Piden que el nuevo aumento surja de un consenso

Los gremios estatales dicen que de lo contrario seguirán los reclamos.



NEUQUEN (AN).- Los gremios estatales reclamaron ayer la conformación de una mesa de negociación para discutir el aumento salarial prometido para el próximo año por el gobernador Jorge Sobisch. “Sin diálogo ni consenso los reclamos no sólo continuarán sino que se profundizarán”, advirtieron los dirigentes.

Los secretarios gremiales de ATE Roberto Diuorno y de ATEN Pablo Grisón se manifestaron en contra de la firma de un nuevo decreto para aplicar la nueva alza, como ocurrió en octubre pasado, y reclamaron la conformación de una mesa de negociación con los distintos sectores para acordarla. “Es necesario consensuar además del porcentaje del incremento, otros aspectos vinculados con las condiciones laborales”, coincidieron.

Así, y tras la promesa de aumento realizada por Sobisch durante la víspera de Navidad, los gremios salieron a marcarle la cancha al gobernador. Aunque con cautela, “por ahora sólo hay un promesa”, dijeron, al menos desde ATE dejaron entrever que el objetivo que intentarán alcanzar es la elaboración de un nuevo convenio colectivo de trabajo que permita introducir cambios en lo referido a concursos de ingreso y mecanismos de ascenso, entre otros puntos. Diuorno afirmó que “sobre la base del actual escalafón de los empleados públicos, queremos discutir un mejora general en las condiciones laborales de los trabajadores”. Y agregó que “esto ya lo conseguimos hace dos años en los municipios de Picún Leufú y Junín de los Andes mediante distintos convenios colectivos”.

El gobernador afirmó el viernes pasado, en su mensaje navideño, que en el transcurso de 2005 otorgará un nuevo aumento para los empleados pú

blicos, aunque estará condicionado a “contraprestaciones para mejorar la calidad de servicio” brindado a la población. Esto implicará la introducción en la liquidación de salarios de ítems como productividad, capacitación o presentismo del personal.

Sin embargo, tanto ATE como ATEN los rechazaron y deslizaron que no aceptarán “condicionamientos”. Grisón argumentó que “el salario no debe ser evaluado en términos de premios y castigo, sino como mecanismo de distribución de la riqueza que tiene la provincia”.

El gobierno otorgó en octubre pasado, sin discusión y mediante decreto, una suba de 11% a los empleados públicos. La decisión representó un incremento cercano a 100 millones de pesos anuales en la masa salarial del Estado. Aunque esta medida, lejos de calmar el reclamo de los estatales lo profundizó y disparó la solicitud de un aumento superior.

Los porteros y auxiliares de servicio de las escuelas realizaron retenciones de tareas que impidieron el normal dictado de clases a miles de estudiantes y prevén retomarlas durante el próximo ciclo lectivo; los médicos y enfermeros hoy implementarán el paro número 25 en lo que va del año y continuarán con las medidas durante el verano; y los docentes también analizan las medidas de fuerza para 2005.

En el caso de los auxiliares, porteros y empleados públicos el reclamo contempla un alza de 250 pesos y el pase a planta permanente de los beneficiarios del subsidios para desocupados. Los docentes solicitan un incremento de 75% en el valor del punto a través del cual se liquida el salario.


Comentarios


Piden que el nuevo aumento surja de un consenso