Por las restricciones, el fútbol quedó paralizado en Bariloche

Todas las competencias de la liga local quedaron suspendidas hasta el 13 de mayo aunque estiman que se podría extender hasta el 21.

El fútbol en Bariloche moviliza a cientos de personas, pero por las restricciones las actividades quedaron suspendidas. Archivo

El fútbol en Bariloche moviliza a cientos de personas, pero por las restricciones las actividades quedaron suspendidas. Archivo

Como el resto de las actividades deportivas, el torneo oficial de fútbol de la liga de Bariloche fue suspendido por imposición de las nuevas medidas sanitarias, cuando faltaban sólo las instancias finales que demandarían cuatro semanas más de competencia.

El presidente de la Liga, Horacio Fuentes, reconoció que es un golpe fuerte para la actividad, porque además de la primera división también quedaron truncos los campeonatos de futsal, el fútbol femenino y las categorías infantiles, que estaban en pleno desarrollo.

De todos modos, el dirigente se cuidó de efectuar cualquier comentario crítico sobre las nuevas medidas de aislamiento y recorte de actividades adoptadas por la provincia y el municipio y dijo que “es momento de acompañar”.

Entendió que “la falta de camas y la situación del sistema de salud ameritan hacer este aporte” y parar todo lo que no sea esencial. Se diferenció así de los referentes de otras actividades deportivas, como las que se desarrollan en piletas y gimnasios, que sí expusieron sus quejas por el cierre obligatorio que rige desde el jueves sobre ese sector.

Fuentes dijo que la liga de fútbol de Bariloche es una de las más importantes de la Patagonia y se trata de una “microeconomía” que le genera ingresos a unas 700 personas. Señaló como punto en contra que la medida afecta también a equipos que no son de Bariloche y Dina Huapi y no atraviesan una situación sanitaria tan extrema. “Para ellos es más difícil de aceptar, pero todos lo entendieron” afirmó.

El torneo oficial de Lifuba había estado parados durante casi todo 2020 y se reanudó en enero pasado, en coincidencia con la apertura turística. Desde entonces funcionó sin contratiempos hasta la última semana. Actualmente está en plena disputa la Copa Bariloche y acababan de clasificar los ocho equipos con mejor puntaje en la fase regular, que deberán cruzarse en los cuartos de final. Lograron ese derecho los barilochenses Cruz del Sur, Puerto Moreno, Chicago, Arco Iris y Estudiantes. A los que se suman el club Dina Huapi, Lácar de San Martín de los Andes y Torino de El Bolsón.

Fuentes dijo que la prohibición actual rige hasta el 13 pero se extendería al menos hasta el 21 de mayo. Confía en poder reanudar el campeonato a partir de esa fecha, pero admitió que “el principal obstáculo puede ser el clima”.

Recordó que en años anteriores el torneo se extiende como máximo hasta la última semana de mayo. Y en este caso no tendría otra opción que jugar hasta fines de junio, seguramente con lluvia y nieve.

El dirigente aseguró que en el ámbito del fútbol son muy pocos los contagios de Covid, porque “los protocolos se cumplen en detalle” y los partidos se realizan sin público, con un aforo máximo de 22 allegados por equipo. Admitió que en algunas canchas debieron realizar cerramientos especiales para “evitar que se junte gente” para seguir los partidos desde afuera y “representaba un riesgo”.

Pero insistió en que no hay motivo para reclamar excepciones. “La verdad es que nos causa un trastorno -señaló Fuentes-. Pero cuando uno ve que no hay camas disponibles, que los médicos pide por favor; cuando todos tenemos amigos o conocidos que están complicados por esta enfermedad, entendemos la decisión de poner un freno”.

Dijo que el fútbol no es un riesgo en sí, pero interpretó que con el simple hecho de suspender los partidos y entrenamientos “se colabora en el objetivo de reducir el tránsito de personas”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Por las restricciones, el fútbol quedó paralizado en Bariloche