Peligros acechan a la economía mundial en el 2001

La recuperación de la crisis financiera de 1997-1998 ha terminado, aunque la expansión económica del mundo continuará a paso moderado en el 2001, según un informe de las Naciones Unidas. Desbalances de las cuentas corrientes de las mayores economías, incertidumbre de inversores internacionales y un aumento del precio del crudo están entre los mayores desafíos.



NACIONES UNIDAS.- Serios peligros, entre ellos desequilibrios en las cuentas corrientes de los países desarrollados y posibles aumentos en el precio del petróleo, amenazan el crecimiento de la economía mundial en este próximo año 2001.

En América Latina y el Caribe, el Producto Interior Bruto (PIB), que fue del 3,9% este año, se reducirá al 3,7% el que viene, lo que indica que no habrá gran-des alteraciones.

La recuperación acelerada de las graves caídas financieras de 1997 y 1998 comenzó a ceder, pero el crecimiento bruto mundial seguirá a ritmo moderado y puede alcanzar un 3,5% en 2001, según un informe del Departamento de Asuntos Sociales y Económicos y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, dado a conocer ayer en la sede del organismo.

También pueden incidir en el menor crecimiento previsto para el año próximo el nerviosismo de los inversores y la inestabilidad en los mercados de valores, indican los autores del informe.

La economía global quedará expuesta a “consecuencias negativas” si se registrase en los Estados Unidos, según se prevé, una repentina interrupción en el flujo de capitales.

Los EEUU encabezaron, con un 5 % de crecimiento económico, a los países desarrollados en el año 2000, pero en el 2001 ese índice puede bajar al 3,5 %.

Por su parte, la Federación Rusa experimentó una gran recuperación económica y junto con la expansión de los países con economía de transición de Europa occidental experimentó un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 5,3 % en 2000.

La mayoría de los países en desarrollo, entre ellos buena parte de los de América Central y Sudamérica, así como en las economías en transición, se encontrarán en 2001 en mejor posición para afrontar golpes financieros de lo que estaban hace dos o tres años. Sin embargo, la fragilidad financiera que siguen experimentando algunos de ellos seguirá siendo su “talón de Aquiles”.

Otra fuente de vulnerabilidad será para ellos un aumento en el precio de los crudos. Las importaciones de combustibles por países en desarrollo en 2000 -sin incluir a China- lo fueron por un valor de 160.000 millones de dólares, un 60% más que lo que tuvieron que pagar en 1999.

Las inversiones en los países en desarrollo descendieron, según una tendencia que comenzó en 1997, pero creció el PIB en 121 países, 73 de ellos en desarrollo.

Los quince países de la Unión Europea (UE), señala el informe de la ONU, experimentaron un aumento del 3,4% del PIB, y se prevé un menor ritmo para 2001, con una media de aumento del 3%. (EFE)

Superávit de EE. UU. hacia un nuevo récord

El superávit fiscal de Estados Unidos para los próximos diez años puede ser aún mayor de lo previsto y eliminar la deuda pública del país para el año 2009, anunció ayer el presidente Bill Clinton.

Las nuevas cifras divulgadas por la Casa Blanca aseguran que EEUU tendrá un superávit acumulado durante los próximos diez años de 1,9 billones de dólares, unos 300.000 millones más de lo previsto hasta ahora. Las nuevas cifras respaldan el superávit récord previsto para el actual año fiscal, de 237.000 millones de dólares.

Esas cifras no incluyen las partidas destinadas para las pensiones de la Seguridad Social, que demócratas y republicanos se han comprometido a no tocar.

Pero para eliminar la deuda para el 2009 haría falta que no se cambiara el actual marco fiscal, estatuto que Bush, ya ha dicho que no cumplirá, ya que planea una fuerte reducción de impuestos de hasta 1,3 billones de dólares en diez años.

La deuda pública estadounidense asciende a 5,6 billones de dólares, y durante los cuatro últimos años de la presidencia de Clinton se ha reducido en 600.000 millones gracias a los sucesivos supéravits fiscales. (EFE)

Brasil sobresale en Latinoamérica

SAN PABLO.- Brasil, que fue un sempiterno foco de conflicto en el mapa económico latinoamericano, está cosechando elogios del mundo industrializado y del FMI, que la semana pasada destacó el fuerte crecimiento y la disciplina fiscal de ese país.

La economía más grande de la región espera registrar en 2001, por segundo año consecutivo, un crecimiento de 4 % acompañado de inflación de un solo dígito, empleo creciente y tasas de interés decrecientes. Brasil tiene mucho qué hacer en materia de reformas tributaria y de gastos a largo plazo, pero parece haber encontrado una fórmula de crecimiento resistente a los choques externos que podrá continuar hasta 2002, según economistas.

En tanto, Argentina espera que la economía avance al menos 2,5% en 2001 después de un crecimiento nulo este año y una contracción de 3,2% en 1999, aunque Argentina logró aplacar temores con el blindaje financiero.

Pero tal vez Argentina no sea la única que tenga problemas en 2001. México podría estar a las puertas de un aterrizaje forzoso, dependiendo del grado de desaceleración que sufra la economía estadounidense, socio del 90% del comercio mexicano. La caída en los precios del petróleo también podrían afectar a la segunda economía de América Latina. Aunque algunos economistas creen que México crecería 4,5%, después del 7% de expansión en 2000, otros pronostican un magro 2% de crecimiento para el primer año de gobierno del presidente Vicente Fox.

Se estima para la zona que Chile y Colombia serán las máquinas exportadoras y en consecuencia se garantiza su crecimiento sostenido. (Reuters)


Comentarios


Peligros acechan a la economía mundial en el 2001