Sobreseen a tres policías acusados de vejaciones en Roca

La Justicia no encontró elementos para avanzar en la investigación de un episodio ocurrido el año pasado en Paso Córdoba.

La Justicia sobreseyó a los tres policías denunciados el año pasado por un violento episodio ocurrido en el puesto de Paso Córdoba.

La acusación había sido presentada por el padre de un joven, acompañado por una fundación que trabaja en pos de los derechos de las personas con discapacidad.

En esa presentación afirmaron que el 19 de julio pasado, en el destacamento que se encuentra al sur del puente sobre el río Negro, Sebastián Buonaventura fue agredido brutalmente, quedando con su cuerpo con moretones, con la cara ensangrentada y con un ojo negro. Los allegados advirtieron también que el joven -que se encontraba bajo tratamiento médico por su discapacidad- sufrió una recaída psicológica al día siguiente del hecho, situación que puso en riesgo su vida.

Sin embargo, luego de siete meses de investigación se resolvió el sobreseimiento de los tres imputados, considerando que no existen elementos probatorios para confirmar que los uniformados fueron responsables de las vejaciones denunciadas.

El destino de la causa comenzó a sellarse el 22 de febrero pasado, cuando se realizó una audiencia en la que tanto la fiscalía como la querella propusieron el archivo provisorio de las actuaciones, a la espera de nuevos elementos que permitieran avanzar hacia la determinación de responsabilidades.

Guillermo Oviedo, abogado defensor de los uniformados, se opuso a esa medida, advirtiendo que esa salida generaría un perjuicio mayor para sus clientes, quienes ya habían perdido la posibilidad de ascensos en el escalafón por encontrarse inmersos en un legajo del fuero penal.

Al momento de resolver, el juez Julio Martínez Vivot tuvo en cuenta ese argumento, pero principalmente valoró que “no existe información o evidencia alguna que acredite que los imputados hayan golpeado mediante golpes de puño a Sebastián Buonaventura”.

Los policías sobreseídos fueron Matías Arturo Román, Juan Alberto Jaramillo y Álvaro José Eduardo Stiglich.

De acuerdo con el fallo inicial -que luego fue ratificado en la instancia de revisión- el hecho investigado comenzó luego de que Buonaventura desoyera una señal para que se detenga cuando cruzaba el puente hacia la zona sur, repitiendo esa conducta al regresar, pero sumando un avance con su auto sobre el cuerpo de uno de los policías, que pretendía que frene.

El joven finalmente detuvo la marcha del vehículo varios metros más adelante. “Segundos después, el conductor volvió a abrir la puerta y descendió del vehículo y se colocó entre la puerta y el costado del conductor donde es rodeado por policías, se lo cacha, y luego Buenaventura comenzó a resistirse al arresto, moviendo los brazos y su torso, impidiendo que el personal pueda reducirlo y detenerlo”, describe la sentencia.

Luego de analizar un video y de escuchar a testigos, el juez Martínez Vivot concluyó que “no se observan ningún tipo de golpe de puño efectuado por los empleados policiales».

“La fuerza utilizada por los policías fue al solo efecto de reducir a Buenaventura que no permitió ser arrestado, ya que omitió en un primer momento parar en un control policial y dar los datos, dándose a la fuga”, agregó.

Con respecto a las lesiones, el juez determinó que no fueron acreditadas con precisión. Pero al margen de esa falta de detalles, consideró que “se debieron al forcejeo que se llevó a cabo”.

“Dichas escoriaciones son producto de la modalidad de producción que surge del informe del médico forense, esto es, roce o frote o fricción o contra elemento de superficie irregular, ya sea por el forcejeo y/o con la cinta asfáltica”, amplió.

El magistrado concluyó que “a mi entender el personal policial cumplió con el debido procedimiento”, detallando que “lo hizo poner de espalda, luego lo revisó o cacheó para ver si tenía algún elemento que pudiera agredirlos, como armas, como ocurre normalmente en cualquier operativo policial. Luego cuando le van a agarrar los brazos es que comenzó el forcejeo que he relatado anteriormente”. También resaltó que “la Fiscalía no indico cuál debió ser el debido proceder del personal policial”.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios