Pese a las duras críticas, Weretilneck apoyó la Ley de Góndolas

El senador y exgobernador rionegrino dijo que fue a un supermercado de Viedma para medir las góndolas, los productos y calcular cómo sería la distribución con la norma aprobada esta tarde y concluyó que varias disposiciones son inviables y de muy difícil control.



El senador rionegrino Alberto Weretilneck señaló ayer que varias disposiciones de la nueva Ley de Góndolas que se debatió ayer son impracticables según mediciones realizadas personalmente en un supermercado regional y que la norma "no va a garantizar una transparencia ni una mejora en el precio de los productos", no obstante lo cual decidió darle su apoyo.

La Cámara Alta, con el apoyo de la oposición, sancionó la Ley de Góndolas, que busca ordenar la distribución de los productos en los supermercados y favorecer a las Pymes y a las economías regionales, en el marco de la política gubernamental para combatir la suba de los precios de los alimentos.

“Quiero ser optimista, voy a acompañar esta ley fundamentalmente porque le permite a la pequeña y mediana empresa y a todos nuestros productores de las economías regionales, tener garantizado un 25% de la góndola, y un 5% para la agricultura familiar”, sostuvo el representante de Juntos Somos Río Negro durante el debate en el recinto del Senado.

Esta semana en Viedma fui a hacer las compras a un reconocido supermercado alcanzado por esta ley, y recorrí cada sector (...) Y llegué a la conclusión que lo que se propone es impracticable.

Alberto Weretilneck, senador rionegrino


En el marco de la discusión por la denominada ley de góndolas, el exgobernador rionegrino cuestionó algunos aspectos del proyecto. “Creo sinceramente que esta ley no va a garantizar una transparencia y una mejora en los precios de los productos. Es una ley que se queda por la mitad, que abunda a lo que ya tenemos y que va a generar innumerable cantidad de conflictos en su aplicación”.


Por otra parte, destacó la importancia de que las PYMES, micropymes y productos regionales, tengan la posibilidad de que se destine un 25% del espacio de la góndola a sus productos, y un 5% destinado a la agricultura familiar. “El problema es que el resto de la góndola, es decir el 70% restante de la góndola, genera una gran cantidad de inconvenientes. Esta semana en Viedma fui a hacer las compras a un reconocido supermercado alcanzado por esta ley, y recorrí cada uno de los sectores, fundamentalmente donde están los productos de las grandes empresas que decimos vamos a combatir con esta ley. Y llegué a la conclusión que lo que se propone es impracticable. Es imposible cumplir lo que dice el proyecto, en el sentido de que el 70% de la góndola tiene que estar destinado a cinco empresas distintas con sus productos. Imposible, los responsables de la reposición no lo podrán hacer”, dijo el senador.


Weretilneck se preguntó "¿quién va a controlar el efectivo cumplimiento de la ley? Estamos generando muchas expectativas y creo que hay un solo sector que puede hacerlo, y son los inspectores municipales de comercio y bromatología. Nadie más tiene estructura ni personal para concretarlo. Además debe ser un control diario o semanal, y los intendentes dejarán de controlar la venta clandestina de bebidas alcohólicas y destinarán su escaso personal para controlar esta ley?”


Durante su intervención, el senador agregó: “si el problema es la concentración, el monopolio, si el problema son las multinacionales que manejan nuestros alimentos, me parece que no es esta la ley para eso. Las leyes son la 22.802 de Libertad Comercial, la 22.240 de Defensa al Consumidor y la 27.442 de Defensa a la Competencia. Creo que éstas son las herramientas legislativas que tiene el Poder Ejecutivo para realmente ir contra esos sectores, que es verdad que son formadores de precios, que es verdad que no hay lógica económica en el país que permita tener una coherencia”.


Weretilneck remarcó que “no ha habido aumento de combustibles, han bajado las tasas de interés, hay congelamiento de tarifas y sin embargo el precio de los alimentos de las grandes empresas multinacionales o nacionales, no se ha detenido en los últimos meses. Por tanto creo que esta ley es inocua, desde el punto de vista del control real de los problemas que tenemos en los monopolios y las grandes marcas”.


“Pero bueno, voy a tomar la decisión de acompañar, pero sabiendo que lo que busca esta ley que es a la baja del precio de los alimentos y la transparencia y la competitividad, no se va a dar y no se va a permitir porque también está dejando que se siga alquilando las góndolas y si se siguen alquilando, es imposible luchar contra las grandes empresas y grandes monopolios”, finalizó.

Qué dice la ley

El proyecto establece que las cadenas comerciales podrán otorgar a un grupo empresario o proveedor el 30 por ciento del espacio de una góndola, que deberá compartir con al menos otros cinco proveedores.

También determina que se le deberá brindar 25 por ciento a los productos de las Pymes y un 5 por ciento a los de la agricultura familiar.

Además, dispone que en las islas de exhibición y anaqueles contiguos a las cajas -que configuran los sectores más codiciados para la venta- se deberán presentar en un 50 por ciento del espacio productos elaborados por micro y pequeñas empresas nacionales o por cooperativas y mutuales.


Comentarios


Pese a las duras críticas, Weretilneck apoyó la Ley de Góndolas