Plottier: la ciudad que ya no quiere ser “de paso”

No solo el río ofrece su belleza. Además, cuentan con un circuito histórico, feria de productores, paseos y puestos saludables.



El río Limay en su larga extensión lleva su belleza a cada localidad que toca. Plottier es una de ellas, con 17 km de costa que abrazan los remolinos de agua. En cada estación del año lo inundan diferentes paisajes, siendo el otoño una oportunidad para descubrir nuevos colores a la vera del afluente.

El Limay es su principal atractivo, aunque no el único, pues la ciudad ha crecido en cantidad de población pero también en su estructura, acompañada de actividades para desarrollar al aire libre y circuitos de bares para recrearse al final del día.

“Plottier tiene todo para dejar de ser una ciudad de paso”, enfatizó la directora de Turismo local, Gabriela Gutiérrez. Contó por qué es necesaria solo una excusa para visitarla.

Las ferias de productores son tres y funcionan los jueves y domingos en el Parque España y los sábados en China Muerta y el Mangrullo.

Señaló que ya muchas personas lo han descubierto, pues remarcó que vienen teniendo un alto nivel de ocupación en los 15 alojamientos, entre hoteles, apart hoteles y cabañas. Detalló que hace un mes los últimos números daban un 80% de ocupación. Por supuesto que dada la pandemia del coronavirus, la actividad quedó paralizada. Muchos cerraron, aunque Gutiérrez aseveró que algunos alojamientos permanecen abiertos y que incluso hay turistas a los que los sorprendió la situación y realizan la cuarentena en uno de los hoteles locales. Es el caso de una familia de Bahía Blanca, según indicó.

Durante el verano, la costa del río se llenó de personas que se refrescaban en sus aguas. Pero ello no quiere decir que el turismo en Plottier aumente en la temporada estival, ya que muchos vecinos de la ciudad y localidades aledañas visitan los balnearios. Gutiérrez observó que la ocupación hotelera sigue constante a partir de marzo, pues la mayoría de los turistas que llegan lo hacen por cuestiones de trabajo.

El Limay es uno de los mayores atractivos turísticos, pero no es el único para disfrutar del lugar.


Por eso, el objetivo de la dirección de Turismo es impulsar la actividad a través de diferentes propuestas. Cuentan con tres ferias de productores (los jueves y domingos en el Parque España y los sábados en China Muerta y el Mangrullo) que convocan a un gran público.

Sobre el río se puede visitar el paseo La Herradura, que tiene un circuito aeróbico con varios puestos de salud. Hay una cancha para jugar al beach vóley, handball o fútbol. Y cuenta con el camping Nepen Hue al que no hay que esperar al verano para ir.


Los turistas también pueden recorrer las hectáreas de producción de peras, manzanas y fruta fina. Por otro lado, si lo que se pretende es adentrarse por los circuitos históricos se debe visitar la casa del doctor Alberto Plottier, el fundador de la localidad.

La casa del doctor Plottier, una visita con mucha historia.


Nacida en Neuquén, pero criada en Plottier, Gabriela Gutiérrez fue testigo de la evolución de la ciudad. Relató que cuando era pequeña vivió sobre la avenida San Martín, la principal calle local y que luego se mudó a cuatro cuadras de ese lugar. A tan solo 400 metros, el paisaje cambiaba abruptamente: “Era todo desierto y yuyos”. Hoy, las casas de diferentes tamaños ocuparon aquel desierto, junto con plazas, calles de asfalto y comercios.

Gutiérrez comentó que otra de las propuestas que se impulsan es la de hacer visitas guiadas por los diferentes atractivos de la comuna en un colectivo que sea gratuito.


Comentarios


Plottier: la ciudad que ya no quiere ser “de paso”