Paz entre religiones: La foto del Papa que recorre el mundo

Francisco y un líder del islam, referentes de dos de las religiones más importantes del mundo, sellaron la paz con un beso en la mejilla, algo que jamás había ocurrido.



1
#

Francisco y el jeque Ahmed al Tayeb sellaron con un beso en la mejilla un acuerdo histórico de paz. Fotos: AP.

El papa Francisco termina su visita a Emiratos Arabes Unidos, la primera de un pontífice a la península arábiga, con una misa en un estadio en un país que autoriza la práctica del cristianismo con la condición de que sea discreta.

Más de 2.000 autobuses transportaron gratuitamente a los fieles desde todo el país hasta Abu Dabi.

En un gesto histórico de cercanía entre dos de las religiones más importantes del mundo, el papa, vestido de blanco, y el jeque Ahmed al Tayeb, de negro, se mostraron juntos de manera fraterna, frente a la gran Mezquita Zayed –una de las más grandes del planeta–, y luego se saludaron con un beso en la mejilla, algo que jamás había ocurrido entre dos líderes como ellos.

Francisco y el gran imán del instituto egipcio Al Azhar (principal autoridad del islam sunita), Ahmed al Tayeb, sellaron así un acuerdo de paz interreligioso, condenando así toda discriminación contra las minorías religiosas, en un documento que firmaron el lunes por la noche.

Un organizador dijo por altavoz que unas 170.000 personas, una afluencia inédita en Emiratos Arabes Unidos, asistían a la misa dentro y fuera del estadio más grande del país, el “Zayed Sports City”.

Según los organizadores, a la misa asistieron fieles de 100 países y unos 4.000 musulmanes en una muestra de la enorme diversidad existente entre los 9 millones de habitantes del país.

“Tenemos que decir que este es realmente un gran evento que nunca esperamos”, dijo Sumitha Pinto, natural de India pero que lleva unos 20 años viviendo en Emiratos.

Francisco celebró la misa excepcionalmente en inglés, con una cruz alta detrás de él.

“Sois un coro compuesto por una variedad de naciones, lenguas y ritos”, destacó, hablando de la “alegre sinfonía de la fe” que construye la Iglesia.

Emiratos Árabes Unidos es un país en donde el 85% de la población está compuesta por expatriados, de los que el 65% son ciudadanos de países asiáticos que trabajan en todos los sectores, desde la construcción a los servicios.

Promueve una imagen de apertura, aunque en el país se practique la “tolerancia cero” frente a toda disidencia, en particular la de los adeptos del islam político que representan los Hermanos Musulmanes.

El vecino reino de Arabia Saudita, ultraconservador, prohíbe toda práctica religiosa que no sea el islam.

El lunes, en un largo discurso ante responsables de todas las religiones, Francisco alentó a Emiratos a “continuar su camino” garantizando la libertad de culto.

Al mismo tiempo, el papa jesuita insistió en la necesidad de “libertad religiosa”, que debe ir más allá de la simple libertad de culto. Pidió para todo Medio Oriente “el mismo derecho a la ciudadanía” para las personas de las diferentes religiones.

La homilía terminó en torno al mediodía y, alrededor de una hora más tarde, Francisco embarcó en un vuelo chárter de la aerolínea Etihad de regreso al Vaticano.

El lunes, el papa se reunió con líderes emiratíes y firmó un documento que promueve la “fraternidad humana” con el jeque Ahmed el-Tayeb, el gran imán de Al-Azhar, el respetado centro egipcio de aprendizaje sobre el islam suní con 1.000 años de antigüedad. Además instó a los líderes religiosos a trabajar juntos para rechazar la “crudeza miserable” de la guerra y resistir la “lógica del poder armado (…) de armar las fronteras, de levantar muros”.


Comentarios

Paz entre religiones: La foto del Papa que recorre el mundo