Carreras se despide y anticipa su futuro, pero la tensión no baja

En Viedma, la gobernadora dijo que su destino estará en “la actividad privada”. Su rol partidario “se discutirá más adelante”, dijo. La transición no bajó el estrés interno.

Después de algo más de un mes de la elección de Bariloche, la gobernadora Arabela Carreras volvió a participar de un acto institucional en la Capital provincial y aprovechó la ocasión para comenzar con su despedida de la conducción del Ejecutivo Provincial.

Fue algo más que eso ya que anunció su apartamiento de la “actividad pública” y evidenció que la transición formalmente abierta no aflojó tensiones con el gobernador electo Alberto Weretilneck.

“No voy a tener ingresos públicos. Esa es una decisión tomada”, declaró. “Voy a la actividad privada para ganarme la vida y, además, voy a descansar un poquito aunque, por supuesto, la política es parte de nuestra vocación”.

En relación al apartamiento de la función pública, RIO NEGRO insistió en la motivación, a lo cual, Carreras reafirmó que es “una decisión. Voy a trabajar en el sector privado un tiempo, descansar también de la actividad pública y realizarla más vocacionalmente”.

Incluso su manifiesta partida pareció extenderse a lo partidario cuando se lo consultó sobre su función en JSRN. “Eso se irá viendo. Parece que es un tema para discutir más adelante”, manifestó la mandataria, que ocupa una de las vicepresidencias de la fuerza provincial.

Antes de hablar con los periodistas, Carreras inauguró el centro turístico de Viedma, resaltando que actualmente cumple con una “recorrida de despedida”, con reiterados agradecimientos, y poniéndose a “disposición desde el sector privado”.

El período de transición en Río Negro, cuyo comienzo formalizó el lunes cuando Weretilneck anunció una “mesa técnica” de “coordinación”, sigue marcado por un inocultable estrés entre quién se va y quién llega.

Ayer, la mandataria reafirmó el envío a la Legislatura de la emisión de Letras y de descubiertos bancarios “ por pedido de la nueva gestión para garantizar los fondos necesarios para un normal funcionamiento”.

En relación al proyecto de presupuesto del 2024, Carreras dijo estar “esperando que este diálogo (de la transición) nos permita, por lo menos, las consignas básicas” para comenzar con “su elaboración”.

Aceptó que “faltan las pautas macrofiscales de Nación, que son determinantes” pero “también habría que tener un diseño de gabinete, por lo menos, básico y para poder darle un marco a cada una de las áreas”.

Agregó que, inicialmente, se confecciona un “presupuesto que contemple las obras que están en marcha, los principales proyectos o programas que deberían tener continuidad en cada uno de los ministerios”. El presupuesto será “un acuerdo con la nueva gestión”, concluyó.

Esta definición no iría en igual sentido de los dichos radiales del martes de Facundo López, designado por Weretilneck en la guía de la transición. Para él, el presupuesto será aprobado antes del 10 de diciembre y, además, anticipó que podría diseñarse con las actuales áreas , a pesar de que el futuro mandatario planea una “estructura más pequeña”. “El presupuesto es una estimación”, remarcó López.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios