Polémica por la licencia de un local bailable en Huincul



PLAZA HUINCUL (ACC).- La apoderada de un boliche bailable de Huincul solicitó ayer al Deliberante que sea revocada la autorización a otro local nocturno, que funciona como disco pero cuya licencia comercial no lo habilitaría para esa actividad. La propietaria que detalló las presuntas irregularidades planteó que el local sea clausurado y denunció “persecución” contra su empresa.

Graciela García estuvo ayer en la “banca del pueblo” en el Concejo Deliberante de Huincul, que preside Carlos Miguel. Allí expuso ante los concejales, la situación que atraviesa la empresa que representa, “Che Domo” (una disco) y anunció la presentación de un recurso administrativo elevado a la comuna que dirige Silvia De Otaño.

García cuestionó que el boliche “Ruca Dance” -situado en el barrio Central- funciona como tal sin estar autorizado legalmente. Así también se planteó en el recurso administrativo patrocinado por el abogado Mariano Mansilla. En el escrito se señala que “YPF S.A. otorgó a esta municipalidad un comodato del complejo Ruca Lihuen, en 1996” porque el edificio fue declarado “sin utilidad empresaria”.

Luego una ordenanza otorgó la concesión de la construcción “al vecino Claudio Sala y en el artículo 2º última parte dice que el destino exclusivo al que se dará el edificio concedido será para sala de entretenimientos, confitería y sala auditorio para eventos culturales”. Agrega el recurso que “se le otorgó una licencia comercial para un local bailable cuando la ordenanza que aprobó concesionarle, el ex cine Ruca Lihuen, no lo permitía”.

Durante su exposición en la banca del pueblo, la vecina aseguró que existe “competencia desleal porque exige a todo el mundo lo que ellos no cumplen”. Y agregó que a su criterio, “está todo desprolijo” en referencia a la autorización para funcionar. Más adelante, dijo que desde la comuna “se lo ayudó económicamente al pago de dos espectáculos. Por decreto la intendenta (Silvia De Otaño) decidió ayudar económicamente para un recital por el que se cobró 20 pesos la entrada”. García criticó que el municipio preste ayuda “a una persona que está lucrando con una cosa que tampoco es de él”.

A su entender, para que el edificio que perteneció a la petrolera funcione como disco se debería haber lanzado una licitación pública “y hasta nosotros podríamos haber participado porque conocemos el rubro”. Luego reiteró el pedido de clausura para el mencionado local porque “legalmente está mal habilitado”.


Comentarios


Polémica por la licencia de un local bailable en Huincul