Pereyra reunió una multitud y rechazó despidos en Vaca Muerta

El titular del gremio de Petroleros Privados amenazó con paros si hay despidos. Pidió calma y avisó que quiere reunirse con el presidente Mauricio Macri. Más de 10 mil trabajadores petroleros participaron del encuentro. El exceso de vehículos complicó el tránsito. Llegaron desde varios puntos de la región.



#

La reunión informativa fue convocada por los anuncios de YPF y Tecpetrol de recortar sus inversiones en Vaca Muerta.(Foto: Mauro Pérez )

Una multitud de petroleros se concentró ayer en el Parque Industrial para ratificar el enojo con la decisión del gobierno nacional de recortar el presupuesto de la Resolución 46 con la que incentiva la producción de gas de no convencional.

Horas más tarde se confirmó lo que temían. Y es que la empresa Tecpetrol dejará en stand by tres de los cuatro equipos que tienen en Fortín de Piedra y 300 empleados quedarán en suspenso hasta nuevo aviso. Desde Provincia dijeron que no fueron notificados por la firma (Ver página 5).

La asamblea informativa convocada por el Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa tuvo una convocaría masiva e impactante que rebalsó el polo industrial donde la mayoría de las empresas petroleras con presencia en la Cuenca Neuquina conforman el núcleo logístico de sus operaciones en Vaca Muerta.

Durante tres horas de la franja horaria más caliente de la zona congelaron las actividades y el tránsito pesado del área. La banquina de la Ruta Provincial 7 se pobló de camionetas, colectivos de larga distancia, vehículos particulares y hasta de taxis que vinieron desde varias localidades hasta Añelo.

El sindicato de petroleros privados salió a calle con la misión de mostrarle al gobierno nacional que ante cualquier situación que derive en la pérdida de puestos de trabajo están dispuestos a resistir.

“Lo que les pedimos es que mantengan la tranquilidad, que vamos a estar permanentemente atentos a todos los movimientos que quieran hacer las empresas, y para eso nos vamos a declarar en estado de alerta y movilización”. Esas fueron algunas de las palabras con las que el secretario general del gremio, Guillermo Pereyra, abrió la asamblea.

Con bombos y platillos de fondo entusiasmó a sus afiliados: “A este secretario general no le tiembla el pulso si hay que parar todas las actividades de Vaca Muerta”.

Si bien el mensaje fue claro, el sindicalista pidió calma y aseguró que desde su lugar se van a respetar todos los acuerdos que se asumieron cuando se firmó la adenda laboral.

En diálogo con “Río Negro”, Pereyra remarcó que no se van a llegar a medidas extremas si la situación no las demanda y aclaró que el próximo paso será pedirle una audiencia al presidente de la Nación, Mauricio Macri.

“Cuando firmamos la adenda nos comprometimos a mantener la paz social, y acá es eso justamente lo que corre peligro y no vamos a ser los trabajadores los que rompamos el acuerdo. Serán las empresas y el gobierno nacional que cambia todo y solo da inseguridad jurídica, realmente esto es una pena”, sostuvo Pereyra.

“Vamos a exigirle a las empresas que cumplan con lo que habíamos acordado”, cerró el sindicalista.

El tránsito en la ruta 7 se empantanó por más de tres horas.

El gremio teme por las empresas que no están integradas y solo producen gas. Hay adhesión del sindicato que agrupa al personal jerárquico.

Mauro Pérez

Datos

El gremio teme por las empresas que no están integradas y solo producen gas. Hay adhesión del sindicato que agrupa al personal jerárquico.

Comentarios


Pereyra reunió una multitud y rechazó despidos en Vaca Muerta