparques.

“La idea era despejar la cabeza, caminar un poco y tomar aire después de estar tan encerrados. Pero el guardaparques nos indicó que no podíamos. Entendimos y pegamos la vuelta pero es completamente ridículo porque disfrutás de manera consciente”, planteó Agustín, uno de los jóvenes que vive en Bariloche desde hace 7 años.

Su compañero acotó: “La idea no es ir a un refugio, ni acampar, ni juntarnos con más gente de otras burbujas. De hecho, nosotros vivimos juntos. Estamos encerrados, preocupados por lo que pase en la temporada porque yo trabajo en el rubro gastronómico. Y esto es terapia también”.

Santiago es refugiero y considera que la restricción es letal. Foto: Chino Leiva

Entre las recientes medidas restrictivas, Parques Nacionales también anunció el cierre hasta el 30 de mayo para “disminuir la circulación y evitar accidentes que puedan requerir del sistema de salud”.

El guardaparques de Lago Gutiérrez Sebastián D´Ingianti admitió que, en los últimos días, constantemente, deben frenar intentos por ingresar al parque Nahuel Huapi. La situación se repitió en el acceso a Villa Mascardi y Challhuaco. “La gente no entiende. No es que no sabe. De hecho, hay un carteles enorme en la entrada que explica los motivos por los cuales se cierra el parque”, señaló.

Comentó que la mayor cantidad de visitas se registró el fin de semana y los dos días feriados. “Hay barilochenses pero también mucho turista que quiere conocer la Cascada de los Duendes o los miradores. Es que son circuitos accesibles y estamos cerca de la ciudad. Les explicamos que son las medidas del gobierno”, agregó.

Aseguró que, hasta ahora, no vivenció ninguna situación complicada porque la gente, al ser advertida sobre la prohibición, se retira sin inconvenientes. “Esto no va a ser eterno. Es incómodo y engorroso tener que decirle a la gente que no puede ingresar porque esta bueno que venga al parque. Se hace con el mayor respeto y educación. Se trata de cuidar a la gente”, dijo.

Desde la intendencia del parque Nahuel Huapi aseguraron que labraron varias actas de infracción a personas que ingresaron al área protegida sin cumplir con las medidas vigentes.

En el área del cerro Tronador, por ejemplo, se sancionó a un grupo de deportistas de Bariloche que habían iniciado una travesía desde el cerro Catedral hasta Pampa Linda, donde fueron detectados por los guardaparques de la Seccional Tronador. Sin embargo, desde el parque, no especificaron el monto de las multas.

También en esa zona, los guardaparques se encontraron con turistas alojados en un establecimiento adentro del parque nacional que paseaban por el lugar. Se les solicitó permanecer en sus alojamientos.

“En cuanto a los refugios de montaña -informaron desde el parque-, al inicio de la disposición nacional, se coordinó con los concesionarios para que los visitantes se retiren y regresen a Bariloche”.

Santiago trabaja en el refugio Frey en el cerro Catedral y ayer al mediodía emprendía el descenso después de una semana solitaria signada por fuertes ráfagas de viento. “Ya hay nieve en gran parte del camino y no vi huellas. Es uno de los senderos más transitados. Pero no hay un alma. Había muchas reservas para esta semana que se terminaron cancelando”, contó.

Respecto a las restricciones, consideró “para nosotros, es letal. La pasamos mal el año pasado; esperemos que esta vez, dure poco”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Parques Nacionales bloqueó los senderos: historias de uno y otro lado de la restricción